.......... ........ ......... ....... .......

El futuro para los bancos no pinta nada bien, según el ex-jefe de Barclays.

26 de noviembre de 2015



Teniendo en cuenta lo que ya hemos dicho otras veces con respecto a los gigantes tecnológicos, donde hemos visto cómo algunas industrias gigantes han visto perjudicados sus negocios, la banca no será una excepción. Y eso ocurrirá más pronto que tarde. De hecho, ya está pasando.

Vimos cómo la industria musical se aferró a su antiguo modelo de negocio, hasta que finalmente decidieron aceptar su colaboración con nuevos servicios tecnológicos que aun habiendo reducido su margen de ganancia, al menos podrán seguir teniendo ganancias. Ha pasado con el cine, dando entrada a servicios como Yomvi o Netflix. y le está ocurriendo al sector del taxi (Uber, Cabify...)

Bancos
Ahora, Antony Jenkins, ex consejero delegado de Barclays, dice que el negocio de los bancos será el siguiente afectado por algunas empresas de tecnología financiera, es decir, los bancos se enfrentarán a su propio "Uber".

Jenkins augura que la plantilla de los grandes bancos tradicionales se verá reducida hasta en un 50% en los próximos 10 años, mientras que la rentabilidad de los bancos, podría caer hasta en un 60%, debido al "poco coraje y decisión para ganar en este nuevo terreno que se avecina".


Y es que el perfil de los ejecutivos de la banca es conservador, cuando ahora vivimos en un mundo de constante cambio, donde no gana el que tiene el negocio "más asentado", sino aquel que responde con más rapidez a los cambios y sabe adaptarse a los nuevos tiempos.

Según Jenkins, hay una gran ola de empresas con grandes expertos en tecnología que pueden hacer las cosas mejor, más rápido y más barato, hasta el punto de interrumpir los principales negocios de los bancos: préstamos, pagos y gestión de patrimonios.

Pero Jenkins no es el único que piensa esto. Según una encuesta realizada, el 27% de los directivos de la banca ven la amenaza de las nuevas compañías tecnológicas para sus negocios. Es por eso que quizás, si los bancos no son capaces de invertir de forma rápida en ciertas tecnologías, los inversores saldrán a toda prisa del sector bancario.

Los nuevos jugadores en el negocio que hoy día abarca la banca.

Como ya hemos dicho en Negocios1000 en más de una ocasión, veremos más avances en los próximos 10 ó 20 años que en los últimos 200 años, y en estos momentos hay empresas perfectamente posicionadas para dominar cualquier sector, entre ellas Google y Apple, las cuales no sería de extrañar que algún día tuvieras tu dinero en "Google Bank", algo de lo que ya hablaba Jeff Jarvis en su libro "Y Google, ¿Cómo lo haría?".

Y es que llegará un momento en el que el dinero físico desaparecerá (no será necesario) a medida que avancen los pagos móviles, que en un futuro próximo será nuestra billetera.

PayPal ya financia nuevas empresas allá donde los bancos no conceden un crédito. Es un servicio innovador del que ya gozan en Estados Unidos, donde la propia PayPal te concede un crédito para que comiences a vender en tu tienda online, y restan cada mes un porcentaje de tus ventas para pagar el crédito.

Pero no es la única empresa que está jugando para hacerse con el negocio de los préstamos, pues ya tendríamos otras como Lending Club y Funding Circle, una empresa que presta dinero tanto a particulares como a empresas, y que ya ha sido valorada en más de 1.000 millones de dólares. Su servicio de préstamos es rápido y barato.

Otras compañías como Nutmeg, gestionan el patrimonio de las personas a bajo coste, mientras que otras Startups luchan por los pagos y los pagos internacionales.

La consultora McKinsey también piensa que la tecnología acabará con al menos dos tercios de las ganancias que la banca tiene en los créditos minoristas, préstamos para automóviles y tarjetas de crédito, pues los bancos sencillamente no podrán competir con algunas de estas empresas tecnológicas.

Pero no todo está perdido aún.

Los bancos aún tienen posibilidad de centrarse en las necesidades de los clientes y no en "extraer el dinero de los bolsillos de sus clientes".

Según Jenkins, los banqueros deberán abordar algunas cuestiones importantes. En primer lugar, deberán aceptar que vivimos en un mundo discontinuo. Los ejecutivos deberán tomar riesgos significativos aunque calculados, para trabajar en proyectos en los que nadie más esté trabajando

Al igual que en el resto de los sectores, los primeros en espabilar, suelen tener una mejor fortuna. En segundo lugar, no tiene por qué haber una estrategia tecnológica para sobrevivir. Quizás sólo baste con una estrategia que tenga la tecnología en su núcleo. Hay mucha diferencia, según Jenkins.

Y por último, los banqueros deberán pensar de una forma diferente. "En mi experiencia, las personas  suelen volverse reacias a asumir riesgos cuando vienen tiempos de cambio, pero seguir haciendo lo mismo que están haciendo, es la cosa más arriesgada que pueden hacer", dice Jenkins.

Así que... ¿serán los bancos lo suficiente astutos y rápidos como para salir adelante en esta ola de cambios?, y lo más importante, ¿serán los bancos una inversión rentable de largo plazo o deberemos invertir en las nuevas empresas tecnológicas que prometen hacerse con el negocio de los bancos?

Ver: Si Google entrara en el negocio de los restaurantes, ¿cómo serían?







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo