.......... ........ ......... ....... .......

12 Consejos a la hora de conseguir un trabajo.

28 de mayo de 2017



Buscar empleo para ciertos perfiles de candidatos puede convertirse en un trabajo a tiempo completo y con la frustración como resultado.

Son muchos los consejos que ya hemos dado y que podemos dar para aumentar las posibilidades de ser contratados en una empresa hoy día y limitar el "factor suerte" (no podemos eliminarlo por completo). Y es que puedes ser muy bueno en tu profesión, enviar tu curriculum y que el curriculum ni siquiera sea visto por el responsable de contratación. Incluso puedes asistir a la entrevista de trabajo y chocar contra algunos factores que podrían afectar a tu contratación y que no dependen de ti.


Por eso el primer punto para el que debemos estar preparados cuando salimos a la búsqueda de empleo es:


1. El rechazo es parte de este juego.

Posiblemente seas rechazado como candidato varias veces o docenas de veces. No te frustres ni te lo tomes como algo personal. Es parte de este juego y que hay que asimilarlo. En algunos casos es cierto que puede deberse a nuestra falta de práctica o falta de preparación a la hora de superar una entrevista de trabajo.

En otros casos, simplemente había alguien en la sala que ha demostrado ser mejor candidato que tú para el puesto de trabajo. En cualquier caso, adquiere la lección de esos rechazos y tómate cada entrevista de trabajo perdida como una lección práctica que te ayudará en la siguiente.

2. Cambia la estrategia.

Si has enviado 100 currículos y ni siquiera has recibido una llamada de teléfono, está claro que necesitas un cambio en tu estrategia: bien sea revisar tu curriculum, quitar cosas, poner cosas, cambiar el formato, o cambiar la forma en la que estás buscando trabajo.

Ver: Este es el curruculum perfecto según los expertos en selección.

En ocasiones, si te consta que una empresa está contratando gente, el buscar un atajo puede ser una buena idea, es decir, en lugar de usar el proceso tradicional enviándoles el curriculum, quizás no perdamos nada yendo en persona y dejar el curriculum en mano, pudiendo hablar con alguien de la empresa. Así al menos ya han visto nuestra presencia.

3. No te estreses si tardan en llegar los resultados.

El estrés en la búsqueda de empleo te puede llevar a la desesperación, y mostrarte desesperado por lograr un trabajo conduce al efecto contrario deseado en una entrevista.

Es muy típico en universitarios que cuando acaban la carrera quieren un trabajo, y lo quieren ya. Tras meses buscando trabajo sin resultados, comienza el desánimo, la desesperación y el estrés.

Si el trabajo tarda en llegar, puedes aprovechar esa tardanza para crearte un perfil profesional, crear algo en la red que poco a poco te vaya sirviendo como "marca personal" para más adelante. Irónicamente, algo que les digo a muchos jóvenes de los que veo que son muy válidos para trabajar, es: "Ahora estás preocupado y estresado por no encontrar trabajo, pero ya verás como antes de lo que tú crees, tu preocupación será que no sabrás cuál de las ofertas de trabajo aceptar".

Mientras estés buscando trabajo y sigas mejorando cada día en conocimientos y preparación, no estarás perdiendo el tiempo.

4. Céntrate en la industria, no en el trabajo.

Este es un consejo de Ed Mitzen, fundador de Finger Paint Marketing, un consejo que suscribo plenamente.

Debes centrarte en la industria en la quieres participar. Es decir, si para entrar en esa industria debes aceptar un trabajo de menos categoría, hazlo, aunque no sea el trabajo que esperabas.

Por ejemplo, si quieres dedicarte a la publicidad y una empresa publicitaria te ofrece el trabajo de contestar el teléfono, acepta el trabajo. Ya estás dentro de la industria. Ya estás en el lugar donde puedes aprender acerca de esa industria y ya estarás en el lugar para dar el salto.

De esta forma puedes conocer gente del mundillo (puedes conocer el mundillo) y ya puedes hacer uso de las habilidades sociales.


5. En última instancia, es mejor tener un mal trabajo que no tener trabajo.

Poco más que añadir en este punto. Si la búsqueda de nuestro trabajo ideal se está torciendo o retrasando y necesitamos combustible económico para continuar, y la idea de comenzar tu propio negocio no va contigo, no pasa nada por aceptar cualquier otro trabajo aunque no tenga nada que ver con tu profesión o tu industria. PERO NO TE ACOMODES. Continúa la búsqueda y sigue preparándote.

6. Investiga a la empresa.

Sigue siendo un error muy común en los candidatos el hecho de que no hacen la correspondiente investigación sobre la empresa a la que van a solicitar un puesto de trabajo. En igualdad de condiciones, un candidato que ha hecho los deberes y conoce a fondo esa empresa o se ha tomado la molestia de averiguar qué hacen y quiénes son, tendrá una enorme ventaja con respecto a su competidor. Esto es muy útil para nuestro siguiente consejo....

7. Cómo puedes ayudar a esa empresa.

Un operario de fábrica, por regla general deberá venderse como puntual, responsable, etc... pero otros perfiles podrían ganar el trabajo únicamente mostrándole a la empresa que con su contratación, ellos van a ganar más dinero.

¿Qué le puedes ofrecer a esa empresa como profesional? Si puedes ayudarles a incrementar sus beneficios un 20%, créeme, el trabajo es tuyo.

8. Evita negativizar la sala.

Intenta ser en todo momento positivo. No hables de lo mal que está la cosa, de la crisis. Habla en todo momento de las oportunidades, de la necesidad de nuevas ideas. Sé confiado en tus propias capacidades sin llegar a ser arrogante. Que vean a un entusiasta, a un apasionado, no a un deprimido por no tener trabajo y desesperado por lograrlo.

9. Rellena rápidamente el hueco de años en desempleo.

Queda feo decirle a un entrevistador que llevas 3 años sin trabajo y que te has buscado la vida trabajando los fines de semana en cosas que nada tienen que ver con el trabajo que vas a desempeñar. Darás la sensación de desactualizado o desentrenado.

En cambio, si le decimos que has estado trabajando en algunas cosas para ganar dinero, pero que has seguido preparándote y aprendiendo, que ahora eres mejor profesional y más actualizado que antes, sin duda, habremos rellenado ese hueco. Y desde luego -según el trabajo- si cuentas con artículos o proyectos realizados en ese tiempo que has estado en desempleo, podrán ver que no has estado perdiendo el tiempo.

10. Si no tienes experiencia laboral, no te la inventes.

No mientas con el tema de la experiencia laboral, pues si ponen interés en cazarte, lo harán. Asume que no tienes experiencia si ese es el caso. No te las des de listo por acabar de salir de la universidad. El entrevistador sabe que aún no estás cualificado para nada al carecer de experiencia práctica real (hay excepciones)

En muchos casos, más que la experiencia laboral, el entrevistador quiere saber cómo eres como persona. Si consigues demostrarle que eres una esponja del aprendizaje, que tienes entusiasmo por esa industria, que has hecho los deberes por saberlo todo acerca de la empresa y la industria y que estás dispuesto a hacer carrera en esa empresa, es muy probable que la falta de experiencia se quede en un segundo plano aunque ese fuera un requisito inicial para acceder al trabajo.


11. No lo llames enchufe: llámalo conexiones y úsalas.

La mayoría de los buenos trabajos no se encuentran en la búsqueda de empleo tradicional, sino a través de contactos. Algunos lo llaman enchufe, pero yo siempre he dicho que los enchufes se producen cuando das la cara por un incompetente para darle un trabajo que le queda grande. 

Cuando das la cara por un conocido y te consta que es una persona muy competente, eso son conexiones. Si el tipo es bueno, y además lo conoces como persona, pues dos veces bueno.

No sientas que entrar en una empresa gracias a un conocido es hacer trampa, pues todos lo harían, y si la mayoría no lo hacen es porque no tienen las conexiones. El consejo es muy sencillo: En la búsqueda de empleo, usa todas las conexiones y contactos que tengas a tu alcance para lograr tu objetivo.

12. Recuerda no cometer este error.

Una forma de de demostrar que estás interesado en el trabajo y sin dar la sensación de desesperado, al mismo tiempo que muestras que eres agradecido, es enviar una nota de agradecimiento al entrevistador aunque sea por correo electrónico.

Esa nota de agradecimiento debe ser corta y únicamente para dar las gracias, no para meterle presión o preguntarle si estás contratado.

Hice esta corta nota a modo de ejemplo en la cual intentamos mostrar interés y ser agradecidos:
"Hola, soy ******* y quería agradecerle su amabilidad y el tiempo que me ha dedicado en la entrevista de trabajo de hoy. Tras conocerle y conocer mejor su empresa, estoy aún más interesado en trabajar en su compañía, pues creo que encajaría perfectamente en su cultura de empresa y que podría realizar mi trabajo acorde a sus expectativas.Deseoso de trabajar con ustedes, reciban mi más afectuoso saludo.
Enviar esa nota de agradecimiento, sin duda, puede tener muchos beneficios, pues entre otras cosas, le estamos refrescando la memoria al entrevistador sobre nosotros, y es algo que hoy por hoy casi nadie hace, así que por ahora es algo distintivo. Dentro de un tiempo, quizás os diga que no enviéis notas de agradecimiento, pues cansan a los entrevistadores.

Ver: 10 Cosas que no debes hacer antes y durante una entrevista de trabajo






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo