11 Reglas en las finanzas personales - Educación Financiera.

27 de febrero de 2017



De temas de educación financiera hemos escrito muchos y variados, por lo que cada cierto tiempo, me gusta condensar la información con las ideas clave y a modo de recordatorio de los conceptos básicos en finanzas personales. Es decir, los conceptos que realmente importan y que nunca hay que olvidar.

1. Un sueldo más alto no te garantiza más "riqueza" que un sueldo más bajo.

El dinero que ganas, por sí solo, no ayuda a construir riqueza o lograr la libertad financiera. Lo que importa es el dinero que te queda de ese sueldo o ingresos a final de mes. Parece obvio, pero muchas personas olvidan esta simple regla.

Lo único que importa en realidad es cuánto dinero logras ahorrar de tus ingresos. Y para ello, únicamente tenemos varios caminos: ahorrar más, gastar menos o ganar más dinero.


Como siempre digo, si te dan a elegir entre la posibilidad de ganar más dinero y ahorrar más dinero, elige siempre la opción de ganar más dinero.

2. Todo comienza con el ahorro.

Cuando hablamos de los 4 pilares fundamentales de la creación de riqueza, teníamos:

  • El dinero que ganas.
  • El dinero que ahorras.
  • El interés que consigues por tu dinero.
  • El tiempo.
Los tres primeros pilares son alterables si añadimos más en un pilar u otro. Me explico. Si ganas más dinero, no deberás centrarte tanto en buscar la forma de ahorrar más dinero. Si llevas un estilo de vida frugal, puedes ahorrar más que otra persona aun ganando menos dinero. En finanzas personales, el dinero que ahorras debe estar destinado a un único fin: la inversión. Si logras sacar más rentabilidad por tu dinero gracias a tus habilidades de inversión, ganando menos y ahorrando menos, pero invirtiendo mejor, también puedes llegar a la meta.

En cualquier caso, el tiempo es el activo más valioso para la creación de riqueza. Así que cuanto antes comiences a invertir, mucho mejor, ya que así vamos poniendo a trabajar la magia del interés compuesto.

Pero todo comienza con el ahorro. Si no ahorras nada, no puedes destinar dinero a la inversión. Así que céntrate en aumentar la cantidad de dinero que te queda libre a final de mes con la idea de invertirlo.

3. Evita las deudas tempranas y las deudas de tarjetas de crédito como la peste.

No es nada nuevo este consejo. Si adquieres siendo joven una hipoteca que se lleve más del 30% de tus ingresos, habrás puesto en tu contra la probabilidad de lograr la libertad financiera. No obstante, en estos momentos, debido a los bajos precios de la vivienda, en un momento dado, podría ser más rentable comprar que alquilar, siempre y cuando adquieras una propiedad como inversión , con la idea de obtener una rentabilidad con ella más adelante. Hablaremos más detenidamente de este punto.

Con respecto a las tarjetas de crédito, son probablemente las peores enemigas en la creación de riqueza, pues nos generan un interés en nuestra contra muy superior a la media de rentabilidad que podemos lograr en una inversión de renta variable. Por eso, si tienes deudas de tarjetas de crédito, la mejor inversión que puedes hacer es quitarte esa deuda. Si logras quitarte un 15% de interés en tu contra, es como lograr un 15% de rentabilidad a tu favor. Recuerda: "Dinero no gastado tiene el mismo valor que dinero ganado".

4. No vivas dentro de tus posibilidades, vive por debajo de tus posibilidades.

Debes comenzar a distinguir entre deseo y/o necesidad. Tener un coche es una necesidad (en la mayoría de los casos). Comprar un coche de 35.000€, probablemente sea un deseo. 

La mayoría de los grandes gastos que hacemos, suelen ser deseos, en muchos casos, con la idea de aparentar. Esos deseos y esas ganas de aparentar, perjudican seriamente la salud real de nuestras finanzas. 

hay dos tipos de personas: el que intenta aparentar riqueza, y el que posee riqueza. Por regla general, el que posee riqueza es debido a que no gastó dinero en intentar aparentarla.

Así que permanece siempre por debajo de tu capacidad para generar ingresos.

5. ¿Adónde va el dinero que gastamos?

Si deseas hacerte con el control de tus finanzas personales, debes entender y analizar tus hábitos de consumo.

Hay pequeñas fugas de dinero que parecen insignificantes cada mes, pero a final de año, suman un dinero muy valioso que podríamos usar para invertir. En otros casos, personas que llevan en su día a día, un estilo de vida frugal, suelen cometer tres grandes gastos que arruinan todo el esfuerzo de ahorro, como pueden ser unas vacaciones o un viaje costoso.

En cualquier caso y dentro de lo posible, intenta saber con exactitud dónde gastamos dinero cada mes, y analiza en qué se puede recortar el gasto.

La mayoría de los expertos en educación financiera, hablan de recortes en pequeños gastos como puede ser el tomarse un café en el trabajo, pero probablemente sean esos placeres los que deberíamos mantener, y poner nuestra atención en los grandes gastos, como pueden ser aparatos tecnológicos, coches o lujosas casas.

6. Automatiza todo lo que se pueda automatizar.

La mejor forma de ahorrar más y hacer tu vida más fácil, evitando incluso cargos por pagos atrasados, es automatizarlo todo. Si no eres disciplinado para el ahorro, hazte un plan de ahorro en e que cada mes, automáticamente se descuente de tus ingresos una cantidad fija de dinero al mes.

7. Aumenta cada año o bien tu tasa de ahorro o bien el dinero que ganas.

Cuando hablamos de finanzas personales, debemos pensar como los gestores de un negocio. Un negocio debe estar creciendo continuamente. Si se estanca en beneficios, por regla general, lo siguiente es que comienza a caer y caer.

Aumenta cada año el dinero que ahorras. Para ello, en muchos casos, deberás buscar formas alternativas de crear ingresos, es decir, ir creando activos. En este video, daba algunas ideas para hacer dinero en internet por si te lo perdiste.

Aprovecho para recordarte que te suscribas al canal donde hablaremos de éstos y otros temas.



8. Los amigos también pueden ser perjudiciales en materia de finanzas.

Nuestro entorno influye en todas las áreas que hablemos, pues podemos ser contagiados con facilidad. Lo mismo ocurre con el tema de las finanzas personales. Si tienes amigos derrochadores e intentas seguirles el ritmo, tus finanzas podrían resultar dañadas.

9. Lee y aprende sobre finanzas personales, inversión, etc..

Muchas personas dicen que como no tienen dinero, para qué van a aprender sobre finanzas personales. Ahí tienes la respuesta de por qué no tienen dinero. Y lo más irónico, aunque en algún momento lo tuvieran, lo perderían, porque como reza el dicho: "un tonto y su dinero no están demasiado tiempo juntos".

La educación financiera tiene mucho más que ver con la psicología y los hábitos que con el dinero. La mayoría de los grandes derrochadores lo son porque en su interior no son felices, y quieren comprar la felicidad comprando cosas. Cultiva tu mente en todos los sentidos, y cultívala también en materia de finanzas.

Como la mayoría de las personas suelen tener el "gusanillo" de la bolsa, en este otro vídeo hacía una introducción a algunas cosas a tener en cuenta cuando hablamos de invertir en bolsa.




10. Es cierto, el dinero no da la felicidad.

El dinero no da la felicidad, pero la libertad financiera sí. La riqueza puede tener muchos significados, pero la libertad financiera podríamos definirla de la siguiente forma:

"Que el dinero que recibimos sin necesidad de trabajarlo pueda cubrir nuestro estilo de vida hasta el fin de nuestros días, y que trabajar sea una opción, y no una obligación para poder sobrevivir"

Por lo tanto, la libertad financiera la podemos conseguir con diferentes activos o diversificando varios activos. Activos son un negocio, propiedades de alquiler, acciones, etc...

El camino no será fácil, pues para poder ganar dinero mientras duermes, vas a tener primero que dormir algo menos para ganar más dinero. Debemos hacer este proceso algo divertido de principio a fin.

11. Pensar siempre en el largo plazo.

Uno de los mayores peligros que comete nuestro cerebro es decantarse por el placer inmediato, rechazando así el placer en el largo plazo. Y me explico.

Hoy es más fácil quedarse acostado hasta las doce del medio día, en lugar de madrugar. Es más fácil irse hoy de fiesta en lugar de trabajar algo más. Es más fácil hacer lo que todos hacen. 

Pero son los sacrificios que hagamos hoy los que mañana nos darán una vida más placentera, mientras la gran mayoría, habrán recibido placer inmediato hoy, y el resto de su futuro lo pasarán haciendo sacrificios.








Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo