jueves, mayo 24, 2018
Recursos humanosTodo

La pirámide de Maslow en las necesidades del candidato y empresa

En la teoría de Maslow en Recursos Humanos ya hemos definido la pirámide inventada por
el psicólogo americano, y hemos descubierto que la suma de supervivencia y
desarrollo es la clave de la motivación humana. Transformemos esta fórmula, en
el beneficio mutuo que empresa y candidato, pueden obtener de la perfecta
combinación de las necesidades humanas los mejores resultados para unos y
otros.

Desde el punto de vista del candidato, Maslow es alcanzar al
máximo su espíritu de desarrollo y alcanzar sus metas de futuro profesional.
Para la empresa, la pirámide habla de las condiciones laborales de un posible
candidato y a dónde quiere llegar dentro de su motivación de supervivencia y
desarrollo y, se convierte en elemento diferenciador entre unos y otros
candidatos en una entrevista.

Aplicación de la pirámide
para el candidato

La persona empieza su futuro personal y profesional. Solo
tiene cubiertas sus necesidades fisiológicas. Todo su desarrollo personal y
profesional está pendiente de avanzar en su futuro personal. Llega el momento
en que para el candidato pueda empezar a cubrir esas necesidades de seguridad:
busca un empleo para conseguir un hogar y un seguro de salud, que le configure
su avanzar diario en la vida.

El empleo, le dará esa seguridad y cubrirá para de sus
necesidades. Es entonces cuando empezara a desarrollar otra serie de
actividades, metas u objetivos que alcanzaran el cenit de su futuro
profesional.  Buscará una estima entre
sus compañeros, ampliara con ellos sus redes sociales y motivaciones
personales.

El empleo le dará reconocimiento y estimulo. Satisfará las
necesidades de estima y el sentido de pertenencia en el mundo laboral. Estos
elementos, permitirán alcanzar nuevas y metas y alcanzar el desarrollo
profesional del individuo. Son pasos, elementos que configuran su desarrollo
profesional y consolidad su necesidad de supervivencia.

Aplicación de la
pirámide para la empresa

Por un lado, satisface las necesidades de supervivencia del
candidato, al darle un empleo con el que empiece a configurar su desarrollo
profesional y personal una vez cubiertas las necesidades fisiológicas y de
seguridad.

Pero la empresa, debe ir más lejos y, en el proceso de
selección, averiguar el resto de los tramos de la pirámide. Sabrá sus grados de
estima, su interés por el reconocimiento, sus capacidades de relación social y
sus metas de desarrollo profesional.

Analizará al candidato y verá la conveniencia de incluirlo
en su opción profesional. A bajas necesidades de estima y de auto realización,
el candidato no puede ser la mejor opción para un puesto, donde el crecimiento
profesional puede ser elevado. El candidato no necesita cubrir demasiadas
necesidades y no será ambicioso. Malo para puestos de crecimiento y estimulo.

Este candidato, será bueno para puestos donde su desarrollo
profesional sea plano. Se dedicara a jornadas laborales similares. Aquellas
cuyas necesidades de auto realización básicas son perfectos candidatos para
tareas de producción, entre nosotros, para infinitas fotocopias, sin más
complicación y con elevada sencillez verán cubiertas sus necesidades de
desarrollo.

He aquí, la combinación de beneficio mutuo entre ambas
partes. Definido el puesto de trabajo y el desarrollo profesional, el candidato
debe ofrecer las mismas o similares necesidades de desarrollo personal. A
igualdad de crecimientos de desarrollos, más afines entre el candidato y el
puesto.

Deja un comentario