40 Duras lecciones de la vida que necesitas escuchar aunque no quieras escucharlas.

25 de octubre de 2017



¿Cuánto tiempo estamos perdiendo realmente en la vida por no ser capaces de simplificar lo básico?¿Cuántas preocupaciones innecesarias?¿Cuántas alegrías a medias? Lo cierto es que la vida no viene con manual de instrucciones, y vamos aprendiendo por el camino, aunque no siempre tenemos la suerte de aprender al no rodearnos de personas que sean capaces de enseñarnos.

No hay atajo más rápido para adquirir verdaderas lecciones de vida que escucharlas de aquellos que están a punto de perder su vida o que ya han consumido 80 años de vida. Sin duda, esas personas tienen mucho que enseñarnos para poder aprender a vivir una vida plena. (Ver: 20 lecciones de vida escritas por un hombre de 99 años)

Y en este caso es Marc Chernoff el que se ha encargado de recopilar ciertas lecciones de vida en el décimo aniversario de la muerte de un amigo suyo, el cual reconoció que si hubiera escuchado algunas de estas cosas y las hubiera puesto en práctica mucho antes, no habría perdido tantos años en dramas y preocupaciones innecesarias. Su amigo reconocía que en los últimos años había avanzado más y había vivido con más plenitud que en toda su vida.

Nadie dijo que la vida sería fácil. De hecho, puede ser muy dura, ¿pero seguro que es tan complicada como muchas personas creen? Seguro que no, sólo hay que centrarse en lo que importa.


Y estas son 40 duras lecciones de vida que deberías repasar a menudo y convertir estos puntos en una especie de mandamientos o filosofía de vida.

1. Cuando escuchas sólo lo que quieres escuchar, realmente no estás escuchando. Escucha también lo que no quieres escuchar. Así es como se crece como persona.

2. Fantasear sobre otros tiempos y lugares puede ser peligroso. No te apegues demasiado al pasado, o sueñes tan fervientemente con el futuro hasta el punto de perder el valor real y la belleza del aquí y ahora. No vivas vidas paralelas en tu cabeza. No te pierdas la vida real.


3. A menudo pierdes el tiempo esperando que aparezca el camino ideal. Pero ésto nunca llega, porque olvidas que los caminos se construyen caminando, y no esperando.

4. Nunca te sentirás tan seguro como te gustaría sentirte. Deja de creer que deberías sentirte más seguro antes de dar el siguiente paso. Dar el siguiente paso, precisamente es lo que construye tu confianza.
5. Las distracciones obtendrán lo mejor de ti si las dejas. Estudia tus rutinas, descubre adónde va tu tiempo y elimina las distracciones. Te convertirás en un verdadero maestro de tu vida cuando aprendas a dominar tu enfoque y a a dirigir tu atención.

(Ver: 8 Inspiradoras lecciones de vida de Maya Angelou)

6. Hay una gran diferencia entre la fatiga vacía y el agotamiento gratificante. Debes conocer la diferencia. La vida es demasiado corta. Invierte en actividades y relaciones que te interesan profundamente. Valora a qué le das tu energía. Enfócate en lo que importa y deja ir lo que no importa.

7. El descuido de uno mismo es muy común. Date cuenta de ésto. Tus necesidades importan. No las ignores. A veces debes hacer lo mejor para ti y tu vida, y no sólo lo que es mejor para los demás. No hay absolutamente nada egoísta en el cuidado de uno mismo y el amor propio. No podemos dar lo que no tenemos. Enriquece tu vida y de esta forma podrás dar vida a los demás.

8. No te das suficiente crédito a veces. ¿Recuerdas esa vez que pensaste que no podría pasar? Pasó, lo hiciste y lo harás de nuevo. Aprecia lo lejos que has llegado. Has pasado por mucho, pero también has crecido mucho. Reconoce tu capacidad de recuperación.

9. Tu respuesta siempre es más poderosa que tu circunstancia. Una pequeña parte de tu vida se decide por circunstancias completamente incontrolables, mientras que la gran mayoría de tu vida se decide por tus respuestas. El lugar donde finalmente terminas depende en gran medida de cómo juegas las cartas que te han dado.

10. Todo se vuelve un poco incómodo cuando es hora de cambiar. Es sólo una parte del proceso de crecimiento. las cosas se pondrán mejor. Sé paciente.

11. La paciencia no se trata de esperar. La paciencia es la capacidad de mantener una actitud positiva centrada mientras trabajas duro para avanzar en tu vida.

12. Nuevos y buenos hábitos no se forman de la noche a la mañana.  Dicen que se tardan unos 60 días para formar un hábito. Así que durante las próximas semanas mira el lado positivo de tu vida y reconectarás tu cerebro. Luego aplica este mismo principio a otras áreas de tu vida.

13. La fuerza mental es increíblemente importante y se pasa por alto fácilmente. Ve a ambientes que expanden tu mente. Pasa tiempo con personas que realmente te inspiren. Lee libros. Aprende. Crece. Mejora. Tu vida es tu elección.

14. Los viejos patrones son difíciles de romper. Ten cuidado. Actúa consciente y consistentemente. No vuelvas a caer en tus viejos patrones. Los hábitos y comportamientos tóxicos siempre intentan colarse cuando estás mejor. Mantente enfocado.

15. A veces es mejor dejarlo ir sin un cierre. Las acciones y comportamientos dicen mucho, y hay situaciones que simplemente debemos dejarlas ir sin esperar, sin aclarar nada, simplemente saliendo de ahí y olvidándose del asunto.

(Ver: 17 lecciones de vida para aprender a los 20 años)

16. Si siempre juegas como víctima, siempre serás tratado como tal. La vida no es justa pero no puedes permitirte dejar que el pasado defina tu futuro. Intenta tomar la vida día a día y agradece las pequeñas cosas. No te quedes atrapado en aquello que no puedes controlar.

17. La vida no siempre te da las circunstancias que deseas. La vida te da las circunstancias que necesitas... para aprender, crecer, enamorarse...

18. Cuando realmente prestas atención, todos y todo es tu maestro. Tómate el tiempo necesario para escuchar y observar. Tómate tiempo para aprender algo nuevo y aprender todo lo que puedas de los demás.

19. Nadie gana al ajedrez sólo avanzando. A veces tienes que retroceder para ponerte en posición de ganar. Esta es una metáfora perfecta para la vida.

20. Los desafíos más difíciles te enseñarán las mejores lecciones. En cada situación difícil hay una oportunidad para comprenderse más profundamente y también para mejorar tu vida.

21. La gran mayoría de tu estrés es autoinfligido. Y el arma más poderosa que tienes contra el estrés es tu capacidad de elegir un pensamiento sobre otro. Aprende a manejar tus pensamientos antes de que tus pensamientos de manejen a ti.

22. Tu mente siempre producirá pensamientos negativos. Entonces, el objetivo no es deshacerse de todos tus pensamientos negativos. Es es imposible. El objetivo es cambiar tu respuesta hacia ellos. De hecho, la señal más fuerte de crecimiento interno es darte cuenta de que ya no estás preocupado, estresado o dolido por las cosas que antes solían drenarte.

(Ver: 8 Lecciones de vida de Warren Buffett)

23. La calma es una superpotencia . La capacidad de no reaccionar de forma exagerada a tomar las cosas de forma personal mantiene la mente despejada y el corazón en paz. Una vez que comienzas a valorar tu paz interior sobre tu necesidad de reaccionar y estar en lo correcto, comenzarás a experimentar más paz interior y felicidad.

24. Estás aferrado a cosas que te detienen. Cuando las cosas no estén sumando en tu vida, comenzarán a restar. La vida se vuelve mucho más simple cuando despejas el desorden que la hace complicada. No todo lo que pierdes en la vida es una pérdida.

25. "Ocupado" es sólo una excusa. En un mundo con tanto ruido y desorden, debes hacer espacio para escucharte a ti mismo y a los demás. Abraza el silencio y el espacio. Respira y escucha. Así puedes centrarte en lo realmente importante.

26. Ignoras tu voz interior con demasiada frecuencia. Date el espacio para escuchar tu propia voz, tu propia alma. Demasiados de nosotros escuchamos el ruido del mundo y nos perdemos entre la multitud.

27. A menudo buscas la validación de las fuentes incorrectas. Nunca encontrarás tu valor en otro ser humano; lo encontrarás en ti mismo, y luego atraerás a aquellos que son dignos de tu energía. Así que deja de esperar que los demás te digan lo impresionante que eres. Impresiónate a ti mismo. Muéstrate cuánto puedes crecer y mejorar. Nunca se trata de competir con otros. Al final, sólo compites tú contra ti.

28. La popularidad es irrelevante. Olvídate de la popularidad. Haz lo que tengas que hacer con pasión, humildad y honestidad. Haz lo que haces, no por un aplauso, sino porque es lo que debes hacer. Muchos de los gestos, la gran mayoría de tus mejores acciones y las cosas más importantes que harás, nunca se verán públicamente. Hazlo de todos modos.

29. Algunas personas te han impresionado por las razones equivocadas. Puede que alguna vez te hayan impresionado con dinero, títulos y apariencia. Impresiónate más por la generosidad, integridad, humildad y amabilidad.

30. Las personas no siempre te dirán cómo se sienten contigo o lo que piensan de ti. Pero ellos te lo mostrarán. Presta mucha atención.

31. Tus expectativas de los demás te causan un dolor innecesario. No bajes tus estándares, pero recuerda que eliminar las expectativas que tienes puestas en los demás es la mejor forma de evitar decepciones. Como se suele decir, no es que una persona te decepcione, sino que tus expectativas con respecto a esta persona eran equivocadas.

32. Terminarás decepcionado si esperas que la gente siempre haga por ti lo que tú haces por ellos. No todo el mundo tiene el mismo corazón que tú. Por eso, cuando hagas algo por alguien, hazlo porque te apetece, porque así eres tú, pero sin esperar recibir lo mismo.

33. La vida es demasiado corta como para discutir y luchar constantemente en guerras innecesarias. Recuerda que debes ser selectivo en tus batallas. La paz puede hacerte sentir mejor que estar en lo cierto. No necesitas asistir a todos los conflictos a los que se te invita.

34. Gradualmente atraerás a las personas que piensan y se comportan como tú. Si quieres estar rodeado de gente positiva, debes ser una persona positiva. A la inversa funciona igual. Dedica tu mejor esfuerzo a rodearte de personas que te empujan a ser la mejor versión de ti mismo.

35. Debes aprender a ser más humano de nuevo. Todos deberíamos hacerlo. No evites el contacto visual y físico. No te escondas detrás de los dispositivos electrónicos. Deja a un lado la vida social virtual y disfruta de la vida real.

36. De forma inconsciente, en ocasiones deshumanizas a personas con las que no estás de acuerdo. Ten cuidado. En nuestra autojustificación podemos convertirnos fácilmente en las mismas cosas que no nos gustan en los demás. La forma en que tratamos a las personas con las que no estamos de acuerdo dice todo lo que hay que saber sobre lo que hemos aprendido acerca de la vida. Cada persona que conoces tiene miedo de algo, ama algo y ha perdido algo. Aprende a respetar eso y sé más amable.

37. Las personas "malas" pueden cambiar para mejor. Si alguien está trabajando en sí mismo y está tratando de mejorar como persona, es innecesario seguir planteando su pasando. La gente puede cambiar y crecer.

38. El perdón es necesario para la paz personal. Perdona a los demás, no porque ellos merezcan el perdón, sino porque tú mereces la paz. Libérate de la carga de ser una víctima eterna.

39. La vida te quitará cosas y te dará cosas de manera gradual y continua. Es curioso cómo superamos la pérdida de aquello con lo que pensamos que no podríamos vivir, y luego nos enamoramos de lo que ni siquiera sabíamos que queríamos. Haz tu mejor esfuerzo para abrazar las incertidumbres de la vida. Algunos capítulos de tu vida no tendrán un título con el que te sientas cómodo hasta más adelante.

40. Todo lo que tienes ahora está en proceso de cambio constantemente. Mira a tu alrededor, y estate agradecido por tu vida ahora mismo. Agradecido por tu salud, por tu familia, por tus amigos, por tu hogar. Nada dura para siempre.








Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo