.......... ........ ......... ....... .......

25 hábitos de las personas de éxito.

2 de septiembre de 2014



El éxito no es debido a un accidente o casualidad, pero probablemente tampoco sea debido a tomar una pócima de inspiración o aprendizaje que nos de unas cualidades sobrehumanas. Finalmente el éxito es debido a la construcción de pequeños hábitos que se encuentran en toda persona exitosa. Numerosos pequeños hábitos que en su conjunto son muy poderosos y que provocan lo que se convierte en inevitable.

Ya vimos 7 hábitos que se han encontrado en toda persona de éxito y que por tanto son regla universal. Ahora veamos cuáles son esos hábitos en los que debemos trabajar en su conjunto para lograr nuestras metas.



1. Organización.

Ser una persona organizada es sinónimo de éxito. De hecho, quien es organizado en su trabajo, lo es en su vida. Quien es organizado en su casa, lo es en la empresa. Las personas organizadas lo son en cualquier faceta de su vida, y por tanto, suelen ser mucho más eficientes que el resto. Puntos que suman para lograr el éxito.

2. Son resilientes.

Las personas verdaderamente exitosas son capaces de ser optimistas cuando todo se está desmoronando. La mayor parte de los éxitos en los negocios han nacido y crecido en épocas donde todo se venía abajo. (Leer: Resiliencia: las claves del éxito cuando las cosas se ponen muy feas). Dentro de la resiliencia encontraríamos el aprender a dominar nuestras emociones cuando se trata de pánico u optimismo extremo.

3. Son persistentes.

Aprenden muy rápido a insistir y persistir. Aprenden a no rendirse ante las dificultades. Saben que otra persona puede tener éxito donde nosotros hemos tirado la toalla. Resistencia, insistencia y persistencia son hábitos que ayudan a las personas a alcanzar el éxito.

4. Escuchan las necesidades de los demás.

Conocer las necesidades de la gente es conocer ciertos problemas que pudieran tener una solución. Y esa solución podría darnos una rentabilidad. Aunque no sólo lo hacen por este tema. Ellos escuchan de verdad, y se encargan de que la otra persona sepa que le está escuchando de verdad, por lo que da lugar a relaciones mucho más honestas y abiertas con los demás. A fin de cuentas, el éxito viene del cultivo de relaciones.

5. No posponen las cosas.

Mucha gente dice que está pensando en hacer "algo", y que lo hará el mes que viene. La dilación es el ingrediente principal del fracaso, mientras que la decisión y la acción es el ingrediente de éxito. Ellos no dicen: "estoy pensando en hacer...". Ellos te dicen: "mira lo que he comenzado a hacer".

6. Saben cuándo tienen que abandonar.

Son persistentes pero no estúpidos. Parte del camino del éxito consiste en tomar rápido un fracaso para comenzar en otra cosa. No mantienen relaciones con cadáveres ni se arraigan a su ego para no asumir un fracaso.

7. Tienen sentido del humor.

Lo cierto es que rara vez te aburrirás con una persona de este tipo. Y no sólo por todo lo positivo que tienen para enseñarte, sino por ese sentido del humor y por saber hacer que una velada con ellos sea amena y divertida. Ser serio en el trabajo no significa que debas estar serio. En ocasiones son capaces de hacerte una crítica totalmente constructiva con algo de humor para que captes el mensaje pero no te sientas ofendido. El sentido del humor abre muchas puertas, mientras que un carácter poco afable las cierra.

8. No tienen miedo de asumir riesgos.

Quizás lo que frena a la mayoría de personas es el miedo a los riesgos. Pero ese es el hábitat natural de las personas de éxito.

9. Pero hacen del riesgo algo controlado.

Les gustan los riesgos, pero no son kamikazes. Asumen un alto riesgo pero intentan estudiar al máximo las posibles consecuencias, imaginando siempre el peor escenario posible. Por tanto, no les asusta tomar el riesgo porque ya han contado con lo que ocurriría en el peor escenario posible. Y están dispuestos a arriesgarse aunque el escenario sea el peor posible si las cosas no salen como quieren. Tienen miedos como todos, y saben que no pueden desprenderse de ese miedo, y no les queda otra que enfrentarse a él.

10. Son respetuosos y educados.

Como hemos dicho en más de una ocasión, puedes saber qué tipo de persona tienes en frente únicamente viendo cómo trata a un camarero. Son elegantes en el trato, educados con todo el mundo y respetuosos con cualquier persona independientemente de su posición socio-cultural. De hecho, realmente nadie tiene motivo para ser descortés con otra persona a la que no conoce. Ese comportamiento amable hace que reciban lo mismo, pues recibes lo que proyectas, y es por eso que son bien tratados por prácticamente todo el mundo. Difíciles de olvidar una vez que los conoces.

11. Son tenaces.

Puedes ser insistente y persistente y no lograr nada. La tenacidad es una cualidad que han desarrollado las personas de éxito. Quizás por eso han logrado muchas cosas en la vida. Cuando hablábamos de la diferencia entre la persistencia y tenacidad, era el propio Seth Godin el que ponía un claro ejemplo:

"Las empresas que te llaman por teléfono todos los días cuando estás comiendo o durmiendo para intentar venderte algo, son persistentes e insistentes. Pero Zara es tenaz."

12. Saben elogiar.

Reconocen en privado y en público un buen trabajo de otra persona, tanto si es su secretaria como si es un empleado que acaba de cerrar un acuerdo. No todas las personas conocen la importancia de reconocer el trabajo de una persona que está haciendo un buen trabajo. Ellos sí. Y por tanto, no sólo se ganan a esa persona que agradece enormemente los elogios, sino que esa persona seguirá esforzándose mucho más al saber que su trabajo es reconocido.

13. Son capaces de cambiar el estado de ánimo de toda una empresa.

Y lo hacen de una forma muy sencilla. Simplemente pronunciando unas frases mágicas que cambia radicalmente un ambiente. Leer: 9 cosas sencillas y extraordinarias que decir cada día a las personas en la empresa. Pocos dedican tiempo a algo tan sencillo como eso y que marca una notable diferencia.

14. Dicen sí a prácticamente todo cuando comienzan.

Probablemente hayan llegado a conseguir el éxito porque decían sí a cualquier reto, a cualquier oportunidad de negocio, a cualquier proyecto. Saben que el éxito en ocasiones consiste en 14 fracasos y un éxito. Únicamente debes tener éxito una sola vez, mientras que los fracasos se contabilizan como parte del camino.

15. Saben decir NO con contundencia y firmeza.

Del mismo modo, llegado el momento no dicen SÍ por cumplir con alguien si realmente no quieren hacer algo. Dicen no a una distracción y dicen NO a una mala proposición. Y no dejan lugar a negociación. Es NO y punto.

16. Son creadores de suerte.

Incluso para tener suerte debes estar en el camino correcto para que la suerte te encuentre. Este tipo de personas de éxito, gracias a su amabilidad, educación, ser extrovertidos y generar gratos momentos, por inercia amplían su red de contactos. La gente habla con ellos, la gente les recomienda, y por tanto, su buena reputación hace que tengan más posibilidades y oportunidades que otras personas. Es decir, la suerte no les ha encontrado, sino que ellos la han fabricado cada día.

17. Tienen un pensamiento positivo.

La mayoría de las personas piensan que eso del pensamiento positivo es una cosa espiritual o mágica, pero lo cierto es que el poder del pensamiento positivo, además de estar avalado por la lógica, lo está por la ciencia. El estudio de Barbara Fredrickson acabó demostrando que las personas con pensamiento negativoo acaban haciendo profecía auto-cumplida y terminan destruyéndose a sí mismos, mientras que las personas con un pensamiento positivo solían lograr aquello que se proponían. A fin de cuentas, lograrás lo que crees que puedes lograr y tu valor será aquel que quieras otorgarte.

Es decir, si crees que vales mucho, ese es tu valor. Si crees que no vales nada, ese mismo es tu valor.

18. Leen prácticamente a diario.

Sólo hay una forma de aprender y es adquirir conocimientos e ideas de otras personas. Por eso suelen er lectores voraces. Pero recurren a la lectura productiva, y no de entretenimiento.

19. No pierden la cabeza.

Un gran error de muchas personas que rozaron el éxito y acabaron fracasando fue celebrar su éxito demasiado pronto. El éxito se les subió a la cabeza y pensaron que ya era hora de demostrarle al mundo lo que habían conseguido. El éxito no es llegar a una meta. En ocasiones consiste en mantenerse en la cima, y a veces es más difícil mantenerse que llegar. Sobre todo, si pierdes la cabeza por el camino. Y ahí es donde se demuestra si tuviste éxito debido a la suerte o lo tuviste por méritos propios basados en la construcción de hábitos.

20. No pierden el tiempo.

Saben que su tiempo es muy valioso, por lo que intentan no desperdiciarlo en cosas que no les estén aportando nada, y mucho menos con personas que no se merecen esa dedicación de tiempo. Siempre están ocupados al tener una agenda organizada. Ellos siempre saben lo que van a hacer a cada hora del día, pues ya lo planificaron en su agenda la semana anterior.

21. Se mantienen motivados.

La motivación es esencial. Cuando falla la motivación, es momento de detenerse para analizar qué está fallando. Y no dudarán en cambiar o desechar aquello que están haciendo si sienten que les está drenando energía y vitalidad sin sentirse recompensados.

22. Se levantan temprano.

Esa es una de sus ventajas competitivas. Para ellos, el día comienza antes que para el resto, y ellos ya han sido productivos mientras que el resto aún se están despejando. (Leer: 5 razones para levantarte más temprano y cómo conseguirlo)

23. No hay excusas.

Todo el mundo tiende a excusar un error que ha cometido. Ellos lo asumen, pues el que no es capaz de admitir un error, no es capaz de aprender de ese error, y por tanto, es más probable que vuelva a fallar. El tío de Rafa Nadal le dio esta lección: "Cuando pierdas ante un rival, no es debido a la arena, al viento o a la raqueta. El otro ha sido mejor y punto. La próxima vez esfuérzate más".

24. Encuentran un propósito para su vida.

La mayoría de las personas fracasan únicamente porque era imposible que tuvieran éxito, ya que no sabían hacia dónde querían llegar. No puedes tener éxito si no sabes qué es lo que quieres lograr ni sabes por lo que deseas luchar. Toda persona de éxito, únicamente necesita un objetivo y comenzar a dar pasos hacia el objetivo. Encuentra el tuyo.

25. Piden consejos.

Por desgracia, he visto a gente muy cercana caer por el simple hecho de no haber pedido consejos a expertos en la materia que no dominaban. Todos tenemos puntos débiles, y no debemos por qué intentar rellenarlos todos. Hay personas que han dedicado toda su vida a ser los mejores en algo. Y están ahí para ayudarte a que tú seas el mejor en lo tuyo. En mi caso, se me dan bien muchas cosas, pero los temas fiscales y derecho no es uno de ellos, por lo que sería un idiota si no consulto los temas fiscales a un asesor fiscal.

Ver: Los 15 hábitos de los vendedores de éxito.





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo