9 Consejos para vivir más barato y ahorrar más dinero.

24 de octubre de 2017



Aunque si nos dan a elegir entre llevar una vida más frugal y ganar más dinero, siempre deberíamos elegir ganar más dinero para poder permitirnos cierto nivel de vida, lo cierto es que no siempre tiene que ver con el dinero. Ver: ¿por qué sólo ahorrar no te llevará al éxito financiero?

El primer paso para mantener unas finanzas saneadas es tener una cabeza amueblada. y una cabeza amueblada, a menudo no necesita ciertas cosas como impresionar a los demás, vivir según la moda actual o comparándose con amigos y vecinos, que no siempre están tan saneados financieramente como quieren hacernos creer o desean aparentar.

Así que aquí van algunos consejos que nos ayudarán a llevar un estilo de vida más frugal (y no por ello menos feliz), ahorrar más dinero, vivir por debajo de nuestras posibilidades o como queráis llamarlo.


1. Eliminar de nuestra cabeza dentro de lo posible la mayor cantidad de deseos, y pensar en necesidades.


Hay cosas que nos gustaría tener pero que no son una necesidad. No hay por qué eliminar todos los deseos, pero hay que actuar con cabeza y centrarse en las cosas que son "necesariamente necesarias".

Por ejemplo, un coche puede ser una necesidad. Un coche de 30.000€ es un deseo. Te hará ver mejor el coche de 30.000€, impresionarás más a la gente, a pesar de que no hay ninguna diferencia en la utilidad de este activo entre la oscilación de 9.000 a 50.000 euros, pues realmente ambos te llevan desde el punto A al punto B. Y de ahí viene uno de los principales problemas que tienen las personas para acumular riqueza, que es gastar el dinero que podrían tener en intentar aparentar lo que no son.

Esto es aplicable a la hora de comprar un televisor, un móvil de última generación, etc... Es bueno tener deseos y darnos caprichos, pero es mejor lograr ser feliz viviendo lo más barato posible.

(Ver: Por qué mantener tu viejo coche es más rentable para tus finanzas)

2. Deshazte de los malos hábitos.

Hay hábitos que cuestan dinero. Otros hábitos cuestan dinero y salud. Hay que evitar las compras compulsivas (nuevamente centrarnos en necesidades y no deseos), el tabaco, los juegos de azar, el alcohol, incluso cierta alimentación. En este último caso, recuerda que las medicinas son más caras que las frutas y verduras.

No sólo ahorrarás dinero sino que mejorarás tu salud física e intelectual.

3. Intenta reducir el número de veces que comes o cenas fuera de casa.

Si hacemos cuentas del dinero que solemos gastar en comer fuera de casa, llegaremos rápidamente a la conclusión que comer en casa es más rentable, y de paso, podemos comer más sano.

4. Recorta en aquello que no usas.

Seguros extendidos, paquetes de televisión que no usamos, servicios extra que rara vez usaremos o la cuota del gimnasio al que vamos dos veces al mes para hacer aquello que podríamos hacer en casa o al aire libre.

Analiza todos estos gastos al milímetro, pues pequeñas cantidades mensuales suman una gran cantidad al cabo del año. Sigue la serie de consejos que dábamos para ahorrar grandes cantidades de dinero al año, donde hablábamos de fusionar servicios, negociar contratos y hacer fuerza negociadora con compañías si estáis más miembros de la familia.

5. Antes de financiar una compra, piensa si realmente la necesitas.

Cuando alguien compra una cosa o se va de alquiler, está claro que necesita muebles, y no siempre tiene el dinero para pagarlos al contado. En este caso, suelen recurrir a financiar los muebles. Y quizás no necesites ese juego de comedor o esa bonita mesita de entrada. Puede que para comenzar podamos comprar muebles de segunda mano muy, muy baratos de otras personas que no lo necesitan mientras sigues ahorrando y no cargando deudas en tu cuenta del banco.

6. Aprende a decir NO a los demás.

Si el plan de tus amigos es ir a cenar a un lujoso restaurante, acompañarles a un concierto que realmente no es que te apasione mucho e incluso ir al cine con tus amigos, pero tu estómago te dice que realmente no te puedes permitir eso, no pasa nada porque digas que no.

Como caso personal, hubo una época en la que mi círculo de amistades era de clase muy pudiente, por lo que tenían una forma de divertirse muy costosa. Durante unos meses les seguí el ritmo, y nunca había visto bajar mi cuenta bancaria tan rápido. Esto nos lleva al siguiente punto.

(Ver: 3 Fórmulas financieras que te ayudarán a lograr la libertad financiera)

7. Aprende a divertirte con cosas que no cuesten dinero.

Y de verdad, ésto no lo hagáis por ahorrar dinero, sino por aprender la lección de que por regla general, las cosas buenas de la vida, las cosas que deberíamos apreciar, no cuestan dinero. Si crees que no hay forma de sentirte vivo sin gastar dinero, es muy probable que te hayas desviado del camino correcto y debas reajustar algo en tu cerebro.

Remóntate atrás en el tiempo y piensa cuáles han sido esos bellos momentos en los que ha disfrutado, incluso cuando tenías 15 ó 20 años. No costaba mucho, ¿verdad?

8. Piénsatelo dos veces antes de adquirir una mascota.

Me gustan las mascotas, sobre todo los gatos, ¿pero alguna vez has pensado cuánto dinero supone hoy día tener una mascota? Saca cuentas y piensa si le compensará a tus finanzas.

(Ver: Los 8 mejores libros de Educación financiera)

9. Averigua cuánto vale tu tiempo.

Debemos ponerle precio a nuestras horas por muchos motivos antes de dar un consejo universal. Es fácil, dividimos nuestros ingresos entre 30 días y luego entre 24 horas que tiene el día. El resultado es lo que vale cada hora de nuestra tiempo.

Para algunos, su hora vale 0 euros, porque no reciben ingresos (y casualmente son los que te dicen que no tienen tiempo para aprender algo), para otros vale 5€, para otros 100€ y para otros 500.000€. Sabiendo cuánto vale tu tiempo, ya sabes cuánto estás gastando en esas horas que estás viendo la televisión o en ese café con una persona que te está aburriendo.

Pero ésto también nos servirá para saber si nos sale más rentable contratar a un profesional o hacerlo nosotros mismos. Me explico.

Un consejo muy extendido en finanzas es que dentro de lo posible, si debemos hacer un arreglo en nuestra casa, en lugar de llamar a un profesional de la madera o la albañilería, que veamos un par de vídeos en YouTube y aprendamos a hacerlo nosotros mismos. Lo mismo para reparar un electrodoméstico o cambiar una lámpara del coche y para temas de bricolaje.

Y aquí viene la pregunta: Cuánto vale mi tiempo Vs cuánto cuesta la reparación. O también podemos preguntarnos si durante las horas que vamos a estar haciendo algo nosotros podríamos estar produciendo de alguna manera. Ahora bien, si vas a estar aburrido en casa sin hacer nada, y no te puedes permitir pagar a un pintor, está claro que sería preferible que tú mismo pintaras el interior de tu casa en lugar de contratar a un pintor.

Y por lo demás, esta vez no queremos entrar en puntos ya tratados aquí mismo como pueden ser:
  • No adquirir una hipoteca que supere el 30% de nuestros ingresos (si eres joven no te hipoteques)
  • Evitar las deudas al máximo y sobre todo los préstamos personales.
  • No comprar cosas a crédito cuya vida del crédito sea mayor que la vida de disfrute del producto (por ejemplo unas vacaciones de 15 días que vamos a pagar durante 12 ó 24 meses)
  • Antes de invertir, pagar deudas.
  • Comprar algo nuevo si vas a tirar lo viejo.
Como guía completa y sencilla de educación financiera, aquí tienes 15 puntos muy fáciles de entender.









Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo