.......... ........ ......... ....... .......

La delgada línea entre la amistad y el liderazgo.

19 de agosto de 2015



La vieja escuela del liderazgo te dirá que los líderes o jefes no pueden ser amigos, ya que puede dar lugar a favoritismos.

(Ver: 17 ideas y pensamientos de Maquiavelo aplicados al liderazgo)

La nueva escuela de liderazgo dice que hay una manera de ser amigos sin comprometer las relaciones o el menoscabo de las alianzas. De hecho, los nuevos líderes se interesan por las personas, escuchan lo que les pasa y se preocupan por su motivación. Esto incrementa el nivel de compromiso, hace que la gente dé lo mejor de sí, y refuerza los vínculos de la gente en la organización.

El liderazgo es todo acerca de las relaciones y las conexiones que hacemos, así como las amistades que creamos. Entonces, ¿cómo pueden existir la amistad y el liderazgo?



De hecho, los dos tipos de relaciones tienen más en común de lo que esperas. Lolly Daskal, consultora y CEO de una prestigiosa firma que entrena a los líderes empresariales, nos da algunos de los rasgos compartidos que se encuentran en esa delgada línea entre la amistad y el liderazgo:

1. El altruismo.

Al igual que la amistad, el verdadero liderazgo implica desinterés y preocupación por el bienestar de otros. Puede significar poner a tu gente por delante de ti mismo, cuidando de la otra persona, o actuar de una manera que beneficie a otra. Todo se reduce a sacar lo mejor de los que dirigen y crear lazos.

2. Honestidad.

Al igual que la amistad, el verdadero liderazgo debe crearse con integridad, animando a otros a hablar y contar su verdad. Significa esperar que los líderes sean honestos y francos (aunque no desagradables) con su retroalimentación y comunicación. Cuando somos capaces de comunicarnos con honestidad, estamos creando un espejo en el que los demás pueden reflejarse, y por tanto, la relación se convierte en un mejor liderazgo y amistad.

3. Lealtad.

Tanto la amistad y el liderazgo son acerca de la devoción. Lealtad y fidelidad nos llama a que seamos firmes y confiables. La lealtad exige responsabilidad y compromiso.

(Ver: 4 diferencias entre un líder y un gerente "a secas")

4. Confianza.

Al igual que la amistad, la verdadera confianza del liderazgo significa tener confianza en los demás, la fe de que si algo sale mal tú estarás allí para el otro, y la certeza de que no importa lo mucho que te equivocas o fallas porque nunca te quedarás atrás. La confianza en el liderazgo y la amistad nos da a alguien en quien confiar.

5. Reciprocidad.

Al igual que la amistad, el verdadero liderazgo es un toma y daca. Refleja la práctica de compartir e intercambiar, saber dar y recibir con generosidad.

6. Compasión.

Tanto la amistad como el liderazgo traen preocupaciones sobre el sufrimiento de los demás. Es una actitud que nos llama a extender la mano cuando es necesario, que haya un oído atento y ser abierto cuando es necesario que haya comprensión, todo con simpatía, calidez y amabilidad. El liderazgo implica el respeto, y la gran amistad implica la ternura; es decir,  abrir el corazón a los demás.

 Como dijo CS Lewis, "La amistad es una de esas cosas que te da un valor para la supervivencia."

Así como tú caminas por la delgada línea entre la amistad y el liderazgo, recuerda la importancia y la interconexión de ambos, y vamos a cultivar esas relaciones para emparejar nuestros esfuerzos, y apoyar nuestras ambiciones, valorando la lealtad y honestidad.

Cuando hagamos ésto, la delgada línea entre el liderazgo y la amistad, a menudo se volverá invisible.

Ver: 10 cosas que los líderes inspiradores hacen de forma diferente en la empresa







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo