.......... ........ ......... ....... .......

Las claves del éxito para la abundancia, la riqueza y la libertad financiera - Tony Robbins.

4 de noviembre de 2015



¿Se pueden definir los pasos del éxito y de la libertad financiera en únicamente 3 pasos o claves? Es evidente que no, pero si partimos de 3 principios básicos que siempre se repiten en los consejos de aquellas personas que ya lo han logrado, siempre llegaremos a los mismos principios. Una vez claros esos cimientos, luego ya podremos ir añadiendo mucho más.

Puesto que ya hemos hablado largo y tendido de estos temas, en esta ocasión vamos a evitar los conceptos "frugalidad, ahorro, inversión, meta, objetivos y plan". Creo que esos términos, gusten o no gusten, son necesarios y ya están más que claros. En nuestra sección de educación financiera tienes todo el contenido que necesitas para ello.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en las 3 cosas más importantes para Tony Robbins ante la pregunta: ¿cuál es el secreto de la abundancia, la riqueza y la libertad financiera? Esta es la respuesta que dio en una entrevista que le realizó Eric Schurenberg para la revista Inc.

Está claro que Tony Robbins parte de una premisa que debería ser un mandamiento personal para todo el mundo: "El primer paso para tener éxito financiero es saber que puedes tenerlo". Y es que a menudo nos olvidamos de que no existen la mayoría de los límites que nos ponemos. Lo que existen son las limitaciones que nosotros mismos nos ponemos debido a nuestras creencias.

1. Establecer un negocio secundario sin empleados.


Dicho de otra forma, tener una segunda fuente de ingresos. Independientemente de si eres un empresario o un trabajador por cuenta ajena, debes comenzar a trabajar para recibir una segunda fuente de ingresos.

Para lograr esto, podemos hacerlo creando un activo de cualquier tipo. No importa si hablamos de vender por internet o comprar acciones bursátiles que nos generen dividendos. No tienes que ser Warren Buffett para ganar dinero. Únicamente debes comenzar a poner tu dinero a trabajar ahora. Sea cual sea la cantidad de dinero que dispones, comienza ya.

Si no tienes experiencia en la inversión o no tienes mucho dinero, hay diferentes formas más o menos seguras de invertir sin riesgos. Si aún así no te ves capaz, recurre a un fondo de índice de bajo coste, en el que puedes comenzar con pequeñas cantidades de incluso 100€ (pero esto debe ser con mentalidad de largo plazo)

 Simplemente debes saber que mucha gente de carne y hueso lo hace, y tú no eres ni más ni menos que ellos. Un activo puede ser un paquete de acciones o la venta de camisetas por internet, así como vender cursos por internet de aquello que domines, la venta de libros o disponer de patentes.

(Ver: 28 formas de ganar dinero por internet)

Recuerda que la salud de tus finanzas personales está directamente relacionada con la cantidad de ingresos pasivos que recibes cada mes o año, es decir, por los ingresos pasivos que recibes de tus activos.

Tony Robbins, al igual que otros multimillonarios, dice: "No esperes a tener grandes sumas de dinero en efectivo, y comienza a trabajar con lo que tienes".

La mayoría de la gente cree que cuanto más dinero tienen, más facilidad tendrán de encontrar inversiones más rentables, cuando lo cierto es que la historia demuestra que así es como las personas han perdido grandes sumas de dinero. Comienza con lo poco que tienes ahora, y de esa forma podrás desbloquear el poder del interés compuesto, primer pilar del secreto de la riqueza.

Robbins cuenta la historia de un empleado de UPS que nunca ganó más de 14.000 dólares al año, pero se retiró con una fortuna de 70 millones de dólares sin heredar ni un sólo dólar. Fue gracias a que un amigo suyo (concretamente Theodore Johnson) le dijo que iba a coger un 20% de su sueldo cada mes para invertirlo.

Con los años, el interés compuesto dentro de unas buenas decisiones de inversión de riesgo moderado, construyeron esa pequeña o gran fortuna.

2. Agregar valor y ayudar a los que te rodean.

Ningún empresario se ha hecho rico de la noche a la mañana, y cada multimillonario que existe (siempre y cuando hablemos de un rico honrado) ha hecho su fortuna ayudando a los demás. Esto puede sonar muy espiritual, pero lo cierto es que por ayudar entendemos también el vender algo que otra persona necesita; el cubrir una carencia que otra persona tiene. Y eso es ni más ni menos lo que hacen los empresarios: proporcionan algo y ganan dinero con ello.

A menudo he escuchado a gente decir que Tony Robbins es un charlatán que se aprovecha de la gente vendiendo aire y beneficiándose con la venta de libros y venta de entradas para asistir a sus seminarios.

Robbins es una persona que antes de los 29 años había leído más de 700 libros sobre la neurociencia,  la felicidad, la psicología.... No cobra nada barato por enseñar personalmente a controlar las emociones a un presidente de un país o una estrella del deporte -se habla de hasta 6.000 dólares la hora-, pero si una persona de estas características paga esas sumas de dinero por escuchar lo que tiene que decirle, supongo que será porque algo de valor debe transmitir su mensaje.

En mi opinión personal, tras leer sus libros y ver algún seminario, sólo puedo decir que me gusta lo que tiene que decir, y entiendo que el negocio de Robbins radica en ayudar a los demás (literalmente).

En palabras del propio Robbins: "Cuando nació mi primer hijo, sólo estaba haciendo 38.000 dólares al año. Al año siguiente, estaba haciendo más de 1 millón anual. Ese salto en mis ingresos no fue un nuevo conjunto de habilidades que afloró en mí repentinamente. Fue una necesidad psicológica de producir más dinero".

El mentor de Tony Robbins, Jim Rohn, le dio un consejo muy valioso sobre cómo aprovechar su talento y recursos para tener éxito:

"Encuentra tu pasión y encuentra la forma de usarlo para hacer más por los demás que nadie más haga, y agrega valor".

Y lo cierto es que como ya dije en un anterior artículo, Tony Robbins ha sabido darle un giro espectacular a lo que antes se llamaba autoayuda.

La proximidad con la gente también ayuda.

Contaba Robbins que adquirió más riqueza cuando comenzó a pasar más tiempo con los banqueros de inversión. Dice que durante 2 años los tuvo en su círculo de amistades. Aprendió de ellos muchos conceptos de dinero, pero no se hizo más rico por ello, hasta que un día, una de esas relaciones le hizo ganar 400 millones en un día, algo que no podría haber ocurrido si no hubiera estado en proximidad con personas que entendían este sector.

Y es que nadie crece personal y profesionalmente por sí mismo. Todo el mundo necesita ayuda para crecer. Si quieres hacer una determinada cosa -ganar más dinero, iniciar tu propio negocio, o ayudar a los hambrientos- lo harás mucho mejor y con menos tropiezos si estás rodeado de personas más inteligentes que tú en esos temas que necesitas.

De ahí viene la importancia de rodearse de gente válida que aporte algo a tu vida.

"Mi propio crecimiento siempre ha sido un reto constante a mí mismo para estar cerca de la gente que juega el juego de la vida en un nivel superior. Con el fin de permanecer en la cancha con ellos, deberás elevar tu nivel de juego. Será un reto constante para crecer".

Y es que como siempre decimos, en el momento que seas el más inteligente de tu entorno, se acabó tu crecimiento. Por eso, mientras muchas personas se sienten cómodas en reuniones donde pueden hacer alarde de sabiduría siendo los más inteligentes de esa reunión, personalmente yo me siento como pez en el agua cuando me considero el más tonto en una reunión, pues significa que estoy absorbiendo conocimientos de personas más inteligentes que yo, lo cual, lógicamente, me deberá hacer más inteligente.

3. Siempre tener hambre.

No hablamos del hambre de ponerse a dieta. Robbins ya nos explicó que el hambre es el ingrediente más importante para el éxito. Hay que estar hambriento, y jamás perder ese hambre.

"Hambre de crecer, hambre de prosperar, hambre de dar, de contribuir, de ayudar, de crear, de hacer...."

El hambre es más importante que la inteligencia, pues nada detiene a una persona hambrienta.

Robbins reconoce que uno de los consejos que le daría a cualquier persona joven, sería que desarrollara ese hambre, pues es el hambre lo que distingue a una persona que tiene éxito después de fracasar, de otra que que tira la toalla en cuanto pierde su trabajo y no ve ninguna salida viable.

Lo contrario de estar hambriento, es estar saciado. Y por desgracia, el estar completamente saciado, significa que ya no hay cosas que aprender, ni cosas por hacer, se produce la desmotivación y caemos en las famosas cataratas de la vida que el propio Robbins mencionaba.

Tony Robbins es el autor de Poder sin límites y Controle su destino

Ver: Tony Robbins: 5 consejos para crear riqueza tan obvios, que resultan fascinantes.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo