domingo, septiembre 23, 2018
emprendedoresHacks de vidanegocios

Duras verdades que debes aceptar para tener éxito.

En el camino del éxito existen algunas duras lecciones que debemos tener en cuenta.

Aunque algunos no lo crean, tener éxito no siempre es fácil. Y no me refiero a lograr el éxito, sino una vez que lo hemos tenido o estamos en la senda del camino correcto para alcanzarlo. Antes de lograr el éxito, suelen llegar ciertas dificultades que no todo el mundo es capaz de gestionar correctamente. Es por eso que en esta ocasión, siguiendo con nuestra línea de duras verdades de la vida, veamos algunas duras verdades sobre el éxito.

12 Duras verdades del éxito.

1. Vas a ofender a mucha gente.

Éxito

Realmente, no es que tú ofendas a nadie, pero muchas personas se van a sentir ofendidas por lo que haces, dices o escribes. En ocasiones, incluso el simple hecho de hacer algo bien, ya ofende a otros. Si eres una persona auténtica, es imposible que puedas agradar a todo el mundo.

¿Por qué es bueno que muchas personas se sientan ofendidas? En primer lugar, esas personas prestaron atención a lo que haces, consumen lo que haces. La aparición de haters es muy buena señal, pues en ocasiones son personas que les gustaría hacer lo que tú haces, pero no encuentran la forma, así que escogen el camino de intentar derribarte.

No todo el mundo gestiona correctamente la llegado de los ofendidos , e incluso algunos se detienen a escucharles y prestarles atención. Lo cierto es que debes saber que son parte del éxito, pero tú debes seguir centrado en lo que haces y seguir enfocado en aportar valor a tus seguidores, clientes, admiradores o lo que sea.

2. Te juzgarán.

No se trata de si las personas te juzgarán o no. Lo harán. Es la naturaleza de la gente. Las personas son juiciosas, y ese juicio da miedo a mucha gente. A todos nos importa de una u otra forma lo que los demás piensen de nosotros o digan de nosotros, pero este juicio se vuelve peligroso cuando valoramos las opiniones de los demás más que la opinión que tenemos de nosotros mismos.


Ver: 17 Lecciones de vida que debes aprender a los 20 años


3. El derecho y el respeto propio son dos cosas diferentes.

El derecho significa que piensas que te mereces algo. Claro que vas a tener que trabajar para lograr aquello que piensas que te mereces. Si crees que mereces algo, trabaja por lograrlo.

El respeto universal comienza con respetarte a ti mismo. Si te respetas a ti mismo, públicamente y con orgullo, es probable que otros te sigan. Incluso si nadie más te sigue en estos momentos, debes tenerte auto respeto. Ésto significa que debes tener muy claro lo que vas a hacer y lo que no vas a hacer. Lo que estás dispuesto a tolerar y lo que no. Honor, dignidad, valores y principios te darán ese respeto que tarde o temprano otros valorarán.

4. No necesitas a las personas que no te respetan.

Es una cuestión de enfoque. Lo bueno de que las personas no te respeten es que, al menos que realmente te estén causando algún tipo de daño, puedes ignorarlas por completo. Nunca apoyarán tu trabajo ni lo mejorarán. Así que déjalos atrás tan rápido como te sea posible. Son peso muerto.

5. La confianza es para todos.

No necesitas llamar la atención o ser demasiado ruidoso para estar seguro de ti mismo. En ocasiones, la persona más segura en una habitación es la más tranquila, la más callada. Las personas seguras de sí mismas saben lo que saben y no tienen por qué estar a cada instante demostrándolo. La confianza es algo que sale de adentro.

Cómo tener más confianza en ti mismo cuando no tienes confianza en ti mismo.

6. Que no te importe todo un comino.

Si todo y todos te importan un comino, rápidamente te quedarás sin consecuencias. Comenzarás a tomar malas decisiones. A veces se confunde el hecho de alejarse de las opiniones de los demás con el hecho de no escuchar los consejos de otras personas. Es una forma de ir a ciegas por la vida. Es una forma de confundir la seguridad en uno mismo con la arrogancia. Confundir el alejarse de las críticas o volverte sordo para la retroalimentación. Si caes en este camino, tu vida será dominada por tu ego y acabarás cayendo.

7. Cuida lo que importa.

A veces nos cuesta trabajo reconocer lo verdaderamente importante que tenemos en la vida. A menudo, lo que realmente importa no es algo que debemos conseguir, sino algo que ya tenemos y que descuidamos por perseguir una meta.

Vayas hacia donde vayas, identifica a esas pocas personas y causas que realmente merece la pena atender y cuidar.

8. Sé tonto siempre que te sea posible.

Los expertos y los líderes de pensamiento, aquellos que parecen tenerlo todo… lo cierto es que hay muchas variables para identificar lo que les funcionó a ellos en su creación del éxito y lo que no. Probablemente, la única diferencia entre ellos y alguien que no ha visto el éxito es que ellos probaron un montón de ideas y no dejaron de intentarlo hasta que alguna de ellas funcionó.

Ellos estaban más preocupados con “¿Qué podría pasar si yo…” a diferencia de la mayoría de la gente que piensa “¿Qué pensarán los demás si yo…”


Ver: 8 Duras verdades que necesitas aprender


 

9. No hay nada malo en ser raro o diferente.

la única forma de sobresalir es ser tu “yo” real. Si no eres raro o diferente eres una persona común, y por lo tanto te mezclas entre las personas comunes y obtienes resultados comunes. Acepta aquello que te hace diferente

Tú también, así que úsala para tu ventaja. La única forma de sobresalir, o mantenerse aparte, es ser su yo real y extraño. De lo contrario, te mezclas. Acepta lo que te hace diferente, aunque sea difícil y estresante. Todos los que admiras o admiras hacen esto. Piénsalo. Todos toman las riendas de lo que los hace diferentes y lo utilizan para su beneficio. Nadie de quien hayas oído llegó allí siendo como todos los demás.

10. No dejas que el resto te establezcan límites.

Si alguien te dice que es muy arriesgado hacer ésto o aquéllo o que eso no se puede hacer, la mayoría de las veces esas personas hablan de sus propias capacidades y de lo que ellas no serían capaces de hacer. Es cierto que muchas de estas personas y opiniones tienen buenas intenciones, pero sus consejos están nublados por sus propias ideas, experiencias de vida, capacidades y elecciones.

No obstante, tampoco te flipes, pues no es cierto que no tengamos límites. Como personas tenemos muchos límites, y en ocasiones, otros ven lo que nosotros no vemos cegados por una alta motivación que nos podría llevar a estamparnos contra un muro. Es por eso que debes conocerte muy bien a ti mismo: tus fortalezas y debilidades, y centrarte en tus fortalezas. en aquello que eres terriblemente bueno.

11. La honestidad no te da carta blanca para ser un idiota.

Hay personas que confunden la honestidad con faltar el respeto. Se excusan en que ellos hablan muy claro y son muy sinceros, cuando únicamente están adquiriendo cierta carta blanca para faltarle el respeto a alguien con sus opiniones. La mejor manera de ser honesto y sincero y no llegar a ser un idiota, es pensar antes de hablar.

12. Las expectativas están inversamente relacionadas con el sentido de la realización.

Piénsalo de esta forma: Sólo tienes derecho al trabajo que vas a realizar, no a los frutos del trabajo. No hagas nada porque esperas que algo vendrá de ahí. hazlo, en primer lugar, porque es lo que quieres hacer.

Es como escribir un libro con la expectativa de que será un best seller. Nadie puede garantizarte eso. Escribe el libro porque deseas escribir el libro, porque deseas ayudar a otros con esa escritura. De esta forma, independientemente de lo que ocurra, ya habrás logrado lo que pretendías hacer.

Ver: 40 Duras lecciones de vida

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.