.......... ........ ......... ....... .......

Este libro de bolsa escrito en 1898 explica el funcionamiento y manipulación de los mercados con absoluta vigencia hoy día.

5 de octubre de 2015



En 1898 apareció el libro "El juego de Wall Street", un libro escrito por un tal Hoyle, y del que nunca se ha sabido nada más, aunque posteriormente se le identificó como William E. Forrest Hoyle, pero sin más información conocida.

El libro inspiró a los grandes traders de la historia de principios del siglo XX como Jesse Livermore, Wyckoff y Neill entre otros. De hecho, en la biografía novelada de Jesse Livermore, Memorias de un operador de bolsa,  se nombran pasajes de este enigmático libro, el cual, aunque hayan transcurrido más de 100 años, sus consejos y su visión de los mercados, siguen estando vigentes, pues como bien dice el autor, el juego de la bolsa nunca va a cambiar, porque en el fondo, únicamente son el reflejo de la naturaleza humana.

Hoy día podemos agradecerle a Buenaventura Baiget García-Cuervo que se haya tomado la molestia de traducir el libro al español para que podamos leerlo. El libro ya puede comprarse en Amazon.

El primer consejo de Hoyle para el público en general es que se alejen de los mercados. Hoyle explica a la perfección cómo ya en 1898 la bolsa se manipulaba al antojo de unos pocos para ganar dinero a costa de los pequeños inversores, unas manipulaciones que realmente son legales, pero que debemos conocerlas, pues hablaríamos, entre otras cosas de la acumulación-distribución, donde Hoyle explica cómo las manos fuertes y el dinero inteligente acumula acciones, y cómo luego las distribuye entre el resto de los inversores.


Es otra forma de explicar por qué los pequeños inversores siempre entran en los mercados justo para ver cómo comienza una caída, y cómo venden justo para ver cómo comienza una subida.

Aunque Hoyle también sabía que a pesar de sus advertencias, la gente iba a ignorar su consejo, y por tanto, ya que no iba a impedir que el público entrara en bolsa, al menos debían saber lo que "se cocía" para usarlo a su favor.

Y lo cierto es que es sorprendente ver cómo sus explicaciones son totalmente vigentes hoy día, pues realmente es lo que ocurre.

A pesar de que la bolsa es una forma de ser partícipe en una empresa (estamos comprando una parte de la empresa), lo cierto es que únicamente un 5% de las personas entran con esa mentalidad de inversión, casualmente la mentalidad de inversión que usan los grandes como Graham o Buffett.

El resto, son especuladores. Está claro que si inviertes en función del Value Investing, las fluctuaciones de los mercados no deben preocuparte, y tú probablemente ganarás dinero en bolsa.

Pero Hoyle deja muy claro algo que todos deberíamos saber, y es que si usas la bolsa como un sistema para ganar dinero de forma rápida usando métodos mágicos (usarla como un casino), tú vas a salir esquilmado, pues te estás enfrentando directamente a los que mueven la bolsa a su antojo.

Nadie gana dinero en un mercado plano (salvo el pago de dividendos para el inversor de largo plazo). La bolsa debe subir y debe bajar. En esas subidas y bajadas, hay unas pocas personas y gestores de inversión que ganan muchísimo dinero (cientos y miles de millones). ¿De dónde salen esos muchos millones? Precisamente de los millones de pequeños inversores (traders) que creen que pueden ganarse la vida especulando en los mercados.

Para que un grupo muy pequeño de inversores gane grandes cantidades de dinero, un grupo muy grande de inversores deben perder pequeñas cantidades. O grandes cantidades. No importa demasiado.

Algo que a día de hoy aún tampoco ha cambiado es el hecho de los intermediarios (brokers), que tanto si ganas dinero como si pierdes, ellos van a llevarse una comisión. Y por tanto, ellos quieren que hagas muchas operaciones. Y eso tampoco ha cambiado.

Aunque Hoyle también explica algunos sistemas de trading inteligente, como es la técnica del escalado (Scalping), una técnica que si hacemos algunas variables a día de hoy, eligiendo ciertas acciones sólidas (por si se tuerce el mercado), sí que podría continuar dando sus rendimientos positivos.

Pero recuerda algo que sigue teniendo la misma vigencia desde Hoyle hasta hoy, y es que el día que los pequeños traders ganaran dinero en bolsa, el negocio de la bolsa ya dejaría de ser un negocio. Así que da por hecho, que el 90% de los traders perdieron dinero, pierden dinero y seguirán perdiendo dinero, Y como dijo Burton Malkiel,  con sus pérdidas, hay personas que se comprarán yates.

Ver: 5 Principios en los que Benjamin Graham basó su éxito como inversor







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo