.......... ........ ......... ....... .......

Por qué la actitud es más importante que el coeficiente intelectual

17 de septiembre de 2015



Cuando se trata de éxito, es fácil pensar que las personas que tienen un alto coeficiente intelectual van a alcanzar el éxito antes y más fácilmente que aquellas otras personas que no tienen un coeficiente intelectual tan alto. Pero una nueva investigación de la Universidad de Stanford sugiere que esto no siempre es así.

(Ver: No importa el coeficiente intelectual; lo que predice el éxito son las agallas)

La psicóloga Carol Dweck ha pasado toda su carrera estudiando la actitud y el rendimiento, y su más reciente estudio muestra que la actitud es una mejor medida del éxito que el coeficiente intelectual.

Dweck encontró que las actitudes fundamentales de las personas caen en una de estas dos categorías: una mentalidad fija o una mentalidad de crecimiento.

Con una mentalidad fija, crees que eres lo que eres y no se puede cambiar. Esto crea problemas cuando afrontas desafíos porque cualquier cosa parece ser más de lo que se puede manejar, y acabas sintiéndote abrumado y desesperado.

Las personas con una mentalidad de crecimiento creen que pueden mejorar con esfuerzo. Ellos superan a los que tienen una mentalidad fija, incluso cuando tienen un coeficiente intelectual más bajo, debido a que se atreven con los desafíos, tratándolos como oportunidades para aprender algo nuevo.


El sentido común sugiere que tener la capacidad de ser inteligente, inspira confianza. Lo hace, pero sólo mientras que las cosas son fáciles. El factor decisivo en la vida es la forma de manejar los reveses y desafíos. Las personas con una mentalidad de crecimiento le dan la bienvenida a los contratiempos con los brazos abiertos.

Según Dweck, el éxito en la vida es todo acerca de cómo lidiar con el fracaso. Ella describe el enfoque de la insuficiencia de las personas con mentalidad de crecimiento de esta  manera:

" El fracaso es información, nosotros lo etiquetamos como fracaso, pero es más como decir: esto no funcionó, y yo soy un solucionador de problemas, así que voy a intentar algo más."

Independientemente de la categoría en la que estés, puedes hacer cambios y desarrollar una mentalidad de crecimiento. Lo que siguen son algunas estrategias que Travis Bradberry, autor del libro Inteligencia Emocional 2.0 y Presidente de Talent Smart, propone en su cuenta de linkedin para ajustar tu forma de pensar y ayudarte a que tu mente siga creciendo.

1. No te quedes indefenso.

Todos tenemos momentos en los que nos sentimos impotentes. Lo que nos diferencia a unas personas de otras es cómo reaccionamos a ese sentimiento.

Podemos, o bien aprender de ello y avanzar, o dejar que nos arrastre hasta lo más profundo.

Hay muchas personas exitosas que nunca habrían logrado el éxito si hubieran sucumbido a los sentimientos de impotencia: Walt Diney, Oprah Winfrey y Steven Spielberg entre otros muchos.

(Ver: 8 personas de éxito que fracasaron al inicio de su carrera.)

Si alguna de estas personas hubieran tenido una mentalidad fija, se hubieran dado por vencidas ante el primer contratiempo y no hubieran alcanzado el éxito.

Las personas con una mentalidad de crecimiento no se sienten impotentes porque saben que para tener éxito, tienes que estar dispuesto a fracasar y empezar de nuevo.

2. Sé apasionado.

Las personas poderosas persiguen sus pasiones sin descanso. Siempre va a haber alguien con más talento natural que tú en algún ámbito, pero lo que te falta de talento, se puede compensar con la pasión.

La pasión de las personas poderosas es lo que impulsa su búsqueda incesante de la excelencia. Warren Buffet recomienda la búsqueda de tus pasiones verdaderas utilizando, lo que él llama, la técnica 5/25: Anota las 25 cosas que te importan más. Entonces, tacha de la parte inferior 20. Las 5 restantes son tus verdaderas pasiones. Todo lo demás no es más que una distracción.

3. Pasa a la acción.

No es que la gente con una mentalidad de crecimiento sean capaces de superar sus miedos, ya que son más valientes que el resto de nosotros; es sólo que ellos saben que el miedo y la ansiedad están paralizando sus emociones y que la mejor manera de superar esta parálisis es tomar medidas.

Las personas con una mentalidad de crecimiento están motivados, y las personas poderosas saben que no hay un momento verdaderamente perfecto para seguir adelante. Así que ¿por qué esperar a un momento perfecto? Pasa a la acción y convierte tu preocupación por el fracaso en algo positivo y enfocado con energía.

4. Haz un esfuerzo adicional, o dos.

Las personas poderosas están en su lugar, incluso en sus peores días. Siempre están empujándose a sí mismos para hacer un esfuerzo adicional.

Uno de los alumnos de Bruce Lee corrió tres millas todos los día con él. Un día, estaban a punto de alcanzar la marca de tres millas cuando Bruce dijo: "Vamos a hacer dos más." Su alumno estaba cansado y le dijo: "Voy a morir si hago dos más." La respuesta de Bruce fue: "Entonces hazlo."

Su alumno se enojó tanto que terminó la totalidad de cinco millas. Exhausto y furioso, se enfrentó a Bruce por su comentario, y Bruce se lo explicó de esta manera: "Si siempre pones límites a lo que puedes hacer, tanto físicamente como en cualquier otra cosa, nunca vas a alcanzar nada. Los límites van a repercutir en tu trabajo, en tu moral, en todo tu ser. No hay límites, no debes quedarte en ellos, hay que ir más allá de ellos. Si te mata, te mata. Un hombre debe superar constantemente su nivel."

(Ver: La filosofía de Bruce Lee en 10 frases aplicadas a emprendedores)

5. Espera resultados.

Las personas con una mentalidad de crecimiento saben que van a fallar de vez en cuando, pero nunca dejan de esperar resultados. Esperar los resultados te mantiene motivado y alimenta el ciclo del poder. Después de todo, si no crees que vas a tener éxito, entonces ¿por qué molestarse?

6. Sé flexible.

Todo el mundo se encuentra con la adversidad de forma inesperada. Las personas con una mentalidad orientada al crecimiento abrazan la adversidad como un medio para mejorar, en lugar de algo que los detiene. Cuando una situación inesperada desafía a una persona con mentalidad de crecimiento, ésta es flexible y se adapta a las circunstancias hasta que consigue los resultados esperados.

7. No te quejes cuando las cosas no salen bien.

Quejarse es un signo evidente de una mentalidad fija. Una mentalidad de crecimiento busca oportunidades en todo, así que no hay espacio para las quejas. Mientras te estás quejando, estás perdiendo un maravilloso tiempo y una necesaria energía que necesitarás para seguir hacia delante.

Ver: Las principales diferencias entre las personas exitosas y las que no tienen éxito.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo