.......... ........ ......... ....... .......

14 cosas que debes evitar para no agotarte mentalmente, estresarte y sabotearte a ti mismo.

22 de octubre de 2014



Existen 2 tipos de agotamiento mental, que serían el agotamiento productivo y el agotamiento innecesario.

En el caso del agotamiento productivo entraría un duro día de trabajo, la preparación de un proyecto,  exámenes o los calentamientos de cabeza de atravesar todo tipo de trabas burocráticas para una gestión, así como la enfermedad de un ser querido.

No podemos evitarlo, a pesar de que está acabando con nuestra energía y vitalidad y provocándonos un fuerte estrés. Únicamente podemos hacerle frente con la actitud adecuada y reponer esas energías para el día siguiente.

Pero a menudo, las personas, sufrimos una pérdida de energía innecesaria, a veces debido a otras personas, pero casi siempre es debido a nuestro peor enemigo, que somos nosotros mismos y nuestra poderosa mente.


Es por eso que como personas debemos decidir dónde gastar nuestra energía, pues solemos agotarnos física y mentalmente en ciertos aspectos innecesarios, hasta el punto que existen personas que no serían capaces de reconocer la felicidad ni aún poniéndosela delante.

He aquí 14 cosas en las que no debes dedicar ni un ápice de tu energía ni tolerarle a los demás.

1. Una actitud negativa.

La actitud es una elección que depende de nosotros. Si decides tener una actitud negativa ante la vida, encontrarás miles de motivos para ser infeliz. Si eliges una actitud positiva, encontrarás miles de motivos para disfrutar de lo que tienes y de los momentos que te ofrece la vida. Puestos a elegir, yo siempre he preferido ser feliz. Recuerda que las personas amargadas, lo son por elección.

2. Evita el drama.

Evita tener en tu círculo de amistades a gente dramática. Evita ser dramático. No es ningún cliché que el final de algunas cosas son el principio de otras que están por llegar. ¿Tu pareja te ha dejado?, no hagas ningún drama de ello, y míralo como una oportunidad para encontrar alguien que realmente quiera estar contigo. ¿has perdido tu trabajo?, piensa que grandes empresas nacieron tras la pérdida de trabajo de su fundador. Es actitud. El drama déjalo para el cine.

3. Evita ser descortés.

Ser descortés es gastar energía innecesariamente, pues cuesta mucho menos trabajo ser amable con todo el mundo. Y sí, ser gilipollas también es una elección que un gilipollas hace en un momento dado. Finalmente recibimos de los demás aquello que proyectamos. Sé siempre cortés, amable y educado, y evita a las personas que no son de esta forma.

4. Evita infravalorarte.

Está bien ser autocríticos con nosotros mismos, pero no te hará ningún bien infravolarte como persona o como profesional. Si no te valoras y respetas como persona a ti mismo, no esperes que nadie más lo vaya a hacer. Recuerda que tú vales tanto como pienses que vales. Si crees que vales mucho, ese es tu valor. Si crees que no vales nada, ese es tu valor.

5. Evita preocuparte por tu pasado.

El pasado ya no lo vas a cambiar. El primer paso para ser feliz es dejar ir tu pasado. Nadie puede construir una nueva vida mirando hacia atrás. La vida se vive mirando hacia adelante. El pasado doloroso únicamente sirve para recordar aquellas cosas que no deseas que vuelvan. Debes convertirte en un arquitecto de tu presente y tu futuro.



6. Deshazte de las perspectivas de perfección.

Tú nunca serás perfecto, y la vida que vivirás nunca será perfecta. Acostúmbrate a ello, pues el estado de nirvana absoluto no lo vas a conseguir. Siempre habrá momentos de incertidumbre, días que se torcerán y problemas que resolver. Cuando todo se tuerce, hay personas que emplean la actitud positiva y siguen adelante, mientras otros eligen hundirse en sus propios pesares. Tú eliges lo que quieres hacer llegado el momento.

(Leer: 5 cosas que debes recordar cuando te sientas atascado, atrapado, vacío y sin sentido)

7. No evites la responsabilidad personal.

Culpar a otras personas o el entorno, también es una forma de gastar energía. Debes asumir que la vida que hoy llevas es la que has elegido llevar. Y es tu responsabilidad personal dejarla como está o cambiarla. Tú eres capaz de tomar decisiones para cambiar tu situación. Tú eres el conductor de tu propia vida. Y no todo el mundo tiene claro este punto. La mayoría de las personas no controlan su propia vida porque no son conscientes del poder que tienen para hacerlo.

8. Tener una lista de preocupaciones más grande que la lista de gratitud.

El estrés y la depresión aparece cuando tenemos más aparentes motivos por los que nos preocupamos que motivos para estar agradecidos. Cuando llegue uno de estos momentos, busca siempre algo que agradecer de la vida. Si no eres idiota, encontrarás decenas de motivos para hacerlo. Recuerda que mucha gente aparenta ser feliz, hasta que de tanto aparentarlo, acaba siendo feliz. Lo mismo ocurre al contrario, y es que si ignoras la felicidad y te centrar en los problemas, tarde o temprano pensarás que tu vida es un problema. Rompe rápidamente ese círculo.

9. Evita el condicionamiento social.

A veces dejamos que nos pongan etiquetas, hasta el punto que la propia sociedad puede encasillarte por cientos de motivos. Si dejas que la gente te ponga etiquetas, llegará un momento en el que te olvidarás de ser fiel a ti mismo. Eres lo que quieres ser, no lo que los demás creen que eres. Nunca olvides eso.

10. Evita centrarte en la gente equivocada.

Cuando éramos adolescentes, solíamos enamorarnos de personas que no nos hacían caso. Debería ser delito cometer este error en nuestra edad adulta. Claro que en la edad adulta, solemos cometer este mismo error con la pareja y los amigos. Recuerda: Nunca pierdas ni un minuto con alguien que no está dispuesto a perder ese minuto contigo.

11. Evita hábitos antiguos.

Hay ciertos hábitos que nos han acompañado durante décadas, y que probablemente no nos hayan llevado a ningún sitio. El hecho de que siempre lo hayas hecho, no significa que debas seguir haciéndolo, y más aún, si no nos han dado resultados. Cambia tus hábitos.


12. Evita las quejas vacías.

Hay cosas que pasan, y ya han pasado. Quejarte no te servirá de nada, pues es una forma de causarte más dolor innecesariamente.


13. Evita las excusas.

Es mejor no ofrecer ninguna excusa que poner malas excusas una y otra vez. Recuerda que quien quiere llegar a algún sitio, busca caminos para hacerlo. Quien no está dispuesto a esforzarse por llegar, busca excusas.

14. Evita la rutina.

La rutina probablemente sea una forma de muerte en vida. La moneda más importante de la vida es la vivencia de experiencias. No tengas miedo de comenzar nuevos desafíos.

Y para terminar, debes recordar que la vida es algo que a todos nosotros se nos ofrece en un momento dado. Es algo obligatorio, pero el crecimiento que vamos a tener en la vida, es opcional. Tú eliges el tipo de vida que quieres tener, así como tú eliges la actitud que tendrás ante ella.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo