Cómo parecer más joven cuando pasas los 40, 50 y 60 años y lucir mejor a medida que envejeces.

13 de noviembre de 2017



Los años nos caen a todos, y nada se puede hacer por detener el reloj, pero creo que tampoco debemos asumir que no podemos lucir una apariencia más joven o, al menos, poner en duda nuestra edad. Hay infinidad de motivos por los que nos vendría bien parecer más joven, desde el instinto más básico, pasando por asuntos sentimentales, nuestro propio ego a la hora de escuchar "pues pareces más joven", y llegando hasta la búsqueda de trabajo y el efecto halo en el mundo profesional.

Recuerdo que cuando tenía 18 y 19 años, algunas personas pensaban que tenía más de 30 años. Curiosamente, ahora que me acerco a los 40 (38 años para ser más exactos) en ocasiones piensan que tengo incluso menos de 30 años, lo cual, sin duda, me halaga.

Y curiosamente no creo que tenga todo que ver con el cuidado físico, que también es importante. En mi caso particular, creo que ha jugado un papel más importante mi cambio de carácter y actitud. Y ahora explicamos ésto.

Pero antes de nada, ¿por qué hago este artículo? En primer lugar, porque muchas personas me lo han pedido, y en segundo lugar, porque está relacionado con todo lo que aquí se habla. No es un artículo de belleza. No obstante, en un anterior artículo ya explicamos algunas formas de ser más atractivo, el cual te aconsejo leer, pues si bien no podemos ser más guapos de lo que somos, sí que todos podemos ganar atractivo, lo cual es más valioso que la belleza en términos absolutos.

Con ésto no pretendo hacer una tesis doctoral, simplemente transmitir algo que precisamente he observado en la mayoría de las personas que me han sorprendido al aparentar menos edad de la que tienen en realidad, habiendo encontrado algunos patrones que están presentes en todos ellos. ¿Algo que también tenían en común la mayoría? Gustaba pasar tiempo con ellos.


A menudo se suelen dar consejos para cambiar la vestimenta por una más juvenil, incluso hacerse cosas extrañas en el pelo para aparentar menos edad. En muchos casos, cuando ves a un hombre de 40 ó 50 años haciéndose pasar por adolescente, terminas viendo eso: a un hombre de 40 años que no ha madurado aún o a un hombre de 50 años que no asume los 50 años.


1. El carácter y la actitud.

A los 18 y 20 años, mi carácter se distinguía por la seriedad. Confundía el ser profesional y una persona seria en aquello que hacía con estar serio. Si aquello le acompañábamos una vestimenta formal, casi siempre pensaban que era un hombre que pasaba los 30 años. De hecho, amigos y amigas me decían que parecía un "viejo joven".

Con el paso del tiempo fui cambiando mi carácter, supongo que debido a ciertas personas que me fui encontrando en el trayecto. Hoy día se puede decir que es difícil verme serio , he desarrollado un carácter afable y un gran sentido del humor. El tener siempre buen humor y el estar sonriente en lugar de serio, debe ser un condimento para este cambio en la percepción de la edad, ya que la vestimenta sigue siendo la misma: trajes de colores oscuros y lisos.

2. Tener un propósito en la vida.

Representa algo, ten confianza en ti mismo, ten un propósito en la vida. Nada hará que un hombre parezca más viejo de lo que es que un hombre que básicamente haya renunciado ya a la vida. Frases del tipo: "Yo ya hice todo lo que tenía que hacer", "Soy demasiado mayor para hacer ésto".... Dios!!! Son frases que matan, aburren y crean una percepción increíblemente nefasta.

A los 40 y 50 años puedes considerar que estás al final de la vida o puedes considerar que aún estás comenzando. Como se suele decir, tanto si piensas de una u otra forma, estarás en lo correcto.

Detén esa actitud negativa. Deja de pensar que tus mejores años ya han pasado y piensa que lo mejor aún podría estar por llegar. Muéstrate enérgico, y contagiarás esa energía. Sigue aprendiendo cosas.

Si transmites vitalidad y entusiasmo, rara vez verán a una persona acabada o a un viejo.

Deja de contarle a los demás lo que hiciste y comienza a hablar de tooodo lo que vas a hacer. Eso es entusiasmo, y el entusiasmo resta años.

3. La sonrisa.

Sonreír conlleva muchos beneficios a todos los niveles. Contagias positivismo y te hace más atractivo, por lo que también te resta años.

Es por eso que si bien podemos ahorrar en infinidad de cosas, no se aconseja ahorrar en el dentista. La boca es una de las partes que una mujer va a mirar. A medida que los años pasan, los dientes se deterioran. Por suerte, hoy día hay numerosos tratamientos para tener una sonrisa reluciente.

4. La piel.

Con respecto a la piel (sobre todo la de la cara) más vale cuidarla desde que somos jóvenes porque será la primera en mostrar el paso de los años.

Existen gran cantidad de cremas y tratamientos, algunos de ellos caseros. Y yéndonos a lo más básico, el color de la piel también nos puede añadir o quitar unos años. Una piel pálida siempre se va a asociar a un peor estado de salud que una piel bien bronceada.

Tener el suficiente descanso, también hará que la piel de nuestra cara luzca más radiante. Las cremas hidratantes son una buena opción también.

Llevar una alimentación sana e incluir frutas y verduras en nuestra dieta, supuestamente debería darnos un mejor aspecto.

5. Ejercicio.

No se trata de que compitas en campeonatos o que participes en las maratones, pero mínimo algo de mantenimiento o que te ayude a quemar ciertas grasas que se van acumulando a medida que envejecemos, siempre te dará un toque de juventud extra.

6. Tira la ropa que no te gusta.

Hay ropa que sencillamente no te pega. Y punto. Incluso probablemente tampoco te guste a ti. Para parecer más joven no debes recurrir a los modas ni hace falta que te compres unos pantalones vaqueros que más que ponértelos, parece que te los tapizan.

Puedes llenar un armario con unas pocas variedades de prendas, según cuál sea tu trabajo y la imagen que quieres dar en ciertas ocasiones.

Elige únicamente esa ropa que cuando te la pones y te miras al espeja, te dices a ti mismo: "Me gusto", y reza porque tengas buen gusto.

Lo mismo para los colores. Hay colores que nos favorecen más y otros menos. Es cuestión  de que pruebes qué colores son aquellos que aún manteniendo tu esencia, te pueden restar algunos años.

Simplemente recordar que el carácter y la actitud con la que vas en el día a día, puede ser el mayor y mejor aliado a la hora de aparentar más o menos edad.

Ver: 8 cosas que nos hacen menos atractivos







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo