lunes, julio 16, 2018
Recursos humanosTodo

Integración en la organización y/o “no hay dos sin tres”

¡Estamos con la roja!
Nos ha hecho sufrir contra Croacia. Nos ha hecho vibrar contra Irlanda. Nos
sentimos identificados con ellos y, hoy, todos estamos a favor de la roja.
Ponemos banderas en las ventanas, Nos compramos camisetas y bufandas pese al
calor. Dejamos todo para ver el próximo partido. Gritamos juntos el “¡¡A por ellos!!!” Nos sentimos leales y
fieles a un equipo y a unos ideales.

Yo, ateo del fútbol disfruto con los nuestros. Han
conseguido que seamos leales y con
un sentido de pertenencia a la
selección española. Si lo traducimos a recursos humanos, estamos hablando de
una competencia profesional: lealtad y
sentido de pertenencia
, e incluso llamada, integración en la propia
organización.

Definición de la
competencia: integración en la organización

Se refiere a la identificación de cada trabajador con la
organización.

Implica conocer los valores y elementos culturales de la empresa,
asumirlos, defenderlos y promulgarlos como si fueran propios.

Se refiere a la disposición que tenga el trabajador para
defender  los intereses de la empresa en
ocasiones en que éstos se vean amenazados e implica también dar prioridad a los
intereses organizacionales y comprometerse a la consecución de los mismos.

Ejemplos de la
competencia

Implica conocer
los valores y elementos culturales de la empresa, asumirlos, defenderlos y
promulgarlos como si fueran propios

¡La roja! Es hablar de lenguaje de la propia empresa, de sus
símbolos, de sus valores y de sus principios. Identificarte con el proyecto y
la que persigue la empresa que satisface tu necesidad de seguridad según la
pirámide de Maslow
.

En el equipo hay 23 jugadores, además de entrenadores y
técnicos, que viven por el futbol y por llevar a España muy lejos en la Eurocopa.
Los trabajadores de una empresa tienen que hacer lo propio por la suya, deben
hablar en positivo de su empresa, tienen que engalanar sus procesos
productivos, tienen que ser conscientes que son imagen y representación de su
empresa allá donde vayan,  además de
banderines del éxito de su empresa ante sus redes sociales y compañeros.

Un empleado que habla mal de su empresa, es un empleado
desmotivado y que no defiende sus valores y principios. En “la roja” no hubiera
sido seleccionado para defender los colores.

la disposición
que tenga el trabajador para defender 
los intereses de la empresa en ocasiones en que éstos se vean amenazados…

Es fácil pensar que sean los demás quienes corran detrás de
la pelota y defiendan ellos su portería. Las personas defendemos nuestra
familia con uñas y dientes. Las madres “matan” cuando ven violados los
intereses de sus hijos…

Los empleados de una empresa tienen que poner “toda la carne
en el asador” para defender ese proyecto común que hace posible que la empresa
sea más fuerte y poderosa constantemente.

Son conscientes de la meta de la empresa y hacen todo lo
posible por alcanzarla individualmente, para contribuir con todo el equipo en
alcanzar sus objetivos. Son aquellos capaces de vender, lo invendible creyendo
en el proyecto general de la empresa.

…dar prioridad a
los intereses organizacionales…

En ocasiones nos gustaría estar de vacaciones o libres de
contenidos. Sin embargo, nos piden el esfuerzo de dar más ritmo al trabajo o
involucrarnos trabajando
más horas o con más responsabilidades
. Existen empleados que lo aceptan y
otros que lo rechazan. Es lealtad y pertenencia a un equipo u organización. Es
estar integrado en una empresa y defender su proyecto.

…comprometerse a
la consecución de los mismos

Algunas veces se habla de las primas de los jugadores de
futbol por ganar un partido. Otras veces los partidos de futbol llegan a las prórrogas
y después a los penaltis. En ambos casos, los jugadores, están comprometidos
con el resultado, con los intereses de la empresa, con el objetivo de ganar. Y
de nada valen las suculentas primas monetarias y tampoco los esfuerzos de las prórrogas
o los penaltis sino hacemos que nuestra empresa gane y obtenga el beneficio que
buscamos.

Trasladado a la empresa es muy fácil decir que un empleado
leal e integrado hace de su empresa, “sangre de su sangre”.

Por cierto, ya que “la roja” nos ha permitido compararla con
esta competencia laboral, mucha suerte en la Eurocopa. ¡Si podemos! Este lema
¿es lealtad e integración en la empresa?
Otras competencias:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.