.......... ........ ......... ....... .......

12 cosas importantes que los emprendedores deben saber sobre los negocios.

10 de junio de 2015



No es la primera vez que un SEAL adapta lo aprendido en su vida militar al campo de los negocios o el éxito empresarial. En este caso, Brent Gleeson, un ex Navy SEAL convertido en empresario, escritor y orador motivacional, nos da sus propios consejos para aquellos emprendedores que van a iniciar su propio negocio o ya están en el camino empresarial.

Para Gleeson, ser empresario es una carrera donde se debe estar en continuo aprendizaje, y donde gran parte de la sabiduría se gana a través de los errores.

(Ver: 7 Lecciones para el éxito, de William H. McRaven, comandante de los SEAL que dio caza a Bin Laden)

"Todos los principios clave que aprendí en los SEAL y en la batalla, trato de aplicarlos todos los días en la empresa. Los empresarios deben tener un espíritu de guerreros, pues nadie dice que vaya ser a fácil"

Éstas son 12 cosas que Glesson considera que los emprendedores deben saber y recordar cada día en los negocios.




Cuando comienzas.

1. Debes tener un plan sólido, pero recuerda que el ambiente que te rodea va a cambiar con frecuencia, por lo que debes tener la capacidad de adaptarte al nuevo ambiente de una forma rápida. Debes ser ágil y no perder demasiado tiempo en darte cuenta de la necesidad de cambios y adaptación.

2. Sé cautelosamente optimista con los socios que encuentras y con los inversores en fase inicial del negocio. Cuando estás comenzando, cualquier asociación o entrada de capital por parte de inversores parece como una gran oportunidad, por el simple hecho de que las personas están interesadas en nuestro negocio. Pero recuerda que no siempre esas personas tienen las mejores intenciones en su mente.


Persistencia.

3. No tires la toalla. No te conviertas en una estadística del fracaso empresarial. Eso no quiere decir que no debas dejar de hacer ciertas cosas que no están funcionando o cambiar el foco hacia nuevas oportunidades de negocio abandonando las ideas anteriores, pero no te des por vencido.

4. Recuerda que la habilidad y el talento no reemplaza la persistencia. La mayoría de los empresarios de éxito lo son por persistentes, no por talentosos.

Liderazgo.

5. En algún momento, la mayoría de los empresarios van a tener convertirse en líderes. A medida que el negocio crece, habrá más gente que te buscará para que los orientes e inspires. Estudia y aprende sobre el liderazgo y nunca asumas que que eres un gran líder. Tampoco olvides que los buenos líderes son buenos porque convierten en buenos líderes a otros que tienen bajo su mando.


6. Sé consciente de tus competencias emocionales. Las palabras que dices y cómo las dices, tienen un impacto mucho mayor del que crees. La inteligencia emocional es imprescindible para dirigir con éxito a los equipos.

Adaptación.

7. La ejecución de cualquier negocio requiere la capacidad de adaptación. Las industrias cambian. La economía cambia. Se crean nuevas tecnologías. Productos y servicios se vuelven obsoletos. Hoy día, tener un negocio sólido y estable, significa tener un negocio cuyo gerente se adapta a los cambios de una forma rápida.

8. Los obstáculos son oportunidades. Y no es ningún cliché, pues atravesando algunas barreras que otros muchos no se atreven o les da pereza superar, encontraremos en ocasiones algunas oportunidades para mejorar la rentabilidad de nuestra empresa.

Sobre el fracaso.

9. A veces los errores parecen fracasos, pero no lo son. Los errores son lecciones para ganar en sabiduría. Fracaso es cometer los mismos errores que ya cometimos una y otra vez. Cuando cometas errores, revísalos, anótalos y saca la lección aprendida. Y no los vuelvas a cometer.

10. El incumplimiento de alguno de nuestros objetivos o los errores, por desgracia son inevitables en los negocios. Cuando ocurra, tampoco te revuelques en la miseria ni te castigues más de lo necesario. Los empresarios no tienen tiempo para la autocompasión. Cuando caigas, sacúdete y sigue hacia delante.

Sobre el éxito.

11. Establecer metas altas es una necesidad para maximizar el rendimiento, pero para conseguir esas grandes metas se requieren una serie de objetivos estratégicos de corto plazo. La superación de esos pequeños objetivos son los que dan el ánimo y los que animan a lograr esa meta más grande.

12. Dar crédito a quien lo merece. El empresario debe tomar más de culpa y menos de reconocimiento. Reconoce al equipo por sus logros y contribuciones con regularidad, porque son ellos los que hacen que el éxito sea posible en tu negocio.

Y por último, nunca asumas que tu empresa ya ha alcanzado su máximo potencial. Debes tratar de ser cada día mejor, tanto como empresa como persona.

El camino empresarial es un camino difícil, pero gratificante. No te desanimes y mantente positivo. Prepárate continuamente y vuelve a levantarte cuando te derriben. Siempre continúa avanzando. Se persistente en ello y no fallarás.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo