.......... ........ ......... ....... .......

10 lecciones de vida que las personas aprenden demasiado tarde en la vida. 1ª Parte.

29 de septiembre de 2016



1. Aquello que hoy te está sacando las lágrimas, es lo que mañana te hará feliz.

Ésto le cuesta trabajo entender a muchas personas. Ya sé que a veces suena a filosofía barata, pero si nos vamos al plano de las relaciones sentimentales, el hecho de que hoy te haya dejado una persona de la que estabas enamorado/a, no es el fin del mundo, sino una increíble oportunidad que esa persona te ha dado para que realmente encuentres otra persona que te corresponda.

Grandes empresas se han creado gracias a que un día su fundador fue despedido de una empresa. Hoy se alegra de que le despidieran. Grandes amores se han encontrado gracias a que esa persona fue dejada por otra persona. Entiende lo más pronto posible que gran parte de las "desgracias" son bendiciones disfrazadas. Sólo de esta forma entenderás que hay pérdidas que son ganancias.

2. El bien y el mal son verdades subjetivas.

Lo que es correcto es correcto, aunque nadie más lo esté haciendo. Lo que está mal, está mal, aunque mucha gente lo esté haciendo. Todo lo que creemos saber de la vida puede cambiar de un momento a otro al igual que nuestra percepción.


Por ejemplo, queda claro que no es correcto matar, pero si alguien atenta de forma inminente contra la vida de una persona a la que amamos, y la única forma de impedirlo es quitarle la vida a esa persona, lo más probable es que acabáramos con la vida de esa persona, es decir, haríamos lo correcto a pesar de que matar no es correcto.

En principio, no somos caníbales, y comerse a un compañero de viaje no estaría dentro de nuestros esquemas y valores, pero para sobrevivir, podríamos terminar haciendo aquello que antes odiábamos. Que se lo pregunten a 16 personas que sobrevivieron al accidente de avión del 13 de octubre de 1972 en la Cordillera de los Andes, alimentándose de carne humana. Concretamente, alimentándose de sus propios compañeros.

3. Jugarse la salud física y mental para perseguir la riqueza es un mal negocio.

Coge a cien personas que en estos momentos estén luchando para superar un cáncer. Observarás que ninguna de ellas está preocupada en estos momentos por perseguir la riqueza. Están luchando por mantener su activo más importante: la salud y la vida.

Cuida tu cuerpo y la alimentación. Cuida tu cerebro. De nada sirve vivir si la vida que llevas no te hace feliz. Si dedicas mucho tiempo a algo que no te gusta, plantéate cambiar de vida antes de que sea más difícil cambiar. Como dice Bill Gates: "No somos árboles. Así que si no te gusta lo que haces y donde estás ahora mismo, muévete".

4. Pero el dinero sí importa.

Una cosa no quita la otra. Necesitarás hacer dinero. Y efectivamente, la riqueza no te hará más feliz, pero la libertad financiera sí. Menos preocupaciones y más independencia. Quizá no más felicidad, pero sí menos problemas que acarrea la falta de dinero y que te pueden traer infelicidad.

5. La gente muere, la gente se aleja, la gente falla, la gente es gente.

La gran mayoría de las personas que conoces, algún día no estarán. No importa lo mucho que te aferres a otras personas. Algunas morirán, otras te abandonarán a pesar de que quieres que permanezcan a tu lado. Del mismo modo, nosotros también salimos de la vida de otras personas. Así es el ciclo de la vida. Todos somos gente. Y por lo tanto, es inútil estresarnos pensando en el futuro. Sólo importa lo que hacemos aquí y ahora, en este preciso momento.

6. La acción es el mejor antídoto contra el miedo.

Hay quien piensa que la gente valiente es aquella que no tiene miedo, pero eso no es correcto. La persona valiente también tiene miedo, pero actúa a pesar del miedo. El cobarde, en ocasiones, queda paralizado por el miedo. Por lo tanto, si tienes pensado hacer algo, hazlo. Y si tienes miedo, hazlo a pesar del miedo. Los miedos van desapareciendo a medida que nos enfrentamos a ellos. Van aumentando, a medida que les damos la espalda.

7. El tiempo es el recurso más valioso.

Lo bueno del "factor tiempo" es que todos tenemos el mismo tiempo. Nadie puede sacar una ventaja competitiva de ésto, pues el día tiene 24 horas para todos. Una cosa que debes saber del tiempo y que mucha gente olvida, es que éste no se detiene, siempre avanza, no da reembolsos ni segundas oportunidades para el tiempo que ya se ha ido. 

El cómo lo gastes, es cosa tuya. Hay personas que pierden el tiempo mientras otras lo aprovechan. Comienza a analizar cómo gastas las horas del día, y sobretodo, presta atención a cuántas horas diarias pierdes en Whatsapp y Facebook.

8. Piensa antes de actuar. No seas idiota.

Hay personas que han debido leer libros extraños o ver películas donde el mensaje es "piensa con el corazón". Os voy a contar un secreto: no existe eso de pensar con el corazón. Se piensa con la cabeza, que es la que te meterá en problemas o la que tomará buenas decisiones.

Ya sé que está de moda eso de "déjame que falle, pues de los errores se aprende", pero como siempre digo, tomar una decisión sabiendo que te estás equivocando, no es de valientes, sino de gilipollas. Hay pequeñas decisiones que te pueden traer severas consecuencias.

Ejemplos: Un tipo está en un Pub con su pareja, y el borracho de turno se está metiendo con ellos. En principio, tiene dos salidas:
  • 1. Irse de allí.
  • 2. Enfrentarse al borracho.
Si pensamos con la cabeza, a este tipo de elementos yo les llamo "busca-ruinas", pues ya sabes que llegado el momento del enfrentamiento puedes acabar o en el hospital o en la comisaría de policía.

Pero a menudo te dejas llevar por el orgullo: "nadie me falta el respeto a mí y a mi pareja". Te "enzarzas" con el borracho, un mal golpe, una mala caída, y perderás años de tu vida en la cárcel o pasándole una pensión mensual.

Una chica de 17 años comienza una relación con un "perla". No hace caso a todo el mundo que le está diciendo que ese "perla" es problemático. Ella piensa con el corazón. Se queda embarazada de él y se introduce en una espiral de maltratos de la que le cuesta trabajo salir. Y aunque salga, cargará con el perla toda la vida al ser el padre de su hijo.

Son pequeñas decisiones que te pueden perjudicar de por vida. Por cierto, ambos ejemplos son casos reales de personas conocidas. Piensa siempre las consecuencias de tus actos. Te llamarán frío por no pensar con el corazón, pero es lo más inteligente.

9. Hablemos del alcohol.

Si Al Capone levantara la cabeza y descubriera que aquello por lo que un día se le persiguió hoy día forma parte de nuestra rutina diaria, y se vende de forma legal en los establecimientos, creo que se quedaría alucinado.

Cuando publicamos cuáles eran las drogas más peligrosas y perjudiciales, el alcohol se llevaba la palma de la mano con absoluta diferencia, por delante de la heroína, la cocaína y las anfetaminas.

El alcohol afecta nuestro juicio. Produce daños neuronales irreversibles y daña nuestra capacidad cognitiva. Y nadie está advirtiendo a nuestros jóvenes de muchos de los peligros reales del alcohol, hasta el punto de que todo indica que nuestros jóvenes ya tienen una seria dependencia al alcohol. Estamos creando una sociedad alcoholizada.

A menudo, los estudios científicos que hablan de los beneficios del vino y la cerveza, están extremadamente manipulados. Cuando se dice que el vino tinto es anticancerígeno, es cierto, pero también es mentira. La propiedad que buscamos del vino tinto es el resveratrol, sustancia que se encuentra en la uva (mayor cantidad en la uva negra). Es decir, es anticancerígeno el zumo de uva, y no el vino.

Haz la prueba: No consumas nada de alcohol durante tres meses, ni siquiera una cerveza con la comida. Si no eres capaz de conseguirlo, esa es la voz de alarma. La mayoría no lo intentarán pensando que como saben que podrían hacerlo, ni lo van a intentar. Y esa es la misma excusa de un drogodependiente.

10. Las cadenas de los malos hábitos.

La cadena de los malos hábitos es muy fina como para darse cuenta del peligro, pero con el tiempo se hace demasiado gruesa como para cortarla.

Dicho de otro modo, vamos adquiriendo malos hábitos sin darnos cuenta, y cuando nos damos cuenta, queremos cortar esos malos hábitos, pero ya nos cuesta trabajo hacerlo. Por suerte, acabar con los malos hábitos podría ser difícil pero no es imposible, simplemente hay que saber cómo atacar el problema de forma inteligente. A menudo es una cuestión de mentalidad, y no hay que buscar el acabar con el mal hábito, sino el sustituirlo por otro. Ver: ¿Quieres acabar con los malos hábitos? 6 motivos por los que puedes fracasar en el intento.

Para no hacer demasiado extenso este artículo, haremos una segunda parte. Puedes suscribirte por correo (gratis) para no perderte nuestras publicaciones haciendo click aquí.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo