.......... ........ ......... ....... .......

De esta forma, el día de tu nacimiento, tu nombre y dónde naces, influye en tu éxito y tus ingresos.

19 de octubre de 2015



Un Capricornio podría tener mucho más éxito que un Piscis o un Virgo, y para según qué cosas, un Leo podría ser mucho mejor que un Aries. Pero tranquilos. No estamos hablando de horóscopos o de cartas astrales, sino de ciertas lógicas que realmente hacen que tu día de nacimiento pueda influir más de lo que pensamos en nuestro futuro.

Lo que sucede mientras estás en el vientre de tu madre, puede hacer que goces de más éxito y que tengas más ingresos, incluso tu nombre puede hacer que ganes más dinero y tengas más talento que otras personas.

Y para explicar estos hechos, vamos a basarnos en el trabajo realizado por Stephen J. Dubner y Steven D. Levitt en su best seller Superfreakonomics (secuela del famoso libro Freakonomics).


Para un musulmán, el peor mes para nacer en 2010 hubiera sido mayo, mientras que tres años después, el peor mes para nacer hubiera sido Abril. Si un musulmán nace en estos meses malditos, existe una alta posibilidad de que nazcan con defectos o deficiencias en su desarrollo.


Esto es debido al Ramadán, donde incluso las mujeres embarazadas deciden (o son obligadas por la religión) a hacerlo. No son conscientes de que el ayuno prolongado en horas diurnas afecta considerablemente el desarrollo del feto. Si los musulmanes viven en otros países donde existen más horas de luz, el daño al feto es aún mayor, teniendo en cuenta de que prolongarán el ayuno y estarán más horas sin comer ni beber. Si además, el feto está en el primer mes de gestación, hacer el Ramadán le castigará en un futuro aún más.

A esta conclusión llegó el investigador Douglas Almond, el cual descubrió que entre la población musulmana, los que tuvieron la mala suerte de nacer en esos meses malditos, tuvieron más "mala suerte" que el resto, una mala suerte que les persiguió por el resto de sus vidas, pues tenían más dolencias físicas y menos ingresos que sus compatriotas nacidos meses antes o meses después.

Fue lo mismo que encontraron en otro grupo de personas, los cuales parecían haber sido menos afortunados en sus vidas, teniendo en común este grupo que estaban en el vientre de sus madres durante la pandemia de gripe española de 1918.

Por tanto, podemos decir que la vida de una persona está condicionada en cierto modo por las circunstancias antes incluso de que nazca.

El lugar donde naces también influye, pues no es lo mismo nacer en Europa o Estados Unidos, que nacer en el cuerno de África. Asimismo, de haber nacido en un país musulmán, lo más seguro es que tuvieras otras creencias muy diferentes a las que tienes hoy día.

Si además, naces mujer en un país como La India, la posibilidad de que seas maltratada y/o violada, aumenta exponencialmente con respecto a los países occidentales.

El nombre puede influir en tu éxito.

En igualdad de factores, tener un apellido que comience por la letra A aumentará tu éxito por delante de aquellos apellidos que comiencen por la letra M ó Z. De hecho, es más probable que si eres un científico o economista, ganes un premio Nobel en igualdad de conocimientos con respecto a tus congéneres si tu apellido comienza por el inicio del abecedario.

La explicación es sencilla. Los científicos y economistas realizan trabajos individuales y también en grupo. De hecho, las investigaciones en las que han participado numerosos profesionales, suelen ser más relevantes.

La forma de proceder es poner a los colaboradores por orden alfabético de apellidos, por lo que los primeros en aparecer suelen ser los que cobran mayor relevancia y, según las recientes investigaciones, suelen acabar obteniendo una plaza fija en universidades e incluso es más probable que acaben recibiendo un premio Nobel.

Tanto es así que algunos economistas estadounidenses ya tienen en mente quitar la primera letra de su apellido.

Por otros motivos, muchos sudamericanos que aterrizan en Estados Unidos, se han visto obligados a cambiar su apellido por uno más americano, habiendo tenido un efecto inmediato en ser llamados por las empresas que anteriormente les habían rechazado únicamente por el apellido hispano.

Si quieres ser deportista de élite, el mes en que naces influye.

En un estudio realizado en Alemania, se encontró que 52 jugadores de élite habían nacido entre enero y marzo, y tan sólo 4 habían nacido entre octubre y diciembre. Y hay una lógica explicación para ello que nada tiene que ver con los horóscopos.

La mayoría de los deportistas de élite comienzan a practicar y entrenar  cuando son niños. Dado que los deportes juveniles se organizan por edades, existen las fechas de corte, siendo la fecha de corte más habitual el 31 de diciembre.

Imagina ahora que eres un entrenador que sales a "cazar" talento profesional, donde ves a Juanito, un niño de 7 años nacido el 1 de Enero, y Pepito, nacido 364 días después, el 31 de diciembre. Ambos tienen 7 años, pero Pepito es 1 año mayor que Juanito. Y a esa edad, ese año de diferencia se nota y mucho, tanto en las habilidades, como en la rapidez y la fuerza.

El entrenador sólo verá que que Juanito tiene mucho más talento que Pepito, cuando lo cierto es que probablemente, dentro de 364 días, Pepito podría ser mucho mejor que Juanito. Mientras tanto, el entrenador, tampoco se esforzará en que salga a jugar en los partidos el niño flacucho y más pequeño.

La probabilidad en este caso, indica que es muy posible que este chico no tenga tanto éxito que sus compañeros por haber nacido en Enero. De hecho, lo más probable es que termine abandonando sus sueños de ser un jugador profesional.

Debido a estos estudios, se ha podido ver cómo eso que llamamos talento natural en algunas personas, no tiene nada que ver con talento bruto, sino con más tiempo de entrenamiento. Claro que como hemos podido ver, una vez que has nacido en un mes crítico, deberás entrenar y esforzarte mucho más que los nacidos en meses más favorables.

El vientre del que sales, también influye.

Una vez sabemos que la fecha de nacimiento influye a la hora de tener éxito como un jugador de élite, también los estudios realizados sugieren que hay algo mucho más poderoso. Si quieres que tu hijo juegue en la primera división de Béisbol en Estados Unidos, puedes multiplicar por 800 veces la posibilidad de que tu hijo sea jugador de béisbol. ¿Cómo? Teniendo un padre que haya jugado en la primera división de béisbol.

Y no será por "enchufes". Al menos no en su totalidad. Tampoco será por genética. Será porque el padre sabrá cómo entrenarlo desde bien pequeño para que llegue lejos. El hijo querrá ser una estrella como su padre, y eso es motivación, una fuerza muy poderosa del éxito, que unido al temprano entrenamiento por parte de un profesional, hará que ese niño tenga más experiencia que cualquier otro. Añadamos ahora los contactos, y es muy probable que ese joven alcance la meta.

Como bien dicen en Superfreakonomics, algunas familias fabrican jugadores de béisbol, mientras que otras fabrican terroristas. Otras fabrican políticos (aunque esa parte sí suele ser exclusivamente enchufe).

Y lo mismo ocurre en todo lo demás. Por eso, si naces en una familia pobre, aumentas la probabilidad de ser pobre. Y no por dónde naces, sino por tu forma de pensar. Si piensas como un pobre, serás pobre. Por eso, si quieres salir de la pobreza, deberás aprender todo aquello que aprenden los hijos de las familias que fabrican empresarios, médicos o ricos.

(Ver: 10 formas en que los ricos piensan diferente al resto)

Y efectivamente, una familia de delincuentes fabricará hijos delincuentes si "papá delincuente" no está dispuesto a educar correctamente a sus hijos para que éstos no sigan los pasos de su padre.

La buena noticia.

La excelente noticia es que, al igual que existe una fecha de corte en las ligas juveniles, nosotros podemos poner una fecha de corte en cualquier momento.

Si tu padre era un delincuente o un terrorista y te crió con los valores equivocados, es cierto... es culpa de tu padre. Pero si tienes más de 20 años, y eres un delincuente, ya no podemos culpar a tu padre, debido a que puedes cortar tu pasado, poner una fecha de corte con una línea roja que diga "pasado", y comenzar a diseñar tu futuro.

Puedes cambiar en cualquier momento, y si bien la fecha de nacimiento te pudo joder para ser jugador profesional de algo, en tu edad adulta puedes adquirir todo tipo de habilidades para darle forma a tu futuro.

En resumen: Tu fecha de nacimiento, tu nombre y dónde naces, influye en tu éxito, pero no es decisivo. En último término, son tus decisiones las que marcan tu éxito.

Parte de los datos y estudios de este artículo están extraídos del libro Superfreakonomics, con libre adaptación y alta modificación de Negocios1000.com

Ver: La pregunta más importante que debes hacerte en la vida: Cuánto dolor estás dispuesto a soportar







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo