.......... ........ ......... ....... .......

Las 4 personas que me advirtieron de la crisis financiera.

20 de diciembre de 2011



La crisis parece ser que cogió por sorpresa a políticos, banqueros, y cómo no, a los propios ciudadanos del mundo. No puedo decir que que para mí fuera una sorpresa, pues lo cierto es que desde 2006 fui advertido de su llegada. De hecho, todo el mundo fue advertido, aunque algunos no quisieron escuchar el mensaje. En aquella época yo no tenía ni página web, ni blog ni usaba las redes sociales, al menos de forma profesional. De haberlo hecho, no os quepa ninguna duda de que hubiese escrito sobre su llegada aún sabiendo que los lectores me hubieran tachado de pesimista, paranoico o polemista.

Si un consejero de economía del gobierno, un analista financiero o un economista no ha sido capaz de predecir una crisis financiera de este calibre, lo siento, pero nos debería decir a quien tuvo que hacerle favores de algún tipo para obtener su puesto de trabajo. Os muestro a las 4 personas que me advirtieron de la crisis.


1. Nouriel Roubini.

Ya hablamos en otro artículo de esta persona apodada el Doctor Catástrofe, economista de Harvard y ex-asesor financiero del Departamento del Tesoro. Predijo el Crash del mercado inmobiliario estadounidense con tiempo suficiente como para arreglar la situación y paliar los efectos de la crisis financiera actual. Pobre loco que pensó que alguien escucharía su teoría perfectamente fundada, teoría que actualmente mantiene de que esta crisis no tiene horizonte de finalización vista a 5 años.

En Julio de 2006, un sábado, tomando el sol en la playa, cayó en mis manos un artículo de Roubini, advirtiendo de el Caos financiero que llegaría un año más tarde. No vacilaba en su teoría, no tenía ni una sola duda de ello, incluso argumentó que ya se había desprendido de todas sus acciones. Ese artículo me dio la voz de alarma, pues una vez analicé los datos a los que hacía mención, lo cierto es que se me quedó claro que la situación del crédito y constantes subidas del precio de la vivienda, era insostenible. No era cuestión de saber de economía, sino de usar, como otras tantas veces hemos mencionado, el menos común de los sentidos (El sentido común).

2. Un viejo inversor.

Podríamos decir que parte de lo poco o mucho que puedo dominar en el tema de la inversión, se lo debo a una persona que actualmente tiene 72 años. Probablemente no sepa lo que son los Warrants, ETFs, CDs, ni quiere saberlo. A él le gusta la bolsa, ama la bolsa. Es el único inversor con principios que he conocido. Vendió todas sus acciones de compañías farmacéuticas cuando dedujo que podría haber un negocio "muy negro" tras estas compañías.

Una mañana, mientras estábamos tratando los asuntos del día y preparando nuestra cartera de inversión con un banco de inversión, repleta de acciones bancarias y exposición al mercado inmobiliario, les llamó "Gilipollas", pues no entendía cómo supuestos expertos y analistas, los cuales deben saber que toda acción tiene un suelo y un techo (tope), no estaban viendo que hacía años habíamos tocado el techo.

Aquellos señores tan encorbatados, con trajes de Emilio Tucci, pensaron que al viejo se le había ido la cabeza. 14 días más tarde los telediarios anunciaban la caída de Lehman Brothers. Por suerte, las 9 personas que estábamos en la sala, habíamos vendido todas nuestras acciones 8 días antes.

3. Un viejo borracho.

Una mañana, a las 9:45, mientras desayunaba en una cafetería repleta de gente, había al fondo, un hombre mayor algo bebido, ya que llevaba desde las 7.00 de la mañana tomando copas de wiskie y presumiendo de que había vendido una finca en plan parcial por 5 millones de euros. Esa finca, hacía tan sólo 5 años era una finca rústica y con suerte, podría haber sido vendida en 100,000€. Iban a construir en ella un residencial. Recuerdo que el café se me quedó helado al sacar unas cuentas rápidas sobre el precio al que se deberían vender las viviendas que iban a construir para que la compra saliera rentable al constructor, y por más que lo intentaba, no conseguía cuadrar los números para sacar un precio razonable para una familia de clase media.

Luego pensé que dónde estaba el problema, ya que el banco no tendría ningún problema en otorgar el crédito a una familia trabajadora, y precisamente ese era el problema, que el banco concedería un crédito sin problema a la primera persona que entrara por la puerta de la oficina. Una persona no tendría problemas a la hora de obtener un préstamo por un importe superior a los ingresos que iba a ganar en toda su vida laboral útil. ¿Hay mayor señal que esa?.

4. Un peón que se hizo constructor.

He conocido a muchos jefes de obra, constructores y promotores. Muchos de ellos tenían una queja, y es que sus propios trabajadores se instalaban por su cuenta y les hacían la competencia. Eso está muy bien, pues es señal de que por momentos se fomentó el espíritu emprendedor en España.

Claro que no es buena señal el que un peón de obra, sin experiencia en gestión de empresas y sin experiencia en construir, se monte por su cuenta y en menos de 12 meses, una persona que jamás ha visto más de 1,300€ juntos, te diga que ha ganado 2 millones de euros. Por una señal menor a esa, en la Nasa declaran la "Alerta Máxima".


¿De verdad que la crisis nadie la vio llegar?,¿Significa eso que nuestros políticos pagan millones de euros a asesores financieros que no fueron capaces de predecir una crisis pregonada a voces?





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo