.......... ........ ......... ....... .......

5 Formas sencillas de motivar a los trabajadores.

21 de octubre de 2015



¿Quieres tener empleados que vayan al trabajo con alegría, estén comprometidos con tu empresa, y motivados con su trabajo? Entonces tienes que entender sus necesidades y centrarte en ellas. Esta sabiduría viene de Jay Simon, presidente de Atlassian, una empresa de software de colaboración para los equipos.

Simon aprendió su enfoque de gestión a través de una carrera no convencional que incluía años como pianista del bar de un hotel en el sudeste asiático. Cuando volvió a Estados Unidos, entró en el mundo de las ventas en una empresa de software y pronto se le encargó la gestión de una oficina de ventas en el extranjero. Se unió a Atlassian para dirigir las ventas y el marketing, y fue ascendido a presidente tres años después.

Esto es lo que ha aprendido en el camino sobre motivar e inspirar a la gente que trabaja para él y que ha sido recogido por Inc.

(Ver también: Las reglas de la contratación de las mentes más brillantes)

1. Hay que tomarse tiempo para entenderlos.

No asumas que lo sabes todo de una persona por lo que hacen o la experiencia que tienen. "Cuando estaba en Rangún tocando el piano, me enteré de que Birmania tenía un buen sistema educativo, pero el problema en ese entonces era que no había oportunidad de practicar lo que se aprendía", dice Simon.

"El trabajo de servir y otros trabajos de restaurante en el hotel donde trabajé, eran de los mejores puestos de trabajo en el país." Algunas de las personas que hacían esos trabajos tenían carreras de física o biología, recuerda.


Simon aprendió una valiosa lección de esta experiencia. "Todos venimos de todo tipo de situaciones e influencias en nuestras vidas. Cada uno de nosotros tiene diferentes cosas que aportar."

2. Hay que darles oportunidades para probar nuevos roles, incluso si no tienen las calificaciones obvias.

"Soy un gran creyente de darle oportunidades a las personas, porque yo he sido beneficiario de ellas", explica. "La gente me dio la oportunidad de hacer cosas que no había hecho antes."No había ninguna razón para que el primer jefe de Simon, de la empresa Plumtree Software (ahora parte de Oracle), asumiera que él tenía la capacidad de ser un buen vendedor en base a sus experiencias pasadas. Le dieron la oportunidad, y él era tan bueno en el trabajo que amplió su base de clientes fuera de los Estados Unidos.

3. Hay que averiguar a dónde quieren ir los empleados y ayudarles a llegar allí.

Una de las cosas más inspiradoras para todos los empleados es que su jefe le pregunte acerca de sus aspiraciones y luego les ayude a cumplir esos sueños.

Esto podría significar el envío de los empleados a una formación especial, darles tiempo flexible para que puedan seguir una pasión específica, o incluso presentarles contactos fuera de tu empresa que puedan ofrecerle su trabajo ideal en unos años si tú no puedes.

También significa ayudar a los empleados con sugerencias y estímulos, haciéndoles saber cuándo están en el camino correcto para alcanzar los objetivos deseados y cuándo tienen que hacer un cambio. "Ellos quieren saber si van en la dirección correcta", dice Simon. "Fomentar la retroalimentación es muy importante."

4. Hay que darle a la gente oportunidades para perseguir sus pasiones.

Atlassian da un día la oportunidad de que se reúna la cuarta parte de su equipo y lleven a cabo el proyecto que ellos elijan. El evento se llama "ShipIt" porque cada equipo tiene sólo 24 horas para completar cada proyecto de principio a fin.

"El único requisito es que se tienen que poner de pie y explicarle al resto de compañeros el trabajo final", dice Simon. "Teníamos un equipo donde la gente se sentía frustrada por el hecho de que todas las sillas de la sala de conferencias eran fijas y estaban ajustadas de una determinada manera, por lo que su proyecto ShipIt era hacer que las sillas no fueran fijas y cada persona las pudiera ajustar de la forma en que le viniera bien."

5. No hay que tenerle miedo al fracaso.

Si estás animando a la gente a extender sus alas y volar puede ser normal que de vez en cuando alguno se estrelle contra la pared. Y eso es una cosa buena, dice Simon. "Eso no es sólo un mecanismo de retroalimentación. Es casi tan bueno como tener éxito", explica. "Yo soy el beneficiario de las personas que me han dado la oportunidad de fallar. Es mi responsabilidad crear un ambiente donde no se le tenga miedo al fracaso, y si sucede, se tome como una experiencia."

Ver: 8 Formas de acabar con la motivación de los trabajadores







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo