.......... ........ ......... ....... .......

Cómo ser más disciplinados trabajando en 3 sencillos hábitos.

26 de agosto de 2016



La procrastinación (dejar las cosas para más tarde) suele ser el ingrediente principal de la mayoría de los fracasos en la vida. Y procrastinar no es otra cosa que carecer de disciplina. No todos somos disciplinados, pero la buena noticia es que todos podemos incluir más disciplina en nuestra vida.

¿Y cómo puede ganar más disciplina una persona que no es disciplinada? Al igual que en otras áreas, esta persona deberá comportarse como si fuera disciplinada hasta que llegue el momento en que de verdad lo sea.

Vivimos en la mayor era de distracciones de la historia, donde lo tenemos muy fácil para distraernos con internet, contestando correos, hablando por Whatsapp e incluso cazando pokemons. Y todas estas distracciones restan minutos u horas de todo aquello productivo que podríamos estar haciendo.

(Ver: 7 cosas que las personas de éxito tienen en común)

Es ahora cuando alguien piensa algo así como "pero no todo va a ser trabajar, ¿no? también habrá que divertirse". Y es cuando yo digo que el sexo es divertido, tomarte algo con tus amigos es divertido, incluso leer un libro y ver una película es divertido, pero hablar constantemente por Whatsapp es una distracción, y dedicar horas a ver vídeos de gatos en Youtube, es una distracción.

No es para nada divertido teniendo en cuenta que diferentes estudios científicos ya han demostrado que los procrastinadores tienen más tendencia a la depresión, pues al final del día y de la semana, saben de forma consciente o inconsciente que han perdido el tiempo, que podrían haber hecho más pero no lo han hecho, que mañana ya se pondrán más en serio, pero mañana harán exactamente igual que cada día de las últimas semanas, meses o años: perder el tiempo. Y eso, lógicamente, deprime, además de que es muy poco atractivo.


(Ver: El efecto akrasía: Por qué no hacemos lo que nos propusimos hacer y cómo solucionarlo.)

Una vez sabemos ésto, ¿cómo podemos ser más disciplinados en el día a día? Vamos a incluir de forma sencilla estos sencillos hábitos.

1. Ésto es lo que voy a hacer a continuación.

Está bien planificar el día y tener una lista de tareas pendientes. La gente disciplinada lo hace. Pero si tú no eres disciplinado, olvida las listas de tareas del tipo "todo esto tengo que hacer en algún momento" y cámbialo por "Ésto es lo que voy a hacer en este mismo momento".

Elige una cosa, una tarea, lo que sea, cierra el navegador de internet, aparta tu teléfono móvil y ponte con ello hasta acabarlo. Trata esa pequeña cosa o tarea como la cosa más importante que debes hacer en tu vida durante los próximos minutos, porque a menudo podría serlo.

Puede ser acabar un proyecto, hacer un curriculum, llamar clientes, hacerte un perfil profesional, etc... lo que sea pero hazlo.

2. ¿Cuál es el paso más pequeño que puedo dar?

Muchas personas, sobre todo las "procrastinadoras expertas", cuando piensan en hacer algo, es como si pensaran en que tienen que comerse a un elefante de golpe. Y no, a un elefante sólo hay una forma de comérselo: bocado a bocado.

No importa lo que sea, evita mirar el proyecto o tarea completa. El ejemplo que siempre solemos usar para estos casos es el del escritor que debe escribir un libro, lo cual, como imaginarás, suele ocupar mucho tiempo y esfuerzo. Pues bien, no mires el libro, y céntrate en escribir sólo un par de páginas en este momento. Con pequeños esfuerzos y página a página el libro estará acabado en algún momento.

Del mismo modo, no te centres en encontrar trabajo, sino en dejar curriculum y hablar con directivos o dueños de empresas. No te centres en cerrar ventas, sino en visitar clientes.

3. ¿Qué me está frenando?

Si has seguido los pasos anteriores y aún así no consigues centrarte en lo que tienes que hacer, la pregunta es obvia: ¿Qué me sigue distrayendo y cómo puedo evitarlo?

Si te has puesto a hacer esa tarea y has comenzado por lo más sencillo (el primer bocado) y aun así encuentras distracciones y resistencias, tenemos un problema y debes acabar con él. Cierra internet, apaga el teléfono durante 30 minutos, pídele a los miembros de tu familia o tus compañeros de trabajo que no te molesten en los próximos minutos. Acaba con toda distracción.

Una vez conseguido ésto, tómatelo como una terapia o ejercicio y hazlo con diferentes tareas a lo largo del día hasta que la dilación vaya desapareciendo mientras das paso a una vida más disciplinada. Con el tiempo lo agradecerás

Ver: 3 Simples pasos para darle solución a cualquier problema y revertir la situación







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo