domingo, octubre 21, 2018
Recursos humanosTodo

Celos y envidias: malos consejeros en el trabajo

Como en muchos aspectos de la vida, en el mundo laboral,
donde las ganas de crecer profesionalmente se mezclan con las zancadillas de
unos, las situaciones de peloterismo de otros, el talento de algunos y la
desfachatez de unos pocos: la envidia y los celos aumentan y convierten el día
a día laboral en una tortura y castigo.

Éstas y otras circunstancias similares se han estudiado en
tres países: España, Holanda y Argentina y los resultados son curiosos: la
competición sexual afecta  más a las
mujeres que a los hombres, aunque las habilidades sociales del compañero
provocan celos y envidas en ambos sexos por igual.

No en vano, cuántas veces tenemos envidia del compañero que
le llaman sus amigos, que los compañeros se entretienen con él y, a la primera
persona, no la prestan atención.  Yo, al
menos, lo vivo casi a diario en mi puesto de trabajo.

El análisis

Se ha analizado con 200 personas en sus puestos de trabajo,
la rivalidad intersexual (referida a la competición con otras personas del
mismo sexo impulsado por el afán de obtener y mantener el acceso al sexo
opuesto). Los resultados han demostrado que las mujeres son más celosas si la rival es más atractiva y más
envidiosas si la rival es más poderosa y dominante.

Por el contrario, en
los hombres
no se obtienen estos resultados, ya que ninguna de las características
del rival provoca celos y envidia que predicen una competencia intersexual.

El estudio realizado, ha distinguido entre dos emociones:
los celos y las envidias, que generan las siguientes reflexiones:

·        
Los celos:
se muestran como una amenaza o pérdida de logros de una relación debido a la
interferencia de un rival e implican pérdida o amenaza de pérdida de lo que se
posee.

·        
La envidia:
se conoce como la respuesta a otras personas que poseen logros, habilidades o
cualidades deseables e involucran una carencia de la misma por comparación
entre personas o compañeros.

El resultado

Las mujeres están más afectadas por la competencia sexual
que provoca estos dos sentimientos. Sin embargo;  tanto en el sexo masculino como en el sexo
femenino las habilidades sociales de los rivales provocan emociones que ponen
de manifiesto la importancia de las destrezas sociales en los entornos
laborales.

Estos sentimientos, celos y envidia,  pueden generar estrés en los trabajadores y
afectar negativamente a su calidad de vida laboral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.