.......... ........ ......... ....... .......

Este rasgo predice el éxito mejor que tu cociente intelectual.

2 de enero de 2015



Hay muchas formas de ser más inteligente, bien sea cambiando hábitos o implementando otros, así como aprender gracias a todo aquello que leemos. Y recordamos que independientemente de tu edad, nunca es tarde para ser más inteligente. Ahora bien, si esperas que tu éxito esté proporcionalmente ligado a tu inteligencia, probablemente estés cometiendo un error.

En un anterior artículo publicábamos el punto de vista de la psicóloga Angela Lee Duckworth, la cual decía que a partir de un nivel aceptable de cociente intelectual, ya no hay ninguna ventaja apreciable en el éxito de las personas. Para ella, las agallas y la autodisciplina, eran más importantes que la inteligencia.

Jeff Bezos - Amazon
Jeff Bezos - Amazon
En esta ocasión es Daniel Goleman, autor de varios best-seller, entre ellos "Focus: desarrollar la atención para alcanzar la excelencia" e "Inteligencia Emocional", el que nombra un rasgo que en su opinión, es el que más influye en el éxito de una persona, tanto si hablamos de su carrera laboral como de un negocio.

Ese rasgo es el control cognitivo; ¿y qué es exactamente el control cognitivo?.

Goleman se refiere a ciertas habilidades en las que cualquier persona puede trabajar, como sería el control de los impulsos, la gestión de las emociones negativas, y sobre todo, el ser capaz de sacrificar la gratificación inmediata por un objetivo de largo plazo.

Tras diferentes estudios realizados por la Universidad de Pennsylvania, se pudo observar cómo los alumnos con más altas calificaciones no eran necesariamente los de más alto coeficiente intelectual, sino aquellos que siguieron luchando a pesar de los reveses y fracasos.

En un estudio en el que participó el propio Goleman se monitoreó a más de 1.000 niños durante 30 años, y han alcanzado el éxito a sus 30 años, no los que tenían un alto coeficiente intelectual, sino aquellos que mejor se controlaban a sí mismos y sus impulsos; aquellos que eran capaces de analizar fríamente las situaciones. Es decir, aquellos que tenían el mejor control cognitivo.


Una vez nos vamos al mundo de la empresa, lo cierto es que ser más inteligente te puede hacer conseguir el trabajo, pero la inteligencia emocional será la que te hará un profesional de éxito. 

En una empresa lo importante suelen ser las habilidades técnicas y el conocimiento sobre la tarea para la que te contratan, aunque, tanto el conocimiento como las habilidades, son muy similares con respecto a tus compañeros y competidores. ¿Por qué con la misma inteligencia, mismas habilidades y mismos conocimientos, unos son profesionales mediocres y otros acaban sobresaliendo?

Digamos que la diferencia entre unos y otros estaría en el uso de la inteligencia, en el dominio de otro tipo de técnicas y el incorporar ciertos rasgos, que forman lo que Goleman llama las características distintivas. Éstas serían la confianza en uno mismo, el luchar por los objetivos a pesar de los contratiempos, la comodidad ante la presión, la persuasión de personas y la habilidad de colaboración. 

Claro que sin subestimar las habilidades sociales, que como ya vimos, son mucho más importantes que el trabajar duro. (Leer: La regla del 50-30-20 para el éxito en tu carrera profesional).

Según explica Goleman en su libro "Focus", entre el 80 y el 90 por ciento del éxito en puestos de alta dirección, se reduce a estas habilidades y competencias distintivas; no hay más.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo