.......... ........ ......... ....... .......

Qué habilidades son realmente importantes para tener éxito en el mundo de los negocios.

21 de diciembre de 2015



Toda habilidad, rasgo o talento es bienvenido cuando hablamos de tener éxito en los negocios, así como podemos sacarle partido a cualquier conocimiento adquirido por muy inservible que pueda parecer en un principio. Pero si debemos elegir entre algunas habilidades o rasgos realmente importantes, debemos dividirlas en dos tipos: las que nos ayudan a avanzar en los negocios, y las que son percibidas por los demás.

Para Tom Mendoza, Vicepresidente de NetApp, las cualidades más importantes son la confianza, lealtad y sinceridad. "A la gente no le importa cuánto sabes, hasta que no saben cuánto te importan ellos". Para Mendoza, debes estar constantemente demostrando que te preocupas por tus clientes y por tus trabajadores. Hoy día, ese es un requisito básico para crear empresas de éxito y que sobrevivan en el tiempo. (Ver: Cómo hacer que los clientes confíen en tu negocio)

1. Fiabilidad.

Nadie compra nada si no se fía de la persona o empresa a la que compra. Hoy día, los clientes deben ver más allá del interés por el único beneficio propio de la empresa. Aunque hablamos de fiabilidad a todos los niveles.

Esta habilidad es una de las más importantes al ser la más ampliamente percibida por las personas. Nos gustan las personas que dicen que harán algo, y lo hacen. Si dices que vas a entregar un producto el miércoles, y lo entregas el viernes, ya has perdido credibilidad y tus plazos de entrega son poco fiables.

Es por eso que desde Amazon suelen decirle a sus colaboradores que no se pillen los dedos con los plazos de entrega. Es preferible decirle a un cliente que tardarás 12 días hábiles en entregarle un producto y que lo reciba en 6 días, a decirle que lo tendrá en 4 días y tardar 6. el plazo de entrega es el mismo, pero la percepción del cliente es completamente distinta.


En otros niveles de la organización a modo interno ocurre exactamente igual. Cuando un jefe de sección pone unos objetivos, más vale que éstos sean realistas, para después superarlos, y no objetivos muy ambiciosos para después quedarte corto, pues está en juego tu credibilidad y la confianza que la empresa ha depositado en ti.

Si te conviertes en una persona confiable, comenzarás a recibir los encargos y proyectos más importantes de aquellas personas que saben que pueden contar contigo. Si fallas a menudo, estarás socavando tu éxito a todos los niveles. La buena noticia es que cualquier persona puede ganar fiabilidad. Es sólo una cuestión de disciplina.

2. Disciplina.

La disciplina es necesaria para todos los ámbitos de la vida. Como hemos dicho en otras ocasiones, quien es disciplinado en su vida personal, lo es en el trabajo. Quien es desordenado en su despacho, lo es en su casa, y quien no es disciplinado en el control de sus emociones negativas en su vida personal, tampoco tendrá ese control en los negocios.

Muchas personas comienzan un negocio desde casa, y como muchos ya saben, al trabajar desde casa, no tienes horarios. Finalmente, algunos tienen éxito y otros terminan fracasando. La diferencia suele estar en lo disciplinado que era cada uno de ellos para, aun no teniendo horario ni jefe, ser disciplinado para cumplir el horario.

3. Aprendizaje rápido.

El mundo de los negocios se mueve muy rápidamente, y hay que continuar aprendiendo. Pero sobre todo, aprender rápidamente de nuestros errores y fracasos, extrayendo rápidamente las lecciones de aquello que nos introdujo en un hoyo.

4. Gestión del tiempo.

Un error que cometen la mayoría de los empresarios es no gestionar correctamente el tiempo. En los negocios funciona perfectamente la teoría del 80/20, y es que el 80 por ciento del tiempo lo dedicamos a las tareas que nos reportan únicamente el 20% del beneficio. Por tanto, probablemente debamos enfocar nuestra energía en el 20% de cosas que nos reportan el 80% de los beneficios.

Si nada más llegar a la empresa nos dedicamos a hacer tareas improductivas, para cuando digamos de hacer aquellas tareas que realmente son importantes, ya estaremos anímicamente agotados.

El día tiene 24 horas para todo el mundo, por lo que la gestión del tiempo es esencial para sacarle el máximo provecho a esas horas de trabajo, pues no por estar más tiempo ocupados, seremos más productivos.

5. Habilidades de comunicación.

Todo líder debe dominar estas 3 habilidades de comunicación que ya explicamos: la auto-comunicación, la comunicación persona-persona, y la comunicación grupal.

No es el mensaje, sino cómo exponemos dicho mensaje. no es lo que se dice, sino cómo se dice. La comunicación es algo inevitable para todo el mundo, y mucho más para un empresario, pues en los negocios nos estamos comunicando constantemente: con nuestros clientes, con nuestros directivos, con nuestros empleados, con nuestros socios, proveedores, ect...

(Ver: 9 cosas que puedes hacer para ser un mejor comunicador)

6. La habilidad de delegar.

Los pequeños empresarios en España están suspensos en la asignatura de delegar. La mayoría siguen pensando que para que su negocio funcione, ellos deben hacerlo todo, y por ese motivo, rara vez consiguen tener algo más que un pequeño negocio.

Los empresarios suelen perder mucho tiempo haciendo tareas que hasta un mono podría hacer, pero suelen ser incapaces de delegar dichas funciones o de externalizar servicios que no son rentables para la empresa.

La incapacidad de delegar correctamente ciertas funciones es lo que hace que el empresario no tenga tiempo para centrarse en la parte más productiva del negocio. Y es lo primero que un empresario debe identificar: ¿Qué funciones son aquellas que inevitablemente debo hacer yo, y cuáles otras podría delegar en otras personas? Ésto nos llevaría a una de las cualidades más subestimadas de los empresarios, que es...

7. La habilidad de contratación.

No debería ser tan difícil captar el mensaje: "Rodéate de lo mejor, y no de lo más barato". Somos testigos de cómo grandes empresarios como Steve Jobs o Richard Branson prefieren dejar una vacante vacía antes de contratar a cualquier persona. Prefieren pagar 3 veces más por alguien bueno antes que contratar a una persona que no da la talla.

Y es que cuando pagas con cacahuetes, lo que acabas contratando son monos. En ocasiones nos preguntamos por qué en Estados Unidos las empresas acaban convirtiéndose en grandes corporaciones en poco tiempo mientras en España no ocurre eso. Son muchas las respuestas a esa pregunta, pero una de las respuestas es que en Estados Unidos no contratan en función de las subvenciones que hay en ese momento para contratar desempleados de larga duración, mayores de 50, o menores de 30. Contratan a lo mejor.

(Ver: La obsesión de Elon Musk por contratar a lo mejor, hizo que le robara un empleado a una tienda de yogures)

8. Inteligencia emocional.

Aunque este concepto parezca nuevo, lo cierto es que hoy día sabemos que probablemente sea el rasgo más distintivo de los empresarios de éxito, pues no hay éxito si no podemos controlar nuestras emociones: nuestra respuesta emocional a un fracaso, a la adversidad, a los enfrentamientos.

Ser capaz de mantener la calma bajo presión es lo que puede definir a una persona con respecto al éxito en los negocios.

Y finalmente podríamos incluir las habilidades en ventas, pues todos somos vendedores de una u otra forma, y toda empresa sobrevive de la venta de algo. Por lo tanto, adquirir habilidades de persuasión e influencia como en técnicas de ventas, puede hacer que tu empresa se dispare como un cohete. Claro que siempre puedes recurrir a nuestra habilidad Nº7 , que sería contratar a alguien muy bueno en ese campo.

Ver: Éstas son las 6 áreas de tu vida que debes dominar para controlar tu destino







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo