.......... ........ ......... ....... .......

Curso de prostitución profesional. ¿Dónde está el problema?

11 de mayo de 2012



Cuando nos decidimos a iniciar un negocio, solemos buscar el ofrecer un producto o servicio que tenga demanda y que cubra una necesidad de nuestro cliente. Esta premisa siguió un ex-trabajador del sexo residente en Valencia (España) y que ofrece un curso para personas que han decidido dedicarse a la prostitución. No han tardado en dispararse las alarmas por el descaro que este "emprendedor" empleó a la hora de dejar su publicidad cerca de universidades y calles.

Probablemente se deba enfrentar a causas legales por incitación a la prostitución. Ahora bien, un curso para  formar prostitutas profesionales... me surge una única pregunta. La pregunta es... ¿Por qué no?. Otra cosa sería la de analizar la eficacia o utilidad del curso en cuestión, la profesionalidad y "temario" de la persona que lo imparte. La sociedad continúa sin querer ver que la prostitución convive con nosotros. Sigue sin querer ver que con la crisis ha crecido el número de "prostitutas amateur", mujeres de familia que ante la desesperación económica deciden escoger este camino.


Del mismo modo, estudiantes universitarias cuyos padres ya no pueden pagarle los estudios. ¿Podrían escoger otra forma de conseguir dinero?, me imagino que sí, pero no vamos a entrar en un debate ético y moral. Normalmente se asocia la prostitución a las mafias de "trata de blancas". En este caso estoy seguro de que las personas que harían uso de este curso, habrían decidido dedicarse a la prostitución por propia voluntad.

Lo bueno de la idea de negocio de este emprendedor.

Imaginemos por un momento que la persona que imparte el curso es un profesional con el material correcto. Muchas "nuevas prostitutas" no tienen experiencia en el sector, probablemente, incluso carezcan de conocimientos en prácticas sexuales, por lo que acabarán ejerciendo la prostitución cobrando 20€ ó 30€ por servicio.

No vamos a acabar con la prostitución, por lo que un lugar donde se enseñe a una prostituta inexperta a tener sexo seguro, a comportarse, a vestir e incluso a advertirla sobre los peligros, enseñarla a detectar posibles clientes problemáticos, algo de técnicas de defensa personal para casos extremos, etc... creo sinceramente que puede ser una buena idea para la profesión en general y un negocio rentable tanto para el emprendedor que imparte el curso como para la prostituta que podrá cobrar una tarifa más alta al sentirse profesional.

Insisto. Hoy no vamos a abrir el debate sobre si sería bueno legalizar la prostitución o no. Simplemente recordaré una cifra, y es que según los cálculos oficiales, con la legalización de la prostitución el gobierno ingresaría únicamente en España 5,000 millones de euros, los cuales se podrían emplear para ponerlos en Sanidad, Educación, para Bankia o para cualquier banco que haya que rescatar en el futuro.

Por lo demás, ¿qué os parece la idea de un curso para el sector de la prostitución?. Me gustaría conocer vuestra opinión, sea cual sea.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


3 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que se informe a las personas que decidan ofrecer servicios sexuales, sobre los peligros de esta actividad, medidas profilácticas para evitar las ETS, o bien, evitar los riesgos de un embarazo no deseado, sin embargo, no estoy de acuerdo en que se lucre mediante "un cursillo" ofreciendo esta información o sobre "como supuestamente mejorar la imagen personal del practicante"...

    Creo que es una obligación del Gobierno, (aquel en el que sea legal la prostitución) ofrecer información a sus ciudadanos sobre este tema (prostitución y sus riesgos), con el fin de frenar la propagación de enfermedades de transmisión sexual, o como mencionaba antes, evitar los riesgos de un embarazo no deseado, incluso pudiera ser, que se informara sobre las repercusiones de la prostitución en la autoestima de un individuo que lo practica, el como afectaría esto en su vida personal, es decir, las posibles secuelas en un aspecto psicológico, fuera de ahí, me parece que es mera frivolidad.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta hace relativamente poco, en España era un orgullo para un padre el llevar a su hijo a un prostíbulo al cumplir los 18 años.

      Según cómo lo analices, Karla.... si pensamos en una prostituta como profesional (autónoma), encontraríamos 3 clases: La prostituta de lujo (300€-6,000€ por noche), la prostituta de calle (10€-20€) y la intermedia (40€-100€). Si un curso ayuda a una mujer a cobrar 100€ en lugar de 20€, esa persona podría considerarse un profesional en formación de profesionales, ayudando a esta prostituta a obtener un tipo de cliente más pudiente (para bien o para mal).

      Yo veo muy bien que un profesional cobre por agregar un valor añadido a una profesión, aunque en este caso sea la prostitución, que ante todo, la ejercen personas y, actualmente, mujeres muy desesperadas económicamente.

      Un saludo, Karla.

      Eliminar

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo