miércoles, febrero 21, 2018
liderazgoRecursos humanosTodo

Errores que NO puedes cometer si eres líder de un equipo de trabajo

Trabajar con personas es una de las actividades más
bonitas  y gratificantes, pero también es
una de las más complicadas y difíciles. Dirigir, no es mandar, es delegar.
Pero, en ocasiones, se confunde la dirección con el mandato y se interpretan
las ordenas laborales como atribuciones personales.

Luego todas las personas, a pesar de tener unas cualidades
profesionales muy validas, no son capaces de dirigir adecuadamente a un equipo
de personas. Para todo existen cualidades a favor y otras en contra. En un
líder, hay errores que matan y complican la existencia del responsable del
equipo y sus colaboradores. En ocasiones tanto, que deben trasladarse a alguna
de las partes afectadas.

Pero existen errores innatos en las personas y otros que son
comportamientos equivocados desde el liderazgo. Veamos algunos de ellos,
reflexiones sobre los mismos, y sí somos líderes de equipo, busquemos
alternativas para no caer en estas equivocaciones.

Intemperante y desleal

Contemos hasta diez antes de actuar. Es un lema que deben
seguir los líderes. No vale salir con un temperamento mal sonante y
descontento. Esas posturas que saltan alteran los nervios de los compañeros de
alrededor y distorsionan el equipo. Es aconsejable pausar los nervios y que
estos no se alteren demasiado cuando la presión de trabajo o los problemas
motiven respuestas no correctas a compañeros y al equipo.

Es un motivo de desconfianza. El equipo de trabajo sigue al
líder por confianza y su identificación con él y sus ideales. Cualquier
variación sobre estas bases del responsable del equipo puede dar al traste con
su responsabilidad como tal.

La deslealtad puede ser uno de los principales motivos por
los que un líder deja de serlo.

Organización de las tareas.

El líder no puede permitirse: no tengo tiempo. Puede delegar
algunas funciones en sus colaboradores más inmediatos y eficientes, pero
siempre debe tener cuidado de dedicar el tiempo suficiente a cada colaborador,
a nivel personal y profesional, resolviéndole sus dudas y estando atento a sus
problemas.

Un líder cercano a su equipo de trabajo, estimula la
cercanía y la colaboración de sus compañeros.

Prestar atención a su equipo es parte de sus funciones como
líder y no deben descuidarse. Hacerlo implica una actuación poco profesional
con respecto al cargo ostentado.

Liderazgo con humildad

El líder es un ejemplo de actuación con respecto a su equipo
de trabajo.  Sus actuaciones deben ser
motivo de ejemplo y enseñanza a terceros. Un buen líder debe hacer todo tipo de
trabajos, aquellos que luego va a encargar a sus subordinados.

Un líder debe ser humilde y trasmitir sus conocimientos al
resto. No es más líder aquel que atesora conocimientos y no los comparte, sino
aquel que hace participe al equipo de sus aciertos y fracasos, estimulando unos
y animando en otros.

Demuestra lo que haces, no presumas de lo que sabes hacer

Algunos líderes piensan que ellos saben hacer todo e
inteligentes haberlos ahílos. Un líder es lo que sabe hacer y como lo hace. Es
tan importante los conocimientos como la gestión de los mismos y, un líder, es
más valorado por su gestión más que por sus conocimientos.

Miedo a la sombra de sus colaboradores.

Algunos no comparten información o conocimientos pensando
que alguno de sus compañeros pueden quitarles el puesto de trabajo. No piensan
en hacerles crecer profesionalmente, sino en protegerse de una amenaza que no
existe y cuyas incapacidades profesionales no son capaces de liderar sino de
conservar el puesto.

El responsable de equipo debe hacer más eficiente al equipo
poniendo en marcha modelos productivos, aunque ello le cueste formar a su
equipo para que puedan ser más autónomos y crecer profesionalmente.

Carencia de imaginación

Las funciones del líder es resolver los problemas diarios
que solucionen las cadenas productivas diarias. Pero tiene una actividad que es
la de anticiparse a situaciones laborales posteriores o diseñar procesos que
agilicen tareas productivas propias de la actividad empresarial.

La falta de imaginación se demuestra ante la falta de
soluciones cuando existe un problema que debe resolver.

Egoísta

Un grave error es intentar llevarse los honores de los
éxitos. Un principio básico es compartir los éxitos del departamento con los
componentes de él, de no hacerlo, las consecuencias pueden ser un resentimiento
constante con el equipo que redundará en un perjuicio de los beneficios
productivos del departamento.

Un buen líder debe aglutinar las motivaciones  de sus empleados y guiarlos para conseguir los
mejores resultados.

Excesiva autoridad

Es aquellas situaciones donde se abusa de su estatus de
líder y se convierten en dictadores. Es más aconsejable estimular a las
personas que presionarlas bajo amenazas, cuyo liderazgo por temor no es
elemento de éxito para un buen líder.

Titulitis

No presumas por lo que eres, sino por lo que haces. Existen
personas que presumen de “su responsabilidad”. No es un ejemplo de sencillez.
El líder corriente es aquel que se pone a la altura de su equipo y es uno más
del equipo. Las grandes fanfarrias no consiguen más que minar la relación entre
las personas que componen el grupo de trabajo y terminan fracasando.

Otro tema similar:

Deja un comentario