sábado, febrero 24, 2018
ganar dineroinversionesinvertir en bolsavídeos

Cómo ganar dinero cuando la bolsa cae – productos para ponerte corto o bajista.

Ventas al descubierto, ventas en corto, ventas a crédito y derivados para ponerte corto y ganar dinero en un mercado bajista.

Como la mayoría ya sabréis, en bolsa se puede ganar dinero tanto cuando las acciones, índices y materias primas suben, así como cuando estas bajan. Es lo que se conoce como ventas al descubierto, posiciones bajistas, abrir cortos, etc… Es decir, puedes invertir y ganar dinero cuando la bolsa cae.

Existen algunas diferencias técnicas entre ventas al descubierto, ventas a crédito y venta corta, pero para la finalidad de este artículo, no vamos a entrar en detalle. Únicamente vamos a explicar las formas en que un inversor puede ganar dinero en un mercado bajista, qué producto es el más aconsejable para cada situación (en mi opinión personal) y qué productos son los únicos que pueden mover el valor real de las acciones cuando abrimos una posición bajista. Así que vamos a allá.

¿Qué productos se pueden usar para ganar dinero cuando el mercado cae?

Aquí vamos a dividir este apartado entre los productos que pueden mover el mercado y aquellos cuya especulación no afecta a las cotizaciones.

Productos que mueven el mercado.

  • Venta corta, venta al descubierto o venta a crédito (para el caso es lo mismo)
  • Futuros (No directamente, pero sí de forma indirecta)

Productos derivados que no mueven el valor de la cotización:

  • CFDs
  • Opciones
  • Warrants

¿En qué consiste o qué significa ponerse corto o realizar una venta al descubierto?

Ante la previsión de que una acción podría perder valor (podría bajar su cotización), consiste no en comprar acciones, sino en venderlas con la promesa de comprarlas más adelante y embolsarnos la diferencia que existe entre el momento de venderlas hasta el momento de comprarlas.

Dicho así puede parecer complicado, pero lo explicamos con un ejemplo:

Supongamos que queremos ponernos bajistas en Google, la cual cotiza a 1000 dólares.

  1. Lo que hacemos a la hora de abrir una posición bajista es pedir prestadas acciones de Google para abrir el corto.
  2. Vendemos las acciones de Google a 1000 dólares.
  3. Google cae a 700 dólares, y entonces compramos las acciones a ese precio (700 dólares)
  4. Devolvemos las acciones a su dueño y nos embolsamos 300 dólares de beneficio por cada acción, descontando el interés que acordáramos.

¿Pero y si en vez de caer su precio, éste sube tras abrir el corto?

Si abrimos un corto vendiendo a 1000 dólares y en lugar de caer a 700 dólares, el precio sube a 1.200 dólares, y decidimos cortar la pérdida, compraríamos las acciones a 1200 dólares, por lo que habríamos perdido 200 dólares por acción.

Diferencia entre venta corta, venta a crédito y venta al descubierto.

Aunque las diferencias son insignificantes, por definición, estas serían las diferencias técnicas (aunque en la ejecución funciona igual)

Venta corta.

Por regla general, el broker tiene las acciones, y el inversor las pide prestadas para venderlas con la finalidad de comprarlas a un precio más bajo y devolvérselas al broker embolsándose la diferencia.

Venta a crédito.

Igual que la venta corta pero con apalancamiento. Es decir,  podemos comprar acciones por un importe superior al dinero que tenemos en ese momento. Básicamente significa que con 1000 € podemos invertir a razón de 10.000€. Lo bueno es que si la operación sale como pensábamos, podríamos ganar mucho más dinero (ganamos a razón de 10.000€ en lugar de 1.000€), pero si fallamos, también perdemos a razón de 10.000€ en lugar de 1000€.

Por eso, el broker en este caso nos exige una garantía, y en caso de que la cotización vaya en nuestra contra , el broker nos puede exigir más garantías o nos cerraría la posición inmediatamente con pérdidas.

Ventas al descubierto.

Funciona igual que la venta corta. Podemos vender el activo financiero sin haberlo comprado primero con la idea de comprarlo a un precio inferior y ganar la diferencia. A diferencia con la venta a crédito, no se exigen garantías.

¿Por qué las ventas en corto sí mueven el valor real de la cotización?

A diferencia del resto de productos que vamos a explicar, cuando abrimos una venta en corto o una venta a crédito, realmente estamos vendiendo las acciones en el mercado. Es decir, estamos colocando una orden de venta.

No obstante, el papel de los bajistas otorga liquidez a los mercados. Imagina que se da una mala noticia sobre una empresa que va a provocar una caída del 30%. Todo el mundo comienza a vender, y por lógica, no debería haber ningún comprador aún.

Pero aparecen compras en el mercado. Suelen ser los bajistas que están recogiendo beneficios, y como ellos para recoger beneficios deben comprar en lugar de vender, pues a los inversores que quieren quitarse las acciones de encima, les viene bien que exista este tipo de inversor.

Es por eso que en muchas ocasiones , las acciones tienen rebotes técnicos dentro de una tendencia claramente bajista. No es que estén entrando las compras en muchos casos, sino que los bajistas están recogiendo beneficios.

Invertir con Futuros .

Tanto los futuros como las opciones se trata de comprar este derivado fijando un precio, tanto alcista como bajista en un tiempo determinado.

La inversión en Futuros, como su propio nombre indica, se trata de situar algo a un precio futuro. Es decir, si yo creo que un activo que hoy vale 20€, dentro de 3 meses costará 30€, lo que hago es adquirir un futuro sobre dicho activo, estando obligado ofrecer una garantía hoy para hacer frente a mi obligación. Si pasados esos 3 meses, el activo se ha revalorizado por encima de las previsiones, habré ganado esa diferencia en la cotización. y lo mismo a la baja.

Este tipo de productos suelen ser usados para darle cobertura a nuestra cartera de inversión. Es decir, si tengo acciones del IBEX y se prevé una caída pero no quiero vender mis acciones, puedo comprar Futuros del Ibex bajistas (PUT) de forma que la pérdida en el valor de mis acciones sea suplida por las ganancias de los futuros.

¿Por qué los futuros mueven de forma indirecta las cotizaciones?

Aunque el hecho de que los futuros suban o bajen realmente no están ejerciendo fuerza directa en los mercados ni estamos vendiendo los activos subyacentes, lo cierto es que los Futuros suelen ser tomados como un indicador de la confianza de los inversores hacia un activo determinado. Por regla general suele suceder que los precios de los futuros y los precios del activo subyacente acaben igualándose .

Si los futuros apuntan a la baja en el IBEX, es muy probable que el IBEX baje en unos primeros momentos. Si seguidamente, el índice comienza a subir, los que invierten a través de futuros, comenzarán a especular tomando como referencia la tendencia del mercado. En definitiva, se suelen equiparar los precios.

Invertir a través de Opciones.

Al igual que los futuros, se trata de tomar una posición a través de este derivado a un precio futuro y una fecha límite, otorgándonos el derecho pero no la obligación de adquirir el activo subyacente al que está ligado una vez llegada la fecha en que debemos cerrar la posición, también llamado precio de ejercicio. Lo único que pagamos por ese derecho es una prima, y esa prima es lo máximo que vamos a perder en este tipo de operación.

Al igual que los Warrants (que veremos a continuación), tendríamos posiciones alcistas donde esperamos que el precio suba (CALL), y posiciones bajistas donde esperamos que el precio baje (PUT).

Para entender de una forma sencilla tanto los futuros como las Opciones, en esta guía en PDF elaborada por la CNMV tenéis una sencilla explicación con muchos ejemplos. Es gratis.

Invertir a través de Warrants.

El funcionamiento de los Warrants es prácticamente idéntico al de las opciones. De hecho, si conoces cómo funcionan las Opciones, conoces cómo funciona el Warrant.

Al igual que las opciones, pagamos una prima por adquirir los Warrants con un precio fijado (Strike Price) a una fecha límite pactada.

Diferencia entre las Opciones y los Warrants.

Las Opciones son contratos entre 2 partes siendo tu contrapartida una persona o institución que es la que posee el activo subyacente o que quiere adquirir el mismo.

Los Warrants, en cambio, son contratos entre el inversor y la institución financiera o banco, por lo que será tu propio banco el que haga de contrapartida. De ahí viene cierto pánico que algunas personas tienen a este producto.

Es cierto que la mayoría de Warrants y Opciones están diseñados en tiempo y precio para perder dinero. No obstante, pueden ser muy rentables si elegimos bien el activo y el momento.

Tanto Opciones como Warrants necesitan de volatilidad para no perder valor. Y a medida que se acerca la fecha de vencimiento, éstos comienzan a perder valor. Es por eso que rara vez se llega a la fecha de vencimiento, pues el precio del Warrants tiende a no valer nada.

Son productos denominados “un paso adelante y dos atrás”, es decir, puede revalorizarse un 10% ante una subida de un 2%, pero posteriormente perder ese 10% ante una bajada de un 1%, sobre todo si está próxima la fecha de vencimiento. Es por eso que cuando compramos opciones o warrants con la idea de especular, si la operativa no sale como esperamos, lo más inteligente es cortar la pérdida cuanto antes.

Invertir con CFDs

Probablemente el producto más de moda para hacer trading en intradía. A diferencia del resto, con este producto no poseemos ningún derecho  con respecto al activo subyacente. El CFD replica la cotización del activo.

La contrapartida con este producto suele ser la misma plataforma u otros inversores (jugadores) que hay dentro.

Este producto se ha diseñado únicamente para especular y ganar dinero con el movimiento de las acciones, índices, materias primas, divisas, etc… El éxito de su acogida suele ser el bajo coste de comisión por operación y la facilidad de apalancamiento. Además, también podemos mantener abierta una posición tras el cierre del mercado pagando una pequeña comisión, lo que le hace un producto ideal para una tendencia corta (una semana o un par de semanas)

¿Qué productos usar para cada ocasión?

Warrants y CFDs son ideales para especular en intradía o tendencias muy cortas, mientras que para tendencias más largas de 3 , 6 ó 12 meses, podríamos recurrir a los Futuros o las ventas al descubierto. También a las Opciones.

La otra forma de ganar dinero en un mercado bajista es usando la estrategia DCA, aunque esta estrategia es más de largo plazo y en ningún momento abrimos cortos. Más bien consiste en ir haciendo promedios a la baja, es decir, comprando el activo conforme va perdiendo valor en su cotización, y de esta forma ir acumulando acciones a un precio cada vez más bajo. Indicada y útil sobre todo para aplicarla en un fondo de índice o acciones que paguen dividendos.

Estas son las opciones que tenemos para ponernos bajistas ante una caída de los mercados o una acción en concreto o, al menos, aprovechar para ganar dinero en las caídas de la bolsa.

Producto a evitar: Las Opciones Binarias.

Con la variedad de opciones y productos para invertir a la baja, y muchos de ellos ya parecen un casino, al menos evitaría las opciones binarias, pues sin entrar en detalles diré que la mayoría de las que analizamos, hacen trampa, y ese es uno de los motivos por los que están siendo perseguidas por la SEC y por lo que las sedes de estas empresas se encuentran operando fuera del alcance de los organismos reguladores.

Y finalmente recordar que antes de invertir, especular o jugar, intentes aprender el funcionamiento de los productos a la percepción, pues en algunos productos, las pérdidas pueden superar al capital invertido.

Aconsejable Lectura: La ciencia de las posiciones bajistas

Este artículo forma parte de nuestra serie de artículos para nuestro curso de inversión y educación financiera gratuito, donde a través de posts y vídeos explicamos los conceptos de finanzas y bolsa esperando que ayude al lector.

2 comentarios

Deja un comentario