.......... ........ ......... ....... .......

Pasión Vs Rentabilidad en los negocios

13 de octubre de 2016



Sigue tu pasión en los negocios, pero si tu pasión no resulta rentable como negocio, esa pasión, ese sueño, no tardará en convertirse en una pesadilla.

No es la primera vez que hablamos del tema de seguir tu pasión, e incluso dimos 5 consejos para convertir tu pasión en un negocio. Pero... ¿qué hay de la rentabilidad?¿Qué hay de oculto en esas historias de personas que dejan unos salarios de 6 cifras para perseguir sus sueños y consiguen ser felices?

En el libro "How to Be a Financial Grownup", su autora, Bobbi Rebell, hace mención a la historia de un hombre apasionado de la pesca:

"Desde sexto grado tenía planeado iniciar mi propio negocio de fabricación de anzuelos de pesca personalizados. Fue antes de la existencia de Amazon, Ebay o cualquier plataforma de venta online. Investigué todos los costos para mi pequeña empresa, el coste de los anuncios clasificados donde debería anunciarme para vender y la inversión en publicidad. 
Finalmente, me di cuenta de que los costes para el inicio de mi empresa y el número de anzuelos que debería vender para recuperar mi inversión en el negocio, era demasiado alto. En lugar de eso, me convertí en un árbitro de fútbol para hacer dinero".


Está claro que hoy día, promocionar y vender un producto para amantes de la pesca requiere mucha menos inversión, y puedes llegar a un público más amplio en menor tiempo. Claro que igual de fácil lo tiene tu competencia. Quizás no sería un negocio rentable hoy en día tampoco a no ser que sea un producto complementario a otros muchos productos de nuestra empresa.

La lección que deja este hombre de negocios es que las empresas más increíbles suelen ser iniciadas por emprendedores que persiguen sin descanso su pasión, pero para que funcione la pasión, se necesita un ambicioso plan de negocios que en ocasiones nos dice que debemos dejar a un lado esa pasión.

Cuando vimos cuál era el negocio perfecto para nosotros, dábamos unas sencillas directrices: 
  • 1. Hacer aquello que amas.
  • 2. Ser bueno en lo que haces. 
  • 3. Que lo necesite la gente.
  • 4. Y que te paguen por ello.
Por desgracia, el mercado no siempre te va a pagar por aquello que consideras tu pasión, tu habilidad o afición. Sencillamente, podría no ser la carrera, trabajo o negocio que te ayude a cumplir tus objetivos, pues si inicias una empresa y no logras el éxito financiero (o estabilidad financiera) sencillamente tendrías un hobby demasiado caro.

En una ocasión puse un ejemplo: Si tu pasión es la moda, no es lo mismo ser un/a diseñador/a de éxito, el dueño de Inditex o una dependienta de Zara.

Ser dependienta de Zara es más fácil que ser Amancio Ortega y crear el grupo Inditex, pero Amancio Ortega tiene más libertad financiera que la dependienta de Zara. Estoy seguro de que la pasión de Amancio ortega, en sus inicios fueron la moda y los diseños, pero ya hace mucho tiempo que él no se dedica a su pasión, sino a los negocios.

El mito

Muchas personas se sienten inspiradas por esas historias en las que un millonario de Wall Street deja su millonario sueldo en un banco de inversión para perseguir su pasión y fabricar bizcochos en casa o dedicarse a su propio huerto ecológico en el jardín de su casa (de 10.000 metros cuadrados, por cierto).

El mensaje está claro. No necesitas tanto dinero, ni una vida cargada de estrés. Eres más feliz dedicándote a tu pasión. "Y un huevo de pato". Puede que esa persona dedicara 10 ó 20 años a un estresante trabajo de mierda en Wall Street de tan solo 3 millones anuales. Sería un trabajo de mierda, pero lucrativo. Y probablemente, para esa persona, las finanzas fueran un día su pasión y por ello acabó en Wall Street.

El caso es que esa persona va a plantar tomates y hortalizas en su jardín, o iniciar una pequeña empresa de fabricación de cerveza artesanal o bizcochos caseros en casa, porque hizo un colchón financiero en aquel estresante y lucrativo trabajo.

Esa persona tiene los recursos, la educación, el entendimiento en el mundo de los negocios, e incluso los contactos en caso de necesitar financiación.

Lección de negocios: A veces, hay que tener un trabajo de mierda pero lucrativo, para así poder pagar el precio de dedicarte a tu pasión.

No obstante, si deja ese trabajo para ganar en nivel de vida y evitar el estrés, lo cierto es que en el momento que comience su pequeña empresa de fabricación de bizcochos, lo más probable es que se haya introducido nuevamente en un trabajo de 7 días a la semana.

Finalmente, esa pequeña empresa, esa pasión, ni va a ser menos estresante, y desde luego, durante algún tiempo, tampoco rentable.

¿Dónde está la clave entonces?

Finalmente, y esto es una opinión personal, creo que cuando hablamos de la pasión, hay que simplificar el mensaje. Aquí la cuestión es si tu pasión son los negocios o no. Tanto si tu pasión es la moda, como si es construir casas, como si es fabricar bizcochos en casa, en el momento que te plantees hacer de esa pasión un negocio, atravesarás los mismos trámites y tendrás los mismos problemas que el resto.

Iniciar un negocio hará que al principio te dediques a cualquier cosa excepto a tu pasión (gestiones, trámites, nóminas, etc..), y si, con una poca de suerte, tu empresa tiene mucho éxito, tu pasión pasará a ser la gestión del éxito de tu empresa y crecimiento del negocio, y no a hornear personalmente los bizcochos.

En último término, si tu pasión no es rentable, pasa a ser automáticamente una afición que deberás hacer fuera de tu horario laboral. Si, por el contrario, tu pasión acaba siendo rentable, no tardarás en dedicarte a otras cosas que nada tienen que ver con tu pasión. Si tu pasión son los negocios, en cambio, vendas casas, coches, o calcetines, disfrutarás haciendo negocios.

Ver: Cómo hacer 1 millón al año en los negocios, según algunas personas que lo han conseguido







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo