.......... ........ ......... ....... .......

4 preguntas que debes responderte antes de continuar. Simplifica tu vida.

7 de septiembre de 2016



Es sano detenernos cada cierto tiempo para reflexionar sobre nuestra vida o carrera, algo que no hacemos por la supuesta falta de tiempo o por nuestro estresante nivel de vida. Y cuanto más estresante sea tu vida, más necesario se hace el pararnos un poco para respondernos algunas preguntas que nos ayudarán a seguir adelante, y probablemente de una forma más consecuente.

La idea es simplificar nuestra vida o, más bien, nuestro camino en la vida para asegurarnos que estamos en el camino correcto, con las personas correctas, con la mentalidad correcta y sobre todo, con las ideas claras, porque recuerda que de nada sirve correr si no sabes hacia dónde vas. Estas serían algunas de las preguntas que debemos ser capaz de respondernos y poner en práctica las respuestas que saquemos de ellas. Tómate 20 ó 30 minutos y quizás merezca la pena.


1. ¿Por qué te estás esforzando en esta etapa de tu vida?


Por desgracia, muchas personas no se están esforzando en nada y están dejando pasar el tiempo entre lamentos esperando una especie de milagro que nunca llegará. En ese caso, espabila.

El resto deben identificar el motivo del esfuerzo que hacen cada día. ¿Estás luchando por tener más éxito, por ganar más dinero, por ascender en el trabajo, por un nuevo proyecto, por la independencia financiera, por la compra de una casa....?

Si cada mañana te levantas temprano y llegas agotado de trabajar a casa, no siempre eres consciente de la meta que quieres lograr con ello. Algunas personas únicamente lo hacen porque es lo que toca, y no necesariamente llevan la vida que deseaban llevar, pero se han acostumbrado a esa rutina de trabajo.

Irónicamente, otras personas siguen estresándose por otros objetivos descuidando lo que ya tienen. Siguen pensando que hasta que no alcancen ese objetivo, no podrán ser felices, cuando ya tienen todo para ser felices.  Por ejemplo, algunos padres trabajan 16 horas al día, y lo hacen porque no quieren que a sus hijos les falte de nada, pero en ocasiones, a sus hijos ya les está faltando un padre, lo cual, en algunos casos, es más importante que el objetivo que quieren cumplir.

Así que analiza cuidadosamente por qué te estás esforzando, y cuales son tus objetivos prioritarios.

2. ¿A qué estás aferrado?

Todos nos aferramos a algo en la vida, desde tradiciones culturales hasta asistir a fiestas de personas que ni siquiera nos caen bien, distracciones en internet, círculos de amistades que nos hacen más mal que bien, así como una relación sentimental tóxica. Malos hábitos, costumbres de dudosa eficacia e incluso creencias que deberíamos enfrentar.

Ciertas cosas o personas a las que nos aferramos pueden causarnos episodios de estrés o ansiedad, e incluso pueden dañar nuestra falta de voluntad para realizar otras tareas o luchar por nuestros objetivos.

Dedica unos minutos a analizar a qué estás aferrado y qué sería más sano dejar de lado.

(Ver: Cómo ser más disciplinados trabajando en tres sencillos hábitos)

3. ¿A qué puedes limitarte?

Un viejo dicho dice que "quien mucho abarca, poco aprieta".

Supongamos que tienes 40 cosas en un plato. ¿Realmente podrías comer de esas 40 cosas?¿Disfrutarías de esas cuarenta cosas? Incluso cuanto más tenemos donde elegir, más trabajo nos cuesta decidirnos por algo en concreto. Se trata de simplificar.

El consejo de Warren Buffett para ello es escribir 25 cosas que quieres lograr en tu vida. Luego elegir los cinco más importantes, tachar los otros 20 y no volver a pensar en ellos. Al menos no hasta haber alcanzado los cinco objetivos prioritarios.

Hagamos eso con todo. No podemos contentar a todo el mundo, así que elige bien a unas pocas personas a las que quieras tener contento. No intentes aprender 10 cosas a la vez. Aprende perfectamente una y hazte un experto en ello.

Si simplificamos ésto, aprenderemos a disfrutar mucho más, pues limitaremos las tareas que debemos hacer cada día, el número de reuniones necesarias, el número de fiestas, e incluso el número de amigos de Facebook. Recuerda que por regla general, menos es más, si lo poco tiene más calidad y le podemos dedicar nuestra atención plena.

Haz esta elección ahora y tendrás una vida más plena y más libre de estrés.

4. ¿Con quién quieres pasar más tiempo y qué puedes dejar ir?

Amigos y seres queridos es la mejor inversión de tiempo que podemos hacer, aunque claro, no todos los amigos son válidos ni podemos decir Sí a todas las propuestas de los amigos.

Como otras veces hemos dicho: "somos la media de las cinco personas con las que más tiempo pasamos". Así que elige cinco personas a las que le vas a dedicar la mayor parte de tu tiempo. Piensa qué personas serán esas, y ahora busca la forma de priorizarlas de modo que limites todo lo demás. No importa si son cinco o son tres personas. No las descuides y pon citas semanales con ellas en tu calendario para que nunca puedas decir que no quedas con ellas por falta de tiempo.

Del mismo modo piensa en qué te aportan ciertas personas. Y sobre todo, no dediques tu tiempo a aquellas personas que no quieren dedicarte tiempo, tanto si hablamos de amigos como pareja.

Estamos tratando de simplificar nuestra vida de forma que nos quedaremos con lo que merece la pena y desecharemos aquello que no merece la pena.

A modo profesional, deberemos hacer lo mismo.

Ver: La importancia de las personas de las que te rodeas como nunca te lo han explicado







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo