sábado, febrero 24, 2018
Recursos humanosTodo

¿Me pagan lo que gano?

Cuando hablamos de la
pirámide de Maslow
decíamos que el salario recibido en el empleo generaba
seguridad en las personas y esta seguridad,  a su vez, generaba perspectivas de desarrollo
para una mejor calidad de vida. El salario y los beneficios sociales son las
herramientas de motivación de las empresas para tener satisfechos a sus
empleados y, en tiempos de bonanza, se convierten en herramientas de
permanencia, fidelidad y vinculación de algunos empleados “estrella” que se
vinculan a la empresa, no solo por lo que ganan, sino por los beneficios que
consiguen en paralelo a sus sueldos y salarios.

Para pagar el justo precio por los servicios prestados de un
empleado a la empresa, se inventó la evaluación
de desempeño
, que permite evaluar el interés e involucración del empleado
con la empresa mediante objetivos cuantificables. Imagínense como ejemplo, que
la retribución de estos artículos estuviera compensada y evaluada en función de
las visitas que reciben.

A pesar de todo, mis empleados no están a gusto. Piensan que
cobran menos que lo que ganan y, yo me pregunto ¿ganan lo que aportan a la
empresa? Para defender esta pregunta, los empresarios tienen que tener claros
una serie de principios para relanzar en positivo sus políticas de salarios y
demostrar  que me pagan lo que gano.

¿Cómo lo hacemos?

El líder o jefe
es el mecanismo de trasmisión de la cultura económica de la empresa y el
empleado. De hecho conviene que el líder sea entrenado en políticas salariales
para que pueda liderar de acuerdo a estos criterios a las personas que tiene a
su cargo y retribuir de manera adecuada sus esfuerzos en la empresa.

Es ejercicio del buen líder mantener equidad y justicia de
reconocimiento con sus empleados promoviendo a los buenos y motivando al resto.
Estas funciones irán parejas con las retribuciones salariales. Para el empleado
será motivación de esfuerzo y reconocimiento para saber si le pagan, lo que
ganan.

Si hablamos claro en políticas
salariales
es más fácil motivar a la plantilla y que está sea consciente si
recibe la retribución justa a sus esfuerzos con la empresa que le
contrata.  Tener informada adecuadamente
a la plantilla de las políticas salariales, equivale a que ellos son
conscientes de lo que tienen y deben hacer para mejorar sus salarios y dejan
claro que no existen “trampas o favoritismos” entre unos y otros empleados.

Tengamos claro que cada empresa paga a sus empleados según
sus criterios, pero para hacer distinciones entre distintos empleados tienen que
existir unas razones de peso. Conozco a quien le contrataron por una serie de
trabajos y descubrió que cada colaborador de esa empresa cobraba importes
diferentes por realizar similares contenidos. ¿Qué paso? Mejor no quieran
saberlo.

La suma de esfuerzos
ofrece como resultado el éxito, en una tarea difícil en el mundo de la empresa,
los salarios. Si tenemos una política salarial y unos líderes, la suma de ambos
elementos debe dar como resultado una empresa cuyos trabajadores son
conscientes de que sus esfuerzos son remunerados y de la manera en la que son pagados.

 Los recursos humanos dictan
las normas, los líderes aplican la normativa a su equipo.

Se deben utilizar las
herramientas adecuadas
para gestionar los sueldos y salarios de la
plantilla. Hablamos de la evaluación de desempeño como sistema de medición de
lo que aportas a la empresa y, lo que busca la empresa del empleado. Vinculemos
a esta u otras herramientas similares a la retribución de la plantilla. Según
trabajas, recibes, incluidos los beneficios sociales.

Deja un comentario