sábado, febrero 17, 2018
Recursos humanosTodo

Cómo ganar en una entrevista por teléfono.

Es una técnica frecuente que las empresas utilicen este
método de selección para limpiar candidatos el las ofertas de empleo.
En ocasiones se presentan tantos candidatos a una oferta, que un sistema previo
de selección es tener un breve contacto telefónico con ellos, se
llama entrevista de selección por teléfono.

En ella, comprobarán los datos del currículum, expresarán al
detalle su oferta de empleo e intentarán descubrir los intereses del candidato
por su tono y respuestas a sus preguntas. Es un sistema para eliminar
candidatos que no cumplen los requisitos para un proceso de selección más
complejo. La forma de contestar a las respuestas dadas por el candidato, son
elementos que el técnico de recursos humanos tiene en cuenta para citar o no al
entrevistado por teléfono para la siguiente fase del proceso de selección.

Si eres un candidato al que llaman por teléfono, ten cuidado
y comportate. Siempre te van a pillar por sorpresa, probablemente en un mal
momento, pero ellos no son conscientes de tus circunstancias personales aunque sí de
las suyas y, las suyas son pasarte a la prueba siguiente o eliminarte.

Cómo estar preparado
para una entrevista por teléfono

Cuando nosotros llamamos por teléfono a alguien
detectamos el estado ánimo o interés del receptor de la llamada. Cuando se
siente molesto, le importunamos, no te recibe con ganas e ilusión o,
simplemente, utiliza la llamada como mero trámite. Estoy seguro de que alguna vez has recibido estas
sensaciones en alguna llamada telefónica.

Esto mismo ocurre cuando la empresa X te llama a tí como
candidato. La primera impresión demuestra sorpresa o desgana, ilusión o
desmotivación. En mi experiencia personal puedo decir que he realizado muchas
llamadas de este estilo y, según la primera impresión que recibes, es la respuesta
que vas a tener del candidato. Aquellos que la reciben con elegancia se quedan para la fase siguiente, aquellos que su primera sensación sonora es mala, no pasan
a la fase siguiente.

Podemos delegar la llamada a un momento posterior. Sí, de
acuerdo. Incluso pactando la hora y el día de la llamada estaremos preparados
para responder mejor a sus inquietudes. Sin embargo, el aplazamiento debe ser
extremadamente cortes y mostrando el máximo interés por quien llama. No
olvidemos ofrecernos a nosotros mismos como emisores de la posible llamada e
incluso, tomar nota de quién nos llama, para dirigirnos personalmente a él. Lo
mismo con el nombre de la empresa que llama y el motivo. Imagínense que hemos
enviado el currículum a varias empresas, así averiguaremos de qué empresa se
ponen en contacto con nosotros.

Causa mala imagen no recordar, en el momento de la llamada,
a qué anuncio hemos presentado nuestro currículum o algún dato que esté
expuesto en nuestra carta de presentación o currículum, por ello, es
conveniente tenerlo a mano, junto con toda la documentación necesaria, en el
momento de la llamada, dando seguridad en nuestras respuestas e interés por
quién nos llama.

No olvidemos aclarar
nuestras dudas

Es el momento de tener preparado nuestro guión de preguntas
para realizarlas una vez que termine la empresa. Este guión nos permitirá
conocer aquellas cosas que desconocemos de la empresa o anuncio al que nos
hemos presentado. Será también nuestro momento para demostrar esa ilusión e
interés por el anuncio y la empresa, dando el énfasis adecuado a nuestras
preguntas o sugerencias.

Aunque es una entrevista telefónica, cuidemos la imagen. No
contestemos en un bar cuyo ruido de fondo demuestra muchas cosas del candidato.
También denota desinterés o desmotivación del candidato, si la respuesta se
produce desde la cama o con una predisposición negativa. 

Recordad que la voz trasmite. Cualquiera hemos notado
bostezos por teléfono o la boca llena de comida mientras hablamos por
teléfono.  Nuestro perfil académico y
nuestra experiencia profesional es lo único que sabe la empresa de nosotros
cuando nos llama, pero estará muy atenta a los otros sonidos de la conversación,
también en las formas y maneras de responder.

El tono de la
conversación

Hay voces agradables y gente “osca” al teléfono. Eso
trasmite y todos nosotros hemos tenido esta experiencia cuando hemos llamado a
algún sitio. Cuidemos este detalle cuando nos llaman para una entrevista de
trabajo por teléfono.

No reiteremos las palabras y tampoco utilicemos términos
dubitativos. Seamos prácticos y conscientes de nuestras respuestas,
trasmitiendo calidad y seguridad. Las palabras deben ser las justas y concisas.
No nos enrollemos en las respuestas y tampoco utilicemos terminología que el
interlocutor no pueda comprender con facilidad. Una entrevista telefónica es ágil
y rápida, no la hagamos más larga de lo necesario, pues iría en contra nuestra.

Cualquier pregunta, la pueden realizar a continuación…

Deja un comentario