jueves, 29 de noviembre de 2012

¿Qué inversiones son más rentables para alcanzar la libertad financiera?



Como ya hemos dicho en diferentes ocasiones, únicamente existen 3 pasos para alcanzar la libertad financiera, que son: 1. Trabajo, 2. Ahorro y 3. Inversión, y salvo excepciones muy puntuales y poco conocidas, siempre se dan en este orden, no hay atajos. Claro que aún no existiendo atajos, según el vehículo, alcanzaremos nuestra meta con una mayor rapidez.

Tras preguntar a más de 10 personas que podríamos decir consiguieron llegar a esta meta hace tiempo, me ha sorprendido el hecho de que... una vez escuchas a uno, es como si hubieras escuchado al resto, pues sus consejos son prácticamente los mismos, y es que ciertamente, no hay otros, aunque sí que varían en las necesidades iniciales de capital. Vamos a explicar las rentabilidades y riesgos de los vehículos de inversión que cualquier persona debe, OBLIGATORIAMENTE, usar para alcanzar la libertad financiera en un plazo de tiempo, no sin antes dar unos consejos iniciales que son aún más importantes.



Para comenzar, todos coinciden en que si no te atraen los temas de finanzas e inversión, olvídate de cualquier otra cosa que no sea trabajar como asalariado el resto de tu vida, o como mucho, podrás llegar a montar uno de los pequeños negocios refugio de los que ya hemos hablado.

1. La primera inversión: Tiempo y conocimientos.

El 95% de las personas que han sido engañadas por los bancos con el tema de las "participaciones preferentes", eran personas reacias a la bolsa y de un perfil financiero nulo. Es por eso que pudieron ser manipuladas perfectamente hasta el punto de no saber que el nombre real de este producto de inversión lleva la palabra que  tanto les repele: "Acciones preferentes", aunque con la diferencia de que no puedes venderlas cuando quieras.

La primera inversión debe ser conocimiento. Debes saberlo todo acerca del dinero, e incluso familiarizarte con la mayoría de los términos bursátiles, así como la famosa "inflación", ya que en ocasiones, un depósito a plazo fijo puede parecer rentable a un 2%, y con la inflación, haber perdido dinero con el paso del tiempo.

Conocimiento sobre tu perfil de riesgo, sobre tu tolerancia al riesgo. Ya sabes que a mayor riesgo mayor rentabilidad, y a mayor conocimiento, mayor control del riesgo.

En lugar de emplear los famosos "si tuviera" (Si tuviera más dinero, si tuviera.....), usa lo que tienes para conseguir lo que deseas. Márcate unos objetivos en un plazo de tiempo razonable, y calcula la rentabilidad que necesitas conseguir para lograr ese objetivo partiendo de tus ahorros e ingresos actuales. ¿Necesitas un 5% anual, un 10%, 20%, 50%?. Todas esas rentabilidades son posibles.

2. Equilibrio entre miedo y codicia.

Miedo y codicia mueven los mercados diariamente, aunque son dos factores que pueden convertirse en nuestros aliados si conseguimos equilibrarlos. El problema es que el miedoso no hace nada por miedo, y el codicioso suele meter "la pata". Eso sí, al menos la codicia te hace que lo intentes una y otra vez, cosa que la persona que tiene miedo, no llega a intentarlo ni la primera vez.

Pues bien, hay que ser codicioso, pues hay que ir a por todas, aunque recuerda la diferencia entre ambición y avaricia, los dos hermanos de la codicia. Y el miedo, a pesar de lo que algunos piensen, es bueno tenerlo, pues te mantiene alerta sobre los riesgos que se asumen y en ocasiones hace de freno antes de salirnos de la carretera.

Dicho esto, pasemos a los vehículos de inversión que se suelen utilizar para lograr la libertad financiera y las  respectivas rentabilidades que estas 10 personas consultadas consideran "justas" si hacemos una buena ejecución.

1%, 2% hasta un 4%, 5%. Cuentas remuneradas, depósitos a plazo fijo, deuda soberana.

Estos expertos afirman en su totalidad que jamás hay que tener dinero muerto (sin generar intereses) y mucho menos que te cobren por custodiar el dinero. No obstante, aún siendo partidarios de las cuentas remuneradas sin condicionalidad, no lo son tanto de la inversión en depósitos a plazo fijo, a no ser que sea durante el periodo de ahorro.

Me explico: En anteriores artículos hemos hablado de la importancia de crear un fondo de emergencia, que es un dinero destinado a emergencias, el cual debería poder mantenernos un mínimo de 6 meses en caso de que dejáramos de percibir ingresos. Claro que una cuenta remunerada, nos generaría de media un 1,5%, una vez pasado el plazo promocional (ver cuentas remuneradas más rentables), lo cual significa que la inflación nos comería las plusvalías íntegramente.

El depósito a plazo fijo, para que nos sea rentable (un 3% ó 4%) debe ser a un plazo mínimo de 12 meses, por lo que no es totalmente líquido, pues en caso de sacar el dinero antes de tiempo, nos penalizarían.

Todos ellos coinciden en que cuando se comienza con poco dinero, al tener únicamente ahorrados de 1.000 a 5.000 euros, cuando pasan los 12 meses, la rentabilidad no es muy llamativa. Una vez entiendes de inversiones te das cuenta del dinero que perdiste durante aquellos 12 meses, claro que deberías haber asumido un riesgo para el que quizás no estuvieras preparado en aquel entonces.

Deuda soberana: Con la deuda soberana, así como con la corporativa, ocurre más o menos igual, y es que para que sea rentable hay que invertir a muy largo plazo, aunque en un momento dado, podemos comprar bonos a 6 meses.

8%. Index Funds, fondos de inversión, ETFs....

Ya sabéis que personalmente no soy partidario de los fondos de inversión, aunque el 60% de nuestros consultados, aseguran que comenzaron con alguno de estos productos. Eso sí, conocían perfectamente cómo funcionaba el producto y dónde invertía el fondo, por lo que para ellos era una buena forma de diversificar su capital en diferentes sectores, materias primas, divisas, etc...

Aún así, advierten que si no tienes ni idea de dónde invierte el fondo, no deberías contratar este producto, y mucho menos si es un "fondo de inversión adornado", así como fondos garantizados o similares, pues aseguran que cuando emplean ese tipo de palabras es para cazar al ignorante financiero que piensa va a ganar dinero por estar "garantizado".

Eso sí, si eliges un buen fondo de inversión, afirman que un 8% anual es algo muy normal, pues actualmente, hay fondos que han aprovechado excelentemente la crisis y este año acabarán con rentabilidades por encima del 20%.

15% Acciones.

Hace tiempo hablábamos de la rentabilidad media anual lógica para un inversor en bolsa, la cual, según muchos expertos, la cifran en un 5%. Nuestros consultados aseguran que en bolsa, haciendo bien los deberes, quien no obtiene un 10% mínimo anual, es que no debería invertir en bolsa. El 70% asegura que obtuvo una rentabilidad media de un 15% anual, claro que sin pasarse con la diversificación en valores, pues la palabra diversificar, se emplea para reducir el riesgo, pero en ocasiones se confunde con "no perder a cambio de no ganar".

Aconsejan elegir valores con tendencia alcista o valores infravalorados a espera de regulación de su sector o de un cambio de ciclo económico, y si se dirigen tormentas hacia el barco en el que navegas, te vas a la orilla y te pones al sol. Es decir, que si hay turbulencias en los mercados, no hay por qué tener dinero invertido. Sencillamente nos salimos y volvemos a entrar cuando pase la tormenta.

El otro 30% afirman que durante los primeros 5 años, obtuvieron por debajo del 10% de plusvalías, e incluso algún año de pérdidas. Aseguran que una vez comenzaron a conocer otros productos de inversión (se referían a las posiciones bajistas), comenzaron a ganar mucho más dinero, gracias a que podían aprovechar las 2 tendencias del mercado (la alcista y la bajista).

30%. Inmuebles y acciones.

El 20% de nuestros consultados (osea, 2 de ellos) encontraron la panacea en los inmuebles. Ganaron muchísimo dinero en la década de los 90 y han repetido durante el boom inmobiliario reciente. Aseguran que  cuando se produce un boom inmobiliario, hay que tratarlo exactamente igual que un mercado bursátil al alza motivado por la especulación.

Debes tener a un comprador antes de comprar lo que le vas a vender. Debe ser todo muy rápido y muy agresivo en la negociación. Lo que hay que evitar es la acumulación de productos (inmuebles en este caso), porque en bolsa cortas las pérdidas ante un cambio de tendencia, pero si el cambio de tendencia te coge en el mercado inmobiliario, no tienes más remedio que comerte los inmuebles. Este negocio es uno de los más rentables si se sabe aprovechar, junto con las acciones.

50%. Tu propio negocio junto con acciones.

Sin lugar a dudas, la inversión más rentable con total y absoluta diferencia es hacerla en tu propio negocio, pues incluso si invertimos en bolsa, nuestra plusvalía depende de las decisiones de las empresas. En nuestra empresa, las decisiones las tomamos nosotros.

Estas personas entienden por negocios rentables aquellos que crecen durante los primeros 3 años un 20% mínimo anual y cuya rentabilidad anual nos proporcione un mínimo de un 30%.

Aseguran que muchas empresas con un buen modelo de negocio, no consiguen generar más ingresos, porque no saben sacarle rendimiento a su capital. Calculan que una empresa que no tiene un buen asesor financiero, pierde o más bien deja de ganar un 15% anual que podría conseguir moviendo inteligentemente su dinero a plazos cortos o medio plazo, siempre y cuando la empresa tenga disponible el capital, claro.

Tras acabar, reafirmo algo que siempre he dicho, y es que no hay ni un solo empresario millonario que no invierta y no hay ni un solo inversor millonario que no tenga su propio negocio. Así que te guste o no te guste, si tu meta es alcanzar la libertad financiera, vas a tener que aprender sobre finanzas.

Negocios1000.com

1 comentario:

  1. hola buenas, me gustaría saber algo mas sobre los riesgos de los fondos de inversión, y como funcionan, e visto esta pagina,http://www.fondosdeinversioninversis.com/2/?soporte=peu&gclid=CLye-MDwhrUCFePHtAodgTQAiA
    y me preguntaba si podrías explicarlo un poco con algún ejemplo, gracias.

    ResponderEliminar