.......... ........ ......... ....... .......

5 principios científicos de las empresas de éxito que todo empresario debe tener en cuenta.

10 de agosto de 2015



Hay empresas que tienen éxito y otras que fracasan. Incluso hay muchos libros de negocios que hablan sobre cómo conseguir el éxito en los negocios, pero la mayoría de ellos se basan en las observaciones personales del autor y la experiencia de consultoría, lo cual es completamente válido y útil, pero hay algo más.

Geoffrey James,  nos muestra que existen algunos principios científicos que son los responsables del éxito de los negocios, y éstos son algunos de ellos.

1. Las empresas de éxito cuentan historias.

Vivimos en la era de la información, pero los seres humanos somos genéticamente idénticos a los seres humanos que vivieron en la Edad de Piedra. En aquel entonces, lo que separaba a los humanos de los simios era la parte del cerebro llamada corteza cerebral, que en los seres humanos es enorme en comparación con otros mamíferos.

Un elemento importante de la enorme neocórtex son lo que los neurocientíficos llaman "neuronas espejo", que son las células del cerebro que se activan tanto cuando hacemos algo nosotros mismos o cuando observamos a alguien más haciendo la misma cosa. Cuando un narrador cuenta una historia de emoción, esas emociones se repiten en las neuronas espejo del oyente.

Según el psicólogo Brian Sturm de la Universidad de Carolina del Norte, intercambiar historias relacionadas acerca a las personas y genera confianza, haciéndolos parte del mismo equipo y por  tanto, apropiados como socios del negocio.

Aunque las historias conectan a la gente emocionalmente, la gente se olvida rápidamente de los hechos proporcionados fuera del contexto de la historia. De hecho, la mayoría de la gente se olvida del 90 por ciento de la información que se les presenta dentro de un período relativamente corto de tiempo.

Por lo tanto, aunque necesitarás hechos e información para verificar y apoyar tus historias, tu éxito depende de las historias que cuentas, porque las historias que cuentas son cómo clientes e inversores que deciden lo que significa hacer negocios contigo.

Ejemplo práctico de cómo las historias son útiles en los negocios: "Una pluma no vale nada, pero esa misma pluma puede tener un valor incalculable si con ella Abraham Lincoln firmó varios tratados de paz".


2. Los empleados exitosos trabajan más inteligentemente en vez de "durante más tiempo".

Muchas empresas animan a sus trabajadores a trabajar durante largas horas bajo la creencia de que tener menos empleados que trabajen más horas,  aumenta las ganancias. Esa creencia, sin embargo, carece de fundamento.

De acuerdo con estudios realizados por la Ford Motor Company a principios del siglo pasado, el punto dulce (de equilibrio) de la productividad del trabajador es de alrededor de 40 horas a la semana. Añadir horas extras crea sólo un pequeño aumento de la productividad que se vuelve negativo en tres o cuatro semanas.

(Ver: Las 2 estrategias de negocios más brillantes de la historia; IBM y FORD)

El problema es que las personas con exceso de trabajo empiezan a cometer errores evitables, que luego lleva más tiempo corregirlos. La solución, por supuesto, es la de "trabajar más inteligentemente" ¿Pero qué significa eso?

Ciertamente no significa añadir más tecnología; hay una correlación obvia entre la cantidad de tecnología en los negocios y la ampliación de la jornada laboral. La tecnología hace que sea más fácil trabajar horas cada vez más largas.

La única forma real de trabajar más inteligentemente es pasar el tiempo haciendo las cosas que importan más que las cosas que no lo hacen. Esta es una aplicación práctica del Principio de Pareto, la ley económica por la cual el 80 por ciento de tus resultados provienen del 20 por ciento de tus acciones.

En el mundo de los negocios, el Principio de Pareto es más conocido con la regla de oro por la cual " el 80 por ciento de tus ventas provienen del 20 por ciento de tus clientes",  o a veces "el 80 por ciento de tus ventas provienen del 20 por ciento de tu fuerza de ventas".

Sin embargo, los patrones de Pareto se aplican a casi toda la actividad humana, lo que significa que en la mayoría de las empresas sólo el 20 por ciento del esfuerzo gastado genera el 80 por ciento de los resultados.

Por tanto, puede hacer que tú y tu empresa tengáis más éxito haciendo más del 20 por ciento de lo que realmente importa y menos del 80 por ciento de lo que no importa.

(Ver: 9 características que deben tener los empresarios de hoy día para tener éxito)

3. Las empresas de éxito contratan a los miembros del equipo, no a las super estrellas.

La sabiduría del negocio convencional dice que una organización tendrá éxito más fácil y rápidamente si se contrata a unos cuantos con el mejor desempeño posible. En otras palabras, las más grandes estrellas dentro de su profesión.

Esta filosofía que hay detrás de conceptos como el de la clasificación de pila, en la que "una fuerza de trabajo se clasifica de acuerdo con la productividad individual de sus miembros", y las mejores prácticas, en las que se intenta contratar a los candidatos que se asemejan más a tus mejores empleados actuales.

Aunque todo esto suena razonable, no funciona en la práctica. De hecho, las superestrellas tienden a tener éxito a costa de los demás, de acuerdo con los análisis estadísticos de una base de datos de 400.000 vendedores y 700 fuerzas de ventas realizado por Chally Worldwide.

"En la práctica, los mejores jugadores a menudo dependen en gran medida de los recursos internos y las conexiones que son puestas a disposición de todo el personal de ventas, para no dañar a otras partes del negocio", explica el director general Chally Howard Stevens.

El éxito del negocio, sin embargo, siempre es un esfuerzo de todo el equipo, lo que significa que las empresas de éxito deben contratar a personas que pueden dejar su ego de lado y ayudar a todos a ser más eficaces y eficientes.

Según un estudio llevado a cabo recientemente en el MIT y publicado en Harvar Business Review, el equipo más eficaz es aquel en el que "se habla y escucha en la misma medida, por partes iguales entre todos los miembros, mientras que los equipos de menor rendimiento tienen miembros dominantes, y los miembros hablan o escuchan, pero no hacen las dos cosas"

Estos últimos comportamientos son más característicos de las super estrellas que de los de los jugadores de equipo.

En otras palabras, tu empresa tendrá más éxito si contratas a los mejores trabajadores que trabajan juntos en equipo, que a un equipo de super estrellas que tienen éxito a expensas de todos los demás.

Ver: ( Escucha más de lo que hablas; El mejor consejo que recibió Richard Branson.)

4. Las empresas de éxito hacen de la honestidad su mejor política.

En las últimas décadas, muchas empresas han tendido a considerar la ética empresarial como un gasto. El supuesto es que es más rentable engañar que jugar limpio, siempre que no sean cazados.

Sin embargo, una innovadora investigación llevada a cabo por el profesor de negocios y autor, Robert B.Cialdini indica que el engaño genera enormes costos ocultos, incluso cuando los líderes piensan que se están saliendo con la suya.

Según Cialdini, los empleados que saben que su compañía los esta engañando se dividen en dos categorías: los que sienten un conflicto de valores y quieren irse, y los que se sienten perfectamente bien en ella.

La mayoría de los mejores empleados entran en la primera categoría, lo que crea la rotación de personal, y la rotación sale cara a la empresa. Debido a que los costos de rotación pueden ser fácilmente dos o tres veces el costo de un empleado, el resultado de hacer trampa es un margen de beneficio menor.

Mucho peor son los empleados que están bien con el engaño a nivel corporativo, ya que,  suelen ser buenos en el engaño personal, lo que explica, entre otras cosas, por qué hay tanto granuja en el mundo de las finanzas.

En otras palabras, en lugar de un gasto innecesario, la creación de una cultura corporativa ética evita gastos innecesarios.

(Leer: Irás a la cárcel o serás millonario. Y Richard Branson logró ambas cosas)

5. Las empresas de éxito buscan reducir el estrés de los trabajadores.

No hay manera más fácil de decirlo: la ciencia dice que el estrés es el enemigo número uno del éxito. Según la Asociación Americana de Psicología, el estrés es el desencadenante de una serie de problemas de salud, incluyendo dolor de cabeza, tensión muscular, dolor muscular, dolor en el pecho, fatiga, malestar estomacal, insomnio, ansiedad, inquietud, falta de motivación, falta de concentración, irritabilidad, depresión, problemas de alimentación, adicción y aislamiento social.

Los problemas de salud de este tipo no sólo se traducen en absentismo laboral, sino también en presentismo, es decir, que el personal va a trabajar incluso cuando tiene alguna enfermedad contagiosa.

En los negocios, las principales fuentes de estrés son la sensación de que hay mucho trabajo por hacer y un miedo basado en la creencia de que la compañía va a castigar el fracaso.

Hay, por supuesto, muchas empresas que emplean la cultura basada en el miedo. Sin embargo, estas empresas no eliminan el estrés de forma regular, lo que ocasiona que sus trabajadores estén quemados de sus tareas.

Sin embargo, debido a los costos de rotación, un enfoque más eficaz es crear un ambiente laboral que sea menos estresante mediante la implementación de los Principios 1 a 4.

No todas las empresas de éxito encarnan los cinco principios, pero si leemos algunos de los muchísimos libros que hay sobre el éxito en los negocios, encontraremos que todas las empresas de éxito implementan al menos tres o cuatro de ellos.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo