lunes, septiembre 24, 2018
Recursos humanosTodo

Empleados desmotivados ¡Cómo localizarlos!

Frases como ¡Esta empresa es un mierda! ¡Mira que se gastan
en fotocopias y no nos suben el sueldo! ¡Mi jefe es un…! Se oyen en
determinados puestos de trabajo y ambientes laborales. Muchas veces son
empleados resentidos, personas desmotivadas porque no han alcanzado sus metas
a pesar de creerse con toda la razón y, en muchos casos, se pierden entre el
conjunto total de elementos que componen la plantilla.

En situaciones en que la empresa pasa malos momentos, son más
irrebatibles porque sus sinrazones se hacen más evidentes por las
circunstancias que vive la empresa.

Con todos mis respetos, estos empleados son como una manzana
podrida en el frutero. Son aquellos que sus particulares motivos hacen que el
resto de la plantilla se contamine con su desilusión y desmotivación. Ellos se
basan que en tiempos de bonanza de la empresa, desaparecerán de ella con
grandes ventajas, a pesar, de haber contaminado el ambiente.

Existen cinco elementos que descubren y muestran la cara oculta
de los empleados desmotivados:

Falta de iniciativa.

Es el típico empleado que acata las órdenes sin plantearse
justificaciones o razones. Tampoco aporta soluciones o métodos diferentes que
puedan hacer más eficiente su labor productiva.

Actúa sin implicarse y trabaja, por el mero hecho de cumplir
el expediente de ser un buen empleado.

Indiferencia.

Cualquier nuevo reto le resulta indiferente ante sus hechos.
Trabaja bajo las ordenes sin parar a cuestionarse el por qué debe hacerlo. Es
obvio en el tratamiento que realiza ante sus procesos productivos: es un
empleado obediente, pero sin el compromiso de mirar lo mejor para la empresa.

Baja productividad

Antes eran empleados motores de la empresa. Implicados en
ella y currantes como ellos solos. Son referencia en la plantilla por sus
esfuerzos realizados. Sin embargo, algo ha cambiado en sus pensamientos, que a
pesar de que ellos se consideran coherente en la relación trabajo y esfuerzo,
su nivel de  intensidad es considerablemente
inferior a otros periodos de su vida laboral.

Hacen, tienen presencia física, pero no producen.

Minan el ambiente
colectivo.

Lo peor de todo. No es lo que no hacen o cómo lo hacen, sino
el espíritu crítico, problemático y sin aportar soluciones. Todo son
inconvenientes, trabas y quejas. Y no es lo peor sus sentimientos, sino lo que
trasmite a sus compañeros y al resto de la plantilla.

Alguien que mina el proceso de la empresa, está haciendo
perder productividad al negocio. Impide el crecimiento de otras personas y
consigue mermar su capacidad productiva.

Absentismo psíquico,
no físico
.

Están y no están. Están de cuerpo con el alma en las nubes.
No piden bajas, se presentan a trabajar diariamente con extremada
puntualidad  y, sin embargo, el compromiso
con el trabajo y la empresa ha desaparecido. 
Esta situación se definiría como absentismo emocional.

1 comentario

  • Nosotros en nuestra empresa usamos WorkMeter para medir la productividad de los trabajadores y localizar a los desmotivados o poco productivos. Creo que lo mas importante es saber quien es, para poder hablar e intentar saber cual es el problema y poder solucionarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.