.......... ........ ......... ....... .......

8 personas de éxito que fracasaron al inicio de su carrera.

15 de septiembre de 2015



Es fácil sentir que tus fracasos son más grandes y permanentes que los de los demás. Pero lo cierto es que el fracaso no es permanente, y el éxito no es lineal. Incluso si has fracasado alguna vez intentando un proyecto, eso no dice nada acerca de tu talento o potencial.

Con frecuencia escuchamos los grandes éxitos de algunas personas, y si bien tenemos muy presente las investigaciones sobre las estadísticas, la aleatoriedad y el azar, lo cierto es que las personas de éxito, sí que tienen una cosa en común, y es que pueden acumular fracasos sin darse por vencidos en su objetivo final. Pueden enfrentarse a la adversidad una y otra vez sin dejar de luchar.

Quizá si supiéramos las dificultadas que tuvieron al iniciar sus proyectos sabríamos reconocer que la persistencia fue lo que les llevó al éxito, pues algunas personas hubieran tirado la toalla ante la primera dificultad que su hubieran encontrado.

(Ver: El impacto de la suerte en los negocios)

Estas son algunas historias de personas muy exitosas que conoces y que experimentaron el sabor de la dificultad y el fracaso, pero no por ello dejaron de insistir. Finalmente es el hábito de persistir y no rendirse, el que puede marcar la diferencia.


1. Steven Spielberg.


Jurassic Park, ET, Salvar al soldado Ryan, la lista de Schindler...etc. Es seguro decir que Spielberg ha tenido un montón de películas exitosas. Sin embargo, fue rechazado por la Universidad  de Cine del Sur de California dos veces.

Mientras que él podría haber guardado rencor, tras alcanzar el éxito, Spielberg prestó su apoyo a la escuela donando dinero y edificios. Se le concedió un doctorado honoris causa en 1994 y se convirtió en un administrador en 1996.

2. Henry Ford.


En 1891, Henry Ford consiguió hablar con Thomas Edison sobre el nuevo concepto de automóvil. Quería formar parte del cambio y fabricar sus propios vehículos. Creó Detroit Automobile Company en 1899, y superado por la deuda, tuvo que pedir la entrada de socios en el negocio para poder hacer frente a las deudas. Sus primeros coches eran de mala calidad y muy caros, por lo que no pudo encontrar la forma de subsistir y fue a la quiebra.

Pero Henry volvió al mundo de los negocios aún con más fuerza, y meses más tarde estaba creando una nueva empresa de automóviles llamada "Cadillac". Nuevamente se encontró con un exceso de deuda, falta de ventas y tuvo que volver a pedir ayuda dando entrada a algunos socios. Finalmente consiguió lo que buscaba, que era un vehículo de calidad y a un precio razonable, cambiando el nombre de la compañía a Ford Motor Company.

3. Anna Wintour.


La editora jefe de la edición norteamericana de la revista Vogue ocupa el puesto 28, según la revista Forbes, entre las 100 mujeres más poderosas del mundo. Pero su carrera al principio no era tan prometedora. Después de sólo nueve meses como editora de moda de Harpers Bazaar, Wintour fue despedida por no entender al mercado americano.

Se trasladó a Viva, donde dobló los ejemplares vendidos un par de años más tarde. Finalmente, después de unos períodos más en diversas publicaciones, Wintour se convirtió en la redactora jefe de la revista Vogue.

"Creo que todo el mundo debería ser despedido una vez," dijo ella.

Lo que significa que si alguna vez te despiden, no te preocupes, porque un cambio de este tipo, el cual puede parecer doloroso al principio, no tiene por qué afectar negativamente a tu carrera. Recuerda que grandes cambios en el mundo, así como grandes empresas se han creado, gracias a que en algún momento alguien fue despedido de algún lugar, y pudo dar rienda suelta a su ingenio.

4. Evan Spiegel.


El Co-fundador de Snapchat es uno de los multimillonarios más jóvenes del mundo. Sin embargo, hace apenas cinco años, cuando era estudiante en la Universidad de Stanford, la vida de Spiegel apenas parecía trascendental.

Su novia había roto con él, había sido expulsado fuera del campus universitario, y el único usuario de su primera empresa era su madre.

"Realmente no tenía nada que hacer", dijo más tarde.

Su historia sirve para demostrar que la persistencia puede recorrer un largo camino, incluso cuando sientes que nada va bien.

5. Richard Branson.


Branson tenía dislexia, y el problema es que en aquella época nadie sabía lo que era la dislexia. Eso le hizo abandonar los estudios.

Su primer negocio fue en 1966, cuando Branson tenía 16 años. Fue una revista llamada "Student". Imaginar a un disléxico al mando de una publicación editorial es algo que costaría creerlo incluso hoy día, pero el proyecto salió adelante. No tardó en crear dos nuevas empresas antes de los 20 años en  Londres y un estudio de grabación. Luchó contra sus miedos día a día. De ahí viene uno de los consejos que Branson suele dar: "Asume nuevos retos cada día".

(Ver: Irás a la cárcel o serás millonario. Y Branson hizo ambas cosas)


6. Arianna Huffington.


El libro de Huffington fue rechazado por 36 editoriales. Y cuando se postuló para gobernadora de California en 2003, sólo recibió un 0,55 por ciento de los votos.

Está claro que Huffington aprendió de sus fracasos. En una entrevista concedida en 2010, dijo que los fondos de campaña le mostraron  "el poder de Internet".

El increíble éxito de The Huffington Post es prueba de ello. Y ahora ella lleva publicados 13 libros y ha sido nombrada por la revista Forbes como una de las mujeres más influyentes en los medios de comunicación.

7. Craig Newmark.


Newmark, fundador de Craigslist, estuvo a punto de arruinar potencialmente su carrera mientras trabajaba en IBM en Detroit. Perdió la paciencia frente a los clientes y "creó una percepción instantánea de no jugar limpio con los demás."

Después de cambiarse a Charles Schwab, y pasando el tiempo en los informes directos, esos informes directos dijeron que no era buen gerente. Decidió pasar a ser representante del servicio de atención al  cliente.

"En ese momento, interioricé una gran lección: que la única manera de aprender y avanzar era enfrentándose al tipo de trauma", dijo.

Su capacidad para reconocer sus debilidades y aprender de sus errores es bastante admirable y eso explicó su éxito más tarde.

8. Brian Chesky y Joe Gebbia.


Airbnb está valorada actualmente en 25.000 millones de dólares. Pero sus cofundadores probablemente nunca habrían predicho su éxito futuro en 2008.

A pesar del "lanzamiento" varias veces, el sitio Airbnb no estaba recibiendo ninguna tracción. Chesky y Gebbia sobrevivían acumulando decenas de miles de dólares en deudas de tarjetas de crédito.

Sin embargo, se negaban a renunciar, dando sus frutos más o menos un año después. A pesar de que su negocio no tuvo una buena acogida al principio, y una vez que tuvieron éxito, su modelo de negocio genera controversia, lo cierto es que ya se puede hablar como los emprendedores que, junto a otros que han usado "la economía del compartir", formarán parte del cambio en nuestra forma de viajar






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo