miércoles, abril 18, 2018
Recursos humanosTodo

¡¡Me han despedido!! ¿Qué hago?

Tristemente, una realidad muy cotidiana. Positividad y planificación son los elementos claves para superarlo
personalmente. Las causas, infinitas, desde fusiones, reorganizaciones, ajustes
de plantilla, absentismos y demás elementos que configuran una situación que
cada día más, afecta a más españoles.

Es una realidad que puede afectar a cualquiera de nosotros,
hoy, nadie estamos seguros en el puesto de trabajo. Pensamos que serán otros
quienes caigan y, en realidad, podemos ser cualquiera, pero… ¿estamos
preparados para ello? ¿Sabemos reaccionar ante una llamada inesperada del
departamento comunicando la mala noticia? ¿Cómo afrontamos la nueva situación?

Se nos puede aconsejar de manera muy diferentes, desde
psicológicamente hasta sobre finanzas personales, en ambos casos se plantean
dos niveles de solución: positivismo y
planificación.

Pautas psicológicas.

Inicialmente estaremos inundados de tristeza, rabia y miedo
ante el incierto futuro. Esteremos llenos de sentimientos negativos ante la
nueva circunstancia e inesperada. No reprimas estos sentimientos, incluso llora
si es necesario, pero es, eso, inicialmente. Esta circunstancia es dolosa, pero
no interminable. Cuanto más nos aferremos al dolor, más tardaremos en reponer
una actividad que consiga mejorar las circunstancias.

Se realista, íntegramente realista. No es ni, más ni menos.
La circunstancia es grave, pero tampoco es tremendamente grave. No dramaticemos
en exceso, tampoco es la solución. Las cosas a su medida justa.

Habla del tema, desahogarse es bueno y contarlo en términos
positivos también. No te quejes y abrumes, simplemente, cuéntaselo. Una forma
de buscar trabajo es trasmitir la necesidad a tus redes sociales. Contar tu
nueva situación al mundo que te rodea, puede ser la oportunidad de desahogarte
y de buscar el futuro.

Tu despido actual debe ser tomado como un cambio de
domicilio. Es una situación temporal entre uno y otro trabajo. El mundo no se
acaba, sino que continua, debemos buscar la forma y manera de poder cambiar de
trabajo, por que el despido, debe considerarse como la oportunidad de búsqueda
de un nuevo trabajo.

Si has sido un buen trabajador hasta ahora ¿Por qué no lo
vas a continuar siéndolo en el futuro’

Consecuencias  personales

El contrato es estabilidad, permite continuar avanzando en
la vida de la unidad familiar. No es un mero papel, sino la sensación personal
de poder avanzar en la vida familiar: pagar la hipoteca, las facturas y los
estudios de los hijos. Su perdida significa perdida de estabilidad y de
estatus.

Ansiedad, baja autoestima y concepto sobre sí mismo,
hipertensión, depresión, descuido personal son síntomas que los despidos
inesperados o esperados pueden presentarse en la persona. Los más graves
alcanzan el alcoholismo, e incluso, las drogas. Las fuertes emociones hacen
perder el pilar fundamental donde cada persona avanzaba como individuo y como
profesional.

La familia se resiente. Peleas, broncas, desesperación. El
miedo a dejar de ser el sustento familiar ocasiona respuestas, en algunos
casos, intolerables.

La desilusión es otro elemento importante en esta etapa.
Frases como “ya no valgo”, “donde voy a ir yo”, “nadie me quiere” se
incrementan cuando pasa el tiempo y las nuevas oportunidades no llegan. Solo
son portazos los que se reciben cada vez que se presentan en una empresa para
demandar empleo. Es importante trabajar el positivismo y la búsqueda de nuevas
oportunidades.

Mantengan la mente ocupada, busquen alternativas a los noes
y a las puertas cerradas. Manténgase ocupados y enfoquen que su trabajo actual,
es buscar trabajo. Pongan todos sus esfuerzos, sus ilusiones y sus metas en
ello. Costará, pero lo alcanzarán.

Hagan una lista de tareas, contactos a quien localizar y
ofrecerles sus conocimientos profesionales. Fórmense en todo tipo de procesos
de selección, conozcan los requisitos de las empresas y de cada proceso de
selección. Hagan una jornada laboral “entrenando” para buscar y encontrar empleo.

Afronten con actitud positiva y abierta todas las nuevas
oportunidades. No se cieguen en el pasado perdido, sino avancen en las nuevas
posibilidades que se aventuran. Busque sus fortalezas y debilidades para
competir en el nuevo mercado laboral mejorando, durante este periodo de
búsqueda de empleo, sus fortalezas y minorando sus debilidades.

Algunas personas consiguen superarlo tras corto periodo de tiempo.
También ha nacido psicología industrial que ayuda a solucionar esta etapa y
buscar nuevas etapas profesionales, que cuanto más cercanas, menores
consecuencias afrontara.

Pautas ante una nueva
oportunidad de empleo

Déjese orientar por especialistas que puedan aconsejarle en
sus mejores cualidades profesionales, buscando sus puntos más fuertes y
aprendido a buscar empleo. Hace años que no busca empleo, las cosas han
cambiado mucho desde entonces, busqué quien le enseñe.

Olvide su carga negativa hacía la empresa en la que
trabajaba y ante una nueva oportunidad no hable y demuestre negatividad contra
su pasado laboral, fueron otra etapa y, en la nueva etapa, no le interesan las
circunstancias anteriores.

Durante el nuevo proceso de selección, demuestre sus
fortalezas, sea capaz de mostrar cuáles son sus puntos fuertes para ser
contratado. Rechace cualquier referencia hacía el pasado, solo ponga sus otras
experiencias laborales como ejemplo de sus cualidades profesionales.

Hable en positivo de todas sus experiencias, pero empiece,
aceptando la nueva situación. Está en paro, tristemente, como muchos. No pasa
nada, es el comienzo de una nueva oportunidad.

Hagan sus comentarios y reflexiones.

Deja un comentario