.......... ........ ......... ....... .......

6 Cosas que los trabajadores desearían decirle a sus jefes, pero se lo callan.

11 de junio de 2015



Los empleados tienen muchos pensamientos. Está claro que muchos pensamientos no son nada buenos con respecto a la empresa o su jefe, pero hay otro tipo de pensamientos muy comunes que nadie dice, y que probablemente piensan.

La mayoría de esos pensamientos no los comparten, especialmente con su jefe.

A veces el silencio puede ser bueno, pero el silencio también puede que guarde la comprensión de lo que sus empleados realmente piensan, y lo que realmente necesitan de su jefe.

Sobre todo si están pensando estas 6 cosas cosas que Jeff Haden ha abordado en Linkedin:

1. "Dices que me respetas... así que dame algo importante que hacer".

La asignación a un empleado de una tarea crítica es una señal definitiva de respeto. Además, los trabajadores necesitan tener algún objetivo, una meta que alcanzar para sentirse motivados. Hazlo tan a menudo como puedas.



2. "Dices que confías en mi, así que dame algo importante que hacer... y deja que decida la mejor manera de hacerlo".

Como  decía Steve Jobs: "contratar a alguien inteligente para decirle lo que tiene que hacer, es de idiotas".

Cuando se asigna un proyecto a los trabajadores debes respetar sus capacidades y confiar en su juicio para hacer el trabajo a su manera. Los trabajadores se preocupan más por las cosas cuando están a cargo de ellas y se sienten capaces de hacerlas bien.

La gente aprecia el respeto y aman la confianza.

(Ver: 10 cosas que los buenos jefes dan a sus empleados)

3. "Por favor, no me cuentes todo de tu vida personal".

Hablar de temas que no están relacionados con el trabajo ayuda a construir una relación personal, pero muchos jefes caen en el error de hablar de sí mismos cuando no conocen bien a la otra persona. Los trabajadores, especialmente los nuevos, no tienen ningún interés en escuchar la salida de vacaciones de su jefe, su colección de antigüedades o su casa de la playa.

Los nuevos trabajadores quieren sentir que pertenecen a la empresa, pero lo más importante que quieren, es saber cómo lo están haciendo.

Los trabajadores a largo plazo quieren saber que su jefe se preocupa por ellos; hablar de uno mismo  demuestra que sólo te importas tú mismo.

4. "¿No ves que estoy muy ocupado?"

Esto es lo que sucede. Empiezas a hablar, el trabajador deja de hacer lo que está haciendo para charlar contigo... y cuando te marchas se le ha acumulado la tarea y tiene que ponerse al día.

Los trabajadores quieren hablar con su jefe, pero cuando no tienen trabajo que hacer. A veces hay una forma sencilla, especialmente si el trabajo del empleado implica tareas físicas: Ayúdalo mientras habláis. No sólo tu empleado aprecia un poco de ayuda, sino que será menos forzada su conversación. En otros entornos, hay que escoger el lugar cuidadosamente.

Nunca interrumpas a un empleado que está ocupado simplemente porque hoy es el día que decidiste tomarte un descanso.

(Ver: 10 formas en que como jefe, estás haciendo a tus empleados menos productivos)

5. "En realidad, me gustaría trabajar aquí durante mucho tiempo."

Las personas cambian varias veces de empleo a lo largo de su vida. Algunos lo hacen por dinero, pero muchos otros abandonan porque no pueden soportar a su jefe.

Independientemente de cuál sea la industria a la que pertenece tu empresa, la alta rotación de empleados no tiene que ser un hecho de la vida laboral. Descubre por qué los empleados se van y aborda las causas. Es estresante cambiar de trabajo, por lo que la mayoría de los empleados no iniciará la búsqueda de otro empleo hasta que se  les de una razón para hacerlo.

Ver, escuchar, tomar acciones inteligentes... en definitiva haciendo bien tu trabajo, la mayoría de los empleados preferirán quedarse.

6." Esta tarjeta de regalo está bien, pero con un simple "gracias" me conformo".

Cada vez que repartes cheques de pago estás diciendo implícitamente gracias, pero no realmente.

Encuentra razones para agradecer a tus empleados tan a menudo como puedas. Busca un logro, por pequeño que sea, y expresa tu aprecio. "Gracias por conseguir a ese cliente tan difícil", "Gracias por avisarme de que tenemos un problema en el almacén"...etc.

Decir gracias beneficia a ambos: el empleado se siente apreciado, y se obtiene una gran manera de comenzar una conversación significativa.

Ver: 10 cosas que los líderes inspiradores hacen de forma distinta en la empresa







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo