.......... ........ ......... ....... .......

Los 5 pasos más importantes para alcanzar el éxito que en sus días tomaron los millonarios.

13 de julio de 2015



Muchos son los autores que han hablado sobre toda una serie de pasos que los hombres más ricos del mundo tomaron desde sus inicios. Y todos ellos coinciden prácticamente en los mismos puntos. Existe también un mensaje común: "No hay atajos para el éxito", aunque este dicho no es del todo cierto en los últimos tiempos, donde más bien lo cambiaría por: "En cuanto veas un atajo para el éxito, tómalo".

Pero no voy a usar la palabra "atajo", y más bien vamos a hablar de los aceleradores del éxito.

(Ver: Los 3 únicos hábitos que probablemente engloban el éxito de Warren Buffett)

Algunos famosos autores como Napoleón Hill, autor de "Piense y Hágase Rico", se basaban en cierto modo en una parte psicológica o espiritual, donde a menudo empleaba las palabras "deseo" y "fe". Y quizás son palabras que yo no compro.

Es cierto que debemos desear algo con fuerza, y es cierto que debemos tener fe en que vamos a lograrlo, pero más cierto es aún que el deseo y la fe también la puede tener el perezoso, e incluso el tonto motivado.

Es decir, yo puedo desear con todas mis fuerzas ser el próximo empresario del siglo, y de hecho, puedo tener la fe y la total convicción de que voy a lograrlo, y no voy a dejar que nadie me diga que no lo voy a conseguir. Pero si todo queda en fe y en deseo, y sigo tumbado en el sofá tomando cerveza, jugando a la videoconsola y viendo la tele, el deseo y la fe son condimentos que quedan completamente anulados.

Por tanto, estos serían los pasos más importantes para el éxito, y que sin ellos, el deseo únicamente quedaría en un sueño que 20 años más tarde no se cumpliría.


1. Decisión y abandono de la dilación.

La dilación es el gran mal del éxito. Desear hacer algo y posponerlo hasta que nos venga bien, suele ser el ingrediente que se encuentra en la mayoría de historias... no de fracasos, porque tampoco intentaron nada, pero digamos que sí de una gran ausencia de metas, y por tanto, la carencia de éxito.

Las personas de éxito tienen en común en que son personas decididas, y que suelen tomar las decisiones de una forma muy rápida. Pero ojo, no son locos que hacen lo que se les viene a la cabeza sin pensarlo, pero tampoco esperan a estar al 100% seguros. Saben que pueden fracasar, pero también saben que pueden tener éxito.

De hecho, el lema favorito de Richard Branson, es: "A la mierda. Hagámoslo". Sin decisión no hay nada. Hoy mismo publicaba en nuestra página de Facebook lo siguiente:


En ocasiones, aquellos pasos que no damos, traen mayores consecuencias para nuestra vida que los pasos que damos.
Posted by Negocios1000 on Domingo, 12 de julio de 2015


Y es que las decisiones que no se toman, también traen nefastas consecuencias para nuestra vida, sobre todo cuando hablamos de negocios y de nuestra vida personal. Debes diferenciar el pasar a la acción con estar en movimiento.

2. Adquirir conocimientos, y una especialización.

Los conocimientos y la preparación lo son todo, pero como podéis ver, lo he puesto en segundo lugar, siendo más importante el ser decididos, pues por mucho que estudies y te prepares, finalmente, los conocimientos que necesitas se aprenden en el camino.

Solía rezar un dicho que decía: "la experiencia es eso que adquieres justo después de haberla necesitado".

No obstante, si quieres escribir un libro, primero vas a tener que leer libros. No hay atajo en este punto. Asimismo, si quieres iniciarte en el mundo de los negocios, vas a tener que saber acerca del producto o servicio que quieres vender, y sí, también algo sobre negocios.

Con respecto a la especialización, lo cierto es que un emprendedor finalmente es un conocedor medio de muchos temas, pero su éxito lo obtendrá a raíz de la especialización en algo concreto.


Se dice que hay que ser el mejor de una industria para tener éxito en tu negocio por delante de la competencia. Y eso tampoco es del todo cierto, pues en ocasiones, el producto malo con un buen marketing entra mucho mejor de cara al usuario. Es decir, hay expertos en industrias que tienen el mejor producto, pero los potenciales clientes no lo conocen. 

Nunca dejes de adquirir nuevos conocimientos que tengan que ver con tu negocio o profesión. Nunca te quedes desactualizado.

Recuerda que todas las personas altamente exitosas, tienen en común que son lectores voraces.


3. Planificación.

Hay que ser personas preparadas, y personas decididas, pero como a menudo solemos decir, no tener un plan, equivale a planificar el fracaso.

Muchos emprendedores comienzan, pero muy pocos terminan (pocos terminan bien). Así que debemos tener un plan, haber estudiado los motivos por los que podríamos fracasar en nuestro negocio, y actuar en consecuencia con ello.

Cuando no se trata de negocios, sino de metas financieras, el plan es igual de necesario, pues debemos ponernos objetivos de ahorro, de inversión y sobre todo, objetivos para incrementar nuestro capital.

Por tanto, planifica, porque "para un capitán que no sabe hacia dónde se dirige, ningún viento le será favorable" (esa frase no sé de quién es).


4. Rodéate de los mejores.

Teniendo en cuenta que somos la media de las personas con las que más tiempo pasamos, esto mismo también ocurre en el campo de los negocios. Si creas una empresa y contratas a personas mediocres, acabarás teniendo una empresa mediocre.

Los hombres más ricos del mundo, los cuales son empresarios, coinciden en la importancia de trabajar únicamente con los mejores. Steve Jobs solía decir que una empresa que jugaba en primera división no se podía permitir dejar entrar a jugadores de segunda división.

100 cerebros pueden tener más ideas que uno solo, pero únicamente 3 cerebros inteligentes y creativos pueden derribar a 100 cerebros mediocres. Busca a ese tipo de personas. Busca siempre a personas de las que puedas aprender. Nunca seas el más inteligente de una habitación.

Como dice Steve Siebold, si nos exponemos a las personas que tienen más éxito que nosotros mismos, las probabilidades de que tengamos éxito aumentan de forma contundente.

5. Persistencia.

Hay que ser persistente pase lo que pase. Si te caes, te levantas. Si te vuelves a caer, te vuelves a levantar; tantas veces como sea necesario, porque no se fracasa hasta que una persona deja de intentar tener éxito.

La mayoría de los hombres de negocios cuentan con algunos fracasos a sus espaldas, y ellos no miden el éxito por el número de fracasos, sino por cómo te comportas una vez que se produce un fracaso. 

La mayoría de las personas, una vez fracasan en una iniciativa, "entran en bucle", en un círculo autodestructivo, y dedican más tiempo a lamentarse que a levantarse y comenzar de nuevo. Cuando un fracaso llega a tu vida, solo tienes dos alternativas: o te quedas estancado o vuelves a intentarlo.


Se suele decir que tanto en la vida como en los negocios, las cosas siempre, sin excepción, salen mal en un momento dado. Y hay que estar preparado para ello, porque la adversidad, en ocasiones, no es la encargada de tumbarte, sino la encargada de hacerte más inteligente y creativo. 

Aunque claro, suele hacer una buena criba entre aquellos que están hechos de la pasta dura del éxito, y los que no tienen esa pasta; diferencia a aquellas personas que se rinden de aquellas que nunca se dan por vencidos. Y finalmente, la persistencia y tenacidad se convierten en uno de los ingredientes más importantes para el éxito.

Pero sobre todo... disfruta. La mayoría de las personas altamente exitosas coinciden en que la felicidad no se encuentra en la meta, sino a lo largo del viaje.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo