.......... ........ ......... ....... .......

5 Formas de ser mentalmente fuertes, según agente del FBI.

21 de septiembre de 2015



La fortaleza mental es la capacidad de empujar a través de situaciones difíciles, e incluso dolorosas, manteniendo el máximo rendimiento. Es lo que separa a las personas de élite de la media, y sólo se obtiene a través de la formación y el trabajo duro. Para los empresarios y dueños de negocios, significa tener la fuerza que necesitan para sobreponerse a los tiempos difíciles, y la presencia lúcida de la mente para evitar quedar atrapados en los buenos tiempos.

LaRae Quy ha pasado 23 años trabajando como agente de contrainteligencia del FBI, donde demuestra esta cualidad que a veces, en su trabajo, significa la diferencia entre la vida y la muerte. Ahora dedica su tiempo a escribir, hablar y enseñar a otros sobre cómo utilizar la fortaleza mental para sobrevivir en ambientes de riesgo, la incertidumbre y el engaño, es decir, básicamente a sobrevivir en la jungla laboral y de los negocios.

Business Insider ha recogido algunos de los consejos de LaRae, y esto es lo que se necesita para desarrollar esta cualidad tan valiosa:

(Ver también: 4 cosas sobre negocios que aprendí como agente del FBI)

1. Desarrollar la conciencia emocional.

Para ser mentalmente fuerte, es necesario tener un conocimiento profundo de las señales a tu alrededor. Esto significa ser agudamente consciente de tus emociones y aprender a controlarlas, en lugar de que ellas te controlen a ti. Si una situación te hace enojar, es mucho mejor canalizar esa energía en algo productivo que perder el control con un ataque de rabia.

Una mayor conciencia de tus propios sentimientos y la conducta, a su vez ayuda a entender mejor las emociones de los demás. Muchas personas pasan por la vida cotidiana sin observar su entorno, enterrando la cabeza en sus dispositivos electrónicos. Los agentes del FBI están entrenados para mirar a la gente de su alrededor en los restaurantes y aeropuertos, y tratar de averiguar sus historias, cómo lo hacen para ganarse la vida, su estado de ánimo, lo que están pensando. Y todo esto basándose únicamente en la observación.


Este simple ejercicio enfocado sobre la conciencia, entrena la mente de una persona para ser puesta al tanto de lo que está pasando con las personas a su alrededor, y puede ser practicado por cualquier persona en cualquier momento. En el ambiente de negocios o de trabajo, te ayuda a adaptar tu estrategia específicamente a la persona o público al que estás tratando de alcanzar.

(Ver: Cómo gustarle a las personas que acabas de conocer, según un experto del comportamiento del FBI)

2. Empujar a través de tus límites.

La gente mentalmente fuerte saben que para alcanzar su máximo potencial, deben sentirse cómodos con la incomodidad. Cuando no sabemos lo que nos depara el futuro o estamos empezando nuestro propio negocio, el miedo al cambio está ahí.

Una de las cosas más irritantes que a LaRae no le gustaba del FBI era la política de traslados, que siempre la hacía cambiarse a un nuevo lugar y adaptarse a las nuevas necesidades de la oficina. Cuando entró, como agente nueva, trabajó en dos escuadrones diferentes en seis meses. En los primeros tres años, se mudó a tres ciudades diferentes.

No fue fácil para ella tener que cambiar de vida, interrumpir las relaciones y empezar de nuevo con cada nueva asignación. El nivel de ansiedad subió porque sólo había tensión e incertidumbre delante de ella.

Pero el viejo dicho es cierto: " Si no te mata, te hace más fuerte." Se centró en el hecho de que la situación era temporal, y que podría ofrecerle beneficios. Por ejemplo, abrazar una nueva situación te obliga a crecer y te impide caer en la autocomplacencia. Te enseña a evitar la dependencia de fuentes externas, y te permite prosperar en cualquier lugar o situación.

El cambio nunca es fácil pero hay que saber adaptarse a él y sacar el lado positivo.

3. Controlar tu mente.

Para ser fuerte mentalmente, necesitas mantener un estricto control sobre tus pensamientos. ¿Por qué? Debido a que nos convertimos en lo que pensamos.

Los pensamientos negativos son inevitables. Pero tú puedes negarte a detenerte en esos pensamientos y no permitir que echen raíces.

Al cambiar la forma de pensar sobre las creencias autolimitantes y otros obstáculos, se puede volver a colocar tu cerebro de tal manera que funcione para ti y no contra ti.

4. Enfocar, enfocar y enfocar.

Si quieres ser fuerte mentalmente, tienes que aprender a enfocar tu energía física y mental.

Los atletas olímpicos son excelentes ejemplos de cómo canalizar el talento con éxito. No confían en la suerte de llevarse a casa la medalla de oro. Los profesionales practican enfocando un objetivo específico en su mente. Pero no es sólo repetir la misma tarea una y otra vez, la práctica efectiva requiere las siguientes características:
  • Divide cada tarea en partes individuales.
  • Pasa más tiempo en las acciones que encuentres especialmente difíciles.
  • Obtén retroalimentación y ajusta en consecuencia.
  • Deja tu ego en un segundo plano.
  • Mantén tus metas en frente tuya.
Al centrarte en la práctica, tu fuerza de voluntad, persistencia y la formación, te llevará al dominio personal.

5.  Perseguir el crecimiento.

Aprender. Probar. Repetir.

Por encima de todo, las personas mentalmente fuertes son aprendices.

A veces, la inteligencia y el talento natural en realidad son obstáculos para el éxito. Algunos de los que han nacido inteligentes y talentosos, nunca aprenden a trabajar duro porque las cosas vienen demasiado fáciles para ellos. Pero cuando los tiempos se ponen difíciles, se dan por vencidos. Estas son las personas con mentalidad fija a las que nos referíamos en nuestro anterior artículo de por qué es más importante la actitud que el coeficiente intelectual.

Las personas con una mentalidad en crecimiento son lectores voraces y les encanta aprender cosas nuevas. También reconocen la necesidad de continuar mejorando en las tareas que ya hacen bien. Saben que empezar en un sitio es muy diferente a terminar allí. Y cuando se caen, se dan cuenta de que los errores no son fracasos. Simplemente son oportunidades para aprender. Con el aprendizaje aumenta la confianza en que cada vez lo harás mejor.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo