.......... ........ ......... ....... .......

Resolviendo el acertijo de la confianza en uno mismo para tener éxito.

5 de mayo de 2015



La mayoría de nosotros sabemos que para tener éxito en cualquier ámbito de la vida, necesitamos tener confianza en nosotros mismos, ¿pero cómo podemos estar seguros de algo cuando carecemos de confianza en nosotros mismos?, ¿Cómo podemos tener confianza en un nuevo puesto de trabajo cuando no hemos hecho ese trabajo antes?, ¿cómo tener confianza cuando comenzamos nuestro propio negocio si nunca hemos sido emprendedores?

Las preguntas podrían continuar si las traspasamos a las relaciones sociales o sentimentales. ¿Cómo podemos tener confianza en una relación si ninguna relación nos ha salido bien?, y finalmente, un alto porcentaje de las personas se preguntan a sí mismas: ¿Cómo tener confianza en mí mismo cuando no he hecho nada digno de nombrar en toda mi vida?

Superficialmente, la confianza en uno mismo es un hábito o un rasgo que está presente en la mayoría de los ricos y personas de éxito: "Trabaja correctamente, arriésgate y confía en que las cosas saldrán bien". Mientras tanto, los pobres carecen de esa confianza y no asumen los riesgos necesarios para salir de la pobreza, en muchos casos, por el propio miedo a permanecer aún más pobres.

(Leer: 25 hábitos de las personas de éxito)

Si siempre has perdido en la vida, ¿por qué esta vez vas a ser un ganador?, y si nunca esperamos ser un ganador, entonces siempre actuaremos como un perdedor.

Es decir, para ser feliz o una persona exitosa, primero debemos tener confianza en nosotros mismos, pero para tener confianza en nosotros mismos, primero debemos ser felices y exitosos, por lo que volvemos al pez que se muerde la cola, y debemos salir de este círculo vicioso de la falta de confianza.

Y este acertijo de la confianza en uno mismo nos lo resuelve perfectamente Mark Manson con un espectacular razonamiento.

Sólo porque alguien tenga algo (muchos amigos, un millón de euros, un cuerpo de top model), no necesariamente significa que esa persona tenga confianza en sí mismo. Existen grandes hombres de negocios que carecen de confianza en su propia riqueza, y modelos que carecen de confianza en su propia apariencia física.

Para Manson, la confianza en uno mismo no necesariamente está vinculada a un marcador externo. La confianza, más bien está arraigada a nuestra percepción sobre nosotros mismos, independientemente de cualquier realidad externa tangible, porque la confianza no es algo que se pueda palpar.

Es por eso que una vez deducimos que la confianza no está necesariamente ligada a cualquier medida tangible externa, podríamos concluir que la mejora de aspectos externos y tangibles de nuestra vida, no construirá necesariamente la confianza.

Es probable que si pasas los 25 años, ya hayas experimentado algo de ésto de una forma o de otra (exámenes, relaciones, trato con las personas...).

El hecho de conseguir un ascenso en el trabajo, no significa necesariamente que te sientas más confiado en tus capacidades profesionales. Incluso podría ocurrir todo lo contrario, y es que con ese ascenso podrías sentirte más inseguro.

Del mismo modo, el hecho de que te cases con tu pareja, tampoco significa que tengas más confianza en el futuro de tu relación, y más sabiendo la cantidad de divorcios que existen hoy día.

¿La verdadera confianza?.

La confianza en uno mismo es un sentimiento. Es un estado de ánimo. No es realmente la percepción de que no te falta nada. Tampoco es ese sentimiento de visualizar que estás equipado con todo lo que necesitas, tanto ahora como en el futuro.

Es decir, una persona segura de sí misma en su vida social, se podría sentir como si no le faltara nada en su vida social.

Claro que hay una línea muy fina que separa la confianza de la arrogancia, como por ejemplo, pensar que eres un/a sex-symbol a pesar de ser un vago/a desaliñado, así como creer que eres un empresario de éxito a pesar de que tu único negocio rentable fue un puesto de frutas que te dejaba ganancias de 500€ al mes.

No, la solución al acertijo de la confianza, según Manson, no es sentir que no te falta nada ni engañarte a ti mismo en la creencia de que ya tienes todo lo que puedes soñar.

(Leer: Así te conducen al éxito una serie de fracasos)

La solución para tener confianza en uno mismo es simplemente sentirse cómodo con lo que potencialmente te falta.

No tiene nada que ver con la comodidad de lo que logramos, sino con la comodidad ante todo lo que no alcanzamos.

Las personas que tienen confianza en los negocios, tienen esa confianza porque están cómodos con el fracaso.

Las personas que tienen confianza en sus vidas sociales, están seguras de sí mismas porque están cómodas con el rechazo.

Las personas que tienen confianza en sus relaciones sentimentales, están cómodas porque asumen que la relación puede salir bien, o puede acabar en fracaso.

Manson tiene claro que la ruta hacia lo positivo, pasa en primer lugar por el camino de lo negativo.

Aquellos que están cómodos con las experiencias negativas son los que cosechan los mayores beneficios en la vida. 

Puede sonar contraintuitivo, pero es cierto. Convertir nuestros problemas y nuestros fracasos en una zona de confort, nos permite actuar con menos miedos, nos permite asumir riesgos e incluso amar a alguien sin condiciones.

La confianza en uno mismo es darse cuenta de que podemos tener éxito o fracasar, pero pase lo que pase y sea cual sea el resultado, formará parte de nuestro camino y de nuestra vida, y desde luego, no nos impedirá poder continuar siendo felices y perseguir nuestros sueños y objetivos. Eso es la confianza en uno mismo; saber que puedes fracasar en los negocios, saber que puedes ser rechazado por alguien, y aún así, arriesgar y sentirte cómodo con el resultado.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo