.......... ........ ......... ....... .......

10 cosas que nadie te dice cuando emprendes un negocio.

29 de julio de 2015



Por mucha pasión que tengamos, en el camino de emprender un negocio, vamos a encontrarnos con muchos obstáculos. El emprendedor, a menudo paga un precio muy alto que en ocasiones ha acabado incluso en suicidio.

El caso es que todos nos hemos hecho alguna idea acerca de las dificultades y recompensas que podremos encontrar cuando iniciamos nuestro propio negocio, y muchos de estos problemas, no los podremos saber hasta que no hayamos metido los pies en el fango. ¿Pero, y si pudiéramos escuchar a esos hombres de negocios y nos dijeran qué les hubiera gustado saber cuando comenzaron y que nadie les dijo?

Por tanto, algunos emprendedores nos cuentan 10 cosas que nadie te dice claramente cuando decides iniciarte en los negocios.

1. Es como una montaña rusa que nunca se detiene.

Iniciar tu propio negocio es algo que estará lleno de constantes alti-bajos. Ross Cohen, de BeenVerified, dice que que en la creación de su negocio, ha vivido los momentos más felices de su vida. Pero también ha vivido los peores, habiendo soportado muchas noches sin poder dormir. "Sabía que tendría momentos duros, pero no sabía que habría etapas tan duras en las que los problemas y preocupaciones no te iban a dar tregua. Es por eso que aprendí a celebrar cualquier victoria, por pequeña que fuera".


2. Las redes son críticas para hacer despegar el negocio.

Patrick Conley de Automation Heroes, dice que comenzó como un emprendedor solitario, y durante los primeros 6 meses, las cosas iban muy lentas. Sin embargo, en cuanto creó sinergias con otros grupos, encontró cómo su negocio despegó inmediatamente. "Rodearse de la gente adecuada desde el principio (clientes ideales, mentores, proveedores..) te ayudará a ir más rápido. Rara vez se consigue el éxito en los negocios yendo en solitario".

La sensación de aislamiento, sobre todo cuando las cosas se complican, es algo para loq ue cualquier emprendedor debe estar preparado. Pero sencillamente, hay retos como empresario que uno no puede enfrentar sólo, aunque tampoco hay que meter la pata buscando un socio que no aporte nada por el simple hecho de no estar sólo.

(Leer: consejos a la hora de elegir un socio para tu negocio)

3. Los mentores son necesarios.

Si bien un mentor no es exactamente necesario, sí que son los aceleradores del éxito más efectivos. El ser asesorado o tener a nuestro lado a una persona que ya ha recorrido el camino que nosotros vamos a recorrer, nos hará evitar algunos errores evitables y hacer las cosas de una forma más efectiva. Rob Fulton, de Matikis, dice que perdió muchas oportunidades porque no tuvo a ninguna persona que le ayudara a ir hacia la dirección correcta. En cuanto apareció ese mentor, la cosa cambió rápidamente.

4. No hay semana laboral de 4 horas.

No hay que sacar de contexto el famoso libro de Tim Ferris, "La semana laboral de 4 horas", el cual recomiendo de forma efusiva, pero hasta conseguir todo eso, tu jornada laboral, más bien va a ser de 80 horas a la semana. Así lo constata Roger Bryan, de Digital Enfusen, el cual asegura que pasó de trabajar 50 horas a la semana a más de 100 horas en el momento que comenzó su propia compañía. Vas a tener que trabajar muy duro y dedicar muchas horas antes de alcanzar el sueño del empresario que recibe ingresos pasivos.

5. Todo el mundo tendrá consejos no solicitados.

La gente saldrá de la nada y te darán lo que ellos consideran un sabio consejo, cuando probablemente ninguno ha estado en el lugar que te encuentras. Si fracasas, a toro pasado te dirán que ellos ya sabían en lo que te habías equivocado. Y si tienes éxito, probablemente te dirán que has tenido mucha suerte. Maren Hogan, de Red Branch, aconseja que cuando alguien sin experiencia en los negocios te diga lo que tienes que hacer para administrar mejor tu negocio, simplemente sonríe y asiente con la cabeza. no te lo tomes a mal.

(Leer: Los 11 errores más comunes que los emprendedores primerizos cometen al inicio del negocio)

6. El éxito temprano debes tomarlo como suerte temporal.

Al iniciar un nuevo negocio y encontrarte con un éxito temprano inesperado, debes ser disciplinado para mantener tu ego bajo control, porque lo que viene rápido, si no se cuida, rápido se va. Los mejores empresarios suelen ser algo paranoicos con el éxito, y saben que los negocios no son una carrera de 100 metros, sino algo más parecido a una maratón.

7. Los asesores y consultores, son útiles.

Zach Cutler, de Cutler Group, afirma que el pedir asesoramiento profesional le permitió impulsar su empresa. "Las horas de consultoría y asesoramiento de expertos me ayudaron a tomar decisiones de negocios que siguen teniendo un fuerte impacto en la empresa y en cierto modo me han ayudado a tener éxito en la actualidad".

8. Aprender de otros empresarios es invaluable.

Matt Shoup, de MattShoup.com, dice que cuando estudias a otros empresarios y aprendes de los éxitos y fracasos de otras personas, estás creciendo como profesional. No suelen aconsejarte que estudies a otros empresarios de tu misma industria u otra similar, pero es un tiempo que hay que perder en hacerlo, y probablemente sea una de las mejores lecciones de negocios que vas a adquirir.

(Leer: 18 lecciones de negocios que aprenderás tarde o temprano)

9. Las ideas no tienen ningún valor.

He visto a muchos empresarios cómo se emocionan cuando piensan que tienen la idea de negocio de 1.000 millones de dólares, dice Karan Chaudhry, de DropThought, pero no eres dueño de esa idea, y la mala noticia es que probablemente otros ya hayan probado esa idea sin éxito de una u otra forma. En última instancia, eres tú y tu equipo los que deberéis ejecutar correctamente esa idea, y puede ocurrir que si comienzas a tener éxito con ella, salga un competidor rápidamente y te plante cara. Vivimos en un mundo rápido y de constantes cambios, donde hay que adaptarse continuamente. Pero finalmente, las ideas no tienen ningún valor por sí mismas. La ejecución lo es todo.

10, La familia es lo primero.

Finalmente, el mayor arrepentimiento tanto de aquellos emprendedores que han fracasado como de aquellos que que han acabado creando una compañía de 100.000 millones, es el haber descuidado a sus familias. El propio Jack Ma, fundador de Alibaba, se le humedecían los ojos cuando lo recordaba. Por tanto, nunca te arriesgues a perder a tu familia por una aventura empresarial. No vale la pena.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo