.......... ........ ......... ....... .......

Coeficiente Intelectual y estudios científicos. Desmontando algunos puntos.

28 de noviembre de 2015



Esta semana, el portal Business Insider publicaba algunas de las señales que indicarían que eres más inteligente que la media, mostrando una gran variedad de estudios científicos que respaldan algunos de estos argumentos. Pero vamos a tener que discrepar con algunos de estos estudios.

En primer lugar, la inteligencia es algo que a los propios científicos les cuesta definir, identificar y medir. Una definición podría ser que la inteligencia es "la capacidad de resolver problemas complejos de formas simples". Y la forma de medirla, suele ser a través de los diversos test de coeficiente intelectual, unos test que siempre han estado en entredicho.

Y lo cierto es que hay personas que dedican años de sus vidas a prepararse para subir su puntuación en estos test. Y lo suelen conseguir. Lo cual nos llevaría a una de las primeras conclusiones: la mayoría de las personas podrían pasar de un Coeficiente Intelectual de 113 (Inteligencia Media) a un Coeficiente Intelectual de 117 (Inteligencia por encima de la media) si dedican varios años a prepararse para ello.


Esta medida muestra que una persona con un CI de 84 estaría en el límite de la discapacidad mental y con un CI de 160 ya estaría dentro de la la "inteligencia nivel genio". Cuando hablamos de CI entre 115 y 160, no habrá apenas diferencia entre lo que una de estas personas puede lograr en la vida, su éxito o la agudeza para su carrera y negocios. Claro está que aquellas personas con un CI a partir de 180, es una persona que probablemente "te barra" en cualquier lugar y situación.

(Ver: 6 rasgos comunes que tienen las personas altamente inteligentes)

¿Cuántas personas con un Coeficiente Intelectual alto hay en el mundo?

Se calcula que el 15% de la población tiene un CI por encima de 115, lo cual sería 1 de cada 7 personas, es decir, en la actualidad habría más de 1.000 millones de personas en el mundo con una inteligencia superior a la media.

1 de cada 50 personas tendrían un CI por encima de 130; 1 de cada 924, tendrían un CI por encima de 145; 1 de cada 42.000 tendrían un CI por encima de 160;  1 de cada 3,5 millones, tendrían un CI por encima de 175; Y 1 de cada 3.000 millones tendría un CI por encima de 200.

Esto quiere decir que en el mundo habría en este momento 2 personas con un CI superior a 200, lo cual implica hablar con fluidez idiomas a los 2 y 3 años, y realizar cálculos matemáticos extremadamente complejos para adultos inteligentes antes de los 8 años (son esas personas que con 10 años comienzan a hacer trabajos para el Gobierno y la NASA)

La persona más inteligente de toda la historia fue William James Sidis, nacido en 1898, el cual registró un CI de entre 250-300 (El Coeficiente Intelectual más alto jamás registrado). Aprendió a leer solo a los 2 años, y hablaba 8 idiomas a los 7 años. A los 11 años ya estaba en la Universidad (aburriéndose, claro)

En definitiva, estos casos aislados son verdaderos genios, porque nacen de esa forma. Su dotación es un suceso de la naturaleza muy poco frecuente. Nadie puede fabricar a uno de estos genios, aunque todo padre puede asegurarse de que su hijo sea mucho más inteligente si estimula su cerebro de la forma idónea.

(Ver: 9 cosas que puedes hacer para ser más inteligente)

Y a modo de curiosidad, tendríamos a un hombre llamado Richard Branson, que puntuaría muy bajo en un test de Coeficiente Intelectual, pues su dislexia fue un impedimento incluso para acabar la secundaria. Y yo, personalmente, no llamaría poco inteligente precisamente al hombre que ha construido uno de los mayores conglomerados empresariales del mundo: Grupo Virgin, formado por más de 400 empresas.

¿Y qué hay de los estudios científicos?

Algunos estudios científicos son sólo una forma de perder el tiempo para justificar los fondos recibidos. A esa conclusión llegué antes de los 27 años, tras leer algunos libros que demostraban cómo los estudios científicos que leí en anteriores libros habían sido desmontados por nuevos estudios. Se calcula que 8 de cada 10 estudios científicos están mal planteados (o alguien demostrará con el paso de los años que eran erróneos).

Ejemplo: Ahora el aceite de oliva es malo, ahora es bueno, ahora es cancerígeno, y ahora previene el cáncer. Y es que como suele ocurrir en ciertos campos, las investigaciones suelen estar sesgadas, es decir, el científico, a menudo, encuentra con mayor probabilidad aquello que esté buscando.

De hecho, en mi etapa como científico descubrí que Google es responsable del aumento de más de un 50% de casos de cáncer. Y puedo demostrarlo, pues nada más que hay que ver las tasas de crecimiento de casos de cáncer, los cuales, casualmente, se han disparado desde que comenzamos a usar Google.

Pero tranquilos. Ni he sido científico ni se me ha ido la cabeza (aún). Eso sería un estudio científico sesgado. Y nadie puede cuestionar mis cifras. ¿Qué explicación daría? que las personas pasan mucho tiempo tiempo buscando en Google (se vuelven más sedentarias), o quizás se auto-mediquen a raíz de buscar en Google su enfermedad.

Aunque estoy completamente seguro de que el incremento de los casos de cáncer no tiene nada que ver con Google, ni con Facebook, pero podría buscar a un científico que me encontrara ese resultado.

En resumen, muchos estudios científicos carecen de rigor científico. Y también surge una evidente pregunta: ¿podemos darle un valor cuantitativo a un adjetivo que no podemos definir con exactitud, como en este caso es la inteligencia?

Estos son algunos de los estudios científicos que aparecían en la publicación de Business Insider.

Las personas de izquierdas son más inteligentes.

Eso dice el estudio, pero no es del todo cierto. De hecho, leí algo (no recuerdo en qué libro) que explicaba por qué los ateos son más inteligentes que los creyentes (y está relacionado).

Si nos fijamos en el terreno político, las personas de derechas suelen ser más religiosas (o más afines a la iglesia), mientras las personas de izquierdas no suelen ser tan afines a la iglesia, es decir, tienden al ateísmo.

Por lo tanto, las personas de izquierdas no son más inteligentes; lo son los ateos, que casualmente, suelen tener más simpatía por la izquierda. ¿Por qué? porque un ateo busca otras explicaciones ante el significado de la vida, y sabe que su destino no depende de un dios, sino de él mismo. Además, duda que una mujer no hubiera tenido relaciones íntimas con su marido en una época donde las mujeres se casaban incluso con 13 años. Y dudan aún más de que un espíritu dejara embarazada a una mujer.

Lo que sí es cierto es que a medida que aumenta el fanatismo religioso, yace un evidente deterioro intelectual. Una persona inteligente es muy difícil que caiga en las redes de una secta o que se inmole pensando que lo van a recibir 72 vírgenes en el paraíso (podrían ser 72 maromos también).

Ahora alguien dirá: "fulano era inteligente y fue atrapado en una secta". Tendríamos 2 opciones: en primer lugar, podría no ser tan inteligente. Y en segundo lugar, pudo ser captado en un momento de estado anímico bajo (problemas personales y pérdida de sentido en la vida), lo cual deja la actividad cerebral en estado mínimo.

Estudiar música te hace más inteligente.

Dice otro estudio publicado en ese mismo artículo que los niños que estudiaron música durante tan solo un mes, mejoraron su inteligencia.

Correcto. Por supuesto que mejoraron su inteligencia. Estaban adquiriendo un nuevo conocimiento, lo cual estimula el cerebro. Pero hubieran tenido el mismo resultado si hubieran estudiado un segundo idioma o hubieran comenzado a aprender cualquier otra habilidad que requiriera aprendizaje y tarea cognitiva.

¿Puede que estudiar música lo haga más? También deberá coincidir con que al niño en cuestión le guste aprender música por encima de cualquier otro aprendizaje.

Las personas que se drogan son más inteligentes.

Como comprenderéis, este estudio no tiene ni pies ni cabeza. Según la investigación, las personas con más alto coeficiente intelectual tienen más tendencia a vivir nuevas experiencias, y dentro del experimentar, se encuentran las drogas.

Pero lo cierto es que he conocido a gran cantidad de personas verdaderamente inteligentes. Y todos tenían algo en común. Casi ninguno fumaba (por no decir ninguno), y tenían una aversión tremenda a todo tipo de drogas. Más que nada, porque las personas con CI altos, saben lo que las drogas le hacen al cuerpo y al cerebro. De hecho, alcohol y drogas son el antónimo de la inteligencia, al provocar daños cerebrales. En menor o mayor medida dañan la capacidad cognitiva de las personas.

Si hay algo que las personas que se drogan tienen en común, precisamente es que tarde o temprano, todas aquellas que no dejan las drogas, acaban arruinando su vida. Y eso no es ser inteligente.

Los zurdos son más inteligentes.

Correcto. Y no es casualidad, pues tiene una explicación científica de la que se puede aprovechar un diestro.  

Las personas diestras tienen dominancia por el hemisferio cerebral izquierdo, y los zurdos suelen tener dominancia por el hemisferio cerebral derecho (aunque también por el izquierdo). Por tanto, los zurdos suelen trabajar esa parte del cerebro en la que se encuentra la creatividad y la genialidad.

De hecho, según algunos estudios, aquellos diestros que de pequeños se partieron el brazo derecho y tuvieron que aprender a hacer cosas con la mano izquierda, demostraron llegar a ser más inteligentes que la media. Si nos vamos a los ambidiestros, éstos suelen presentar habilidades mentales superiores a la media con mayor frecuencia.

Dicho de otro modo, asignarle tareas a tu mano débil, ejercita la parte más creativa del cerebro.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo