martes, abril 16, 2019
emprendedoresnegocios

13 Pasos para comenzar un negocio como nunca te lo han explicado.

Al iniciar un negocio, existen algunos pasos vitales que no siempre te explican adecuadamente.

Cuando se trata de iniciar un negocio, encontrarás cientos de consejos estereotipados, los cuales pueden ser útiles e incluso necesarios. Por otra parte, el mundo de los negocios ha cambiado mucho. También ha aumentado, como es lógico, la tasa de negocios que fracasan. Ahora más que nunca, el fracaso forma parte del juego empresarial.

Es por eso que vamos a dar una serie de pasos para antes de comenzar un negocio y que probablemente nunca te lo hayan explicado de esta forma, pero es algo que a mí por lo menos me hubiera gustado que me explicaran de esta forma.

Cómo comenzar un negocio. 13 pasos.

pasos para comenzar un negocio

1. El pre-paso: Asumir el peor resultado.

Cuando se asume el peor resultado posible, nos liberamos de la carga. Está claro que cuando decides comenzar tu propio negocio, lo haces pensando en que tendrás éxito. De hecho, es algo que te aconsejan que hagas: visualizarte a ti mismo como victorioso.

Hoy te voy a aconsejar que apliques aquí el pensamiento de los estoicos. Piensa en el peor escenario que puedes imaginar: el fracaso absoluto. Y ahora pregúntate:

  • ¿Podría seguir con mi vida?
  • ¿Me causaría una depresión el hecho de fracasar en el negocio?
  • ¿Pondría en peligro de una forma alarmante mis finanzas si fracaso en mi intento?

En el momento que asumas que el fracaso es una posibilidad real, seas consciente de que puedes acabar en la parte negativa de la estadística de fracasos empresariales y aún así, puedas asumir el fracaso sin que eso te cause un problema grave en tu vida, adelante. Ya estás preparado para emprender tu propio negocio.

Nunca emprendas un negocio si no has tenido en cuenta la posibilidad de fracasar y si no has estudiado cómo sería la vida después del fracaso.

Ver: 15 Preguntas para evaluar una idea de negocio

2. Haz tu propia investigación.

Damos por hecho que ya has pensado e identificado tu idea de negocio. Ahora debemos equilibrarla con un poco de realidad.

Para que una idea de negocio funcione, ésta debe tener tres factores esenciales:

  • Un producto o servicio para ofrecer.
  • Un mercado potencial.
  • La habilidad del emprendedor para introducir el producto en el mercado.

¿Tiene tu idea de negocio el potencial real para tener éxito más allá de tus propias ganas y sueños por tener éxito?

Tu idea de negocio debe resolver un problema o satisfacer una necesidad. En resumidas cuentas, ésta debe ofrecer algo que el mercado quiera comprar.

Podemos validar esta cuestión de forma sencilla con varias preguntas:

  • ¿Quién necesita mi producto? ¿Quién es mi cliente potencial?
  • ¿Qué otras empresas ofrecen los mismos productos que yo ofrezco? ¿Quién es mi competencia?
  • ¿Por qué elegirían mi producto en lugar del producto de la competencia?

Y ojo con la tercera pregunta, porque es la clave del éxito de tu negocio. Y una cosa son los deseos, y otra muy distinta son los hechos reales. Es decir, efectivamente, puedes tener como idea de negocio una red social que efectivamente es mejor que Facebook, funciona mejor que Facebook, es mucho más completa. Pero la realidad muestra que no podrías hacer nada hoy por hoy compitiendo con Facebook.

3. Un plan de negocio y estudio de mercado realista.

Hasta ahora, cuando se habla de hacer un plan de negocio, se hace como un mero trámite para solicitar financiación. En este caso, vamos a enfrentar directamente el plan de negocio con la necesidad del mercado, dándonos directamente el estudio de mercado.

Si tienes pensado sacar un producto al mercado para su venta online, lo tienes verdaderamente fácil. Solo debes pedir un pequeño número de unidades antes de realizar una fuerte inversión.

Vende tus primeras 5 ó 10 unidades.

No hay mejor plan de negocio y estudio de mercado que pasar directamente a la acción y enfrentar tu idea de negocio directamente al mercado. Elabora tu estrategia de ventas, bien sea a través de publicidad en redes sociales o dirigiendo tráfico a tu página web.

Analiza y mide todos los datos que puedas medir:

  • ¿Cuánta gente ha hecho click en tu anuncio?
  • ¿Cuántas personas han acabado viendo más información acerca del producto?
  • ¿Cuántas personas han mostrado su interés de compra?
  • Y lo más importante… de todas esas interacciones, ¿cuántas personas han acabado comprando?

Ese es el verdadero plan de negocio. Y para los más avanzados y arriesgados, ésto se puede hacer incluso sin tener un producto.

Es decir, puedes tener pensado vender un producto y simular que lo tienes. Realizar una campaña de publicidad y ver cuánta gente llega hasta el final del proceso de compra. Después solo tienes que decirle que te has quedado sin stock y que tardarás “x tiempo” en tener más unidades, o sencillamente devolverles el dinero.

Puede parecer algo grotesco hacerlo de esta manera, pero es la mejor forma de averiguar si tienes un público potencial dispuesto a comprar el producto. Esta práctica cada vez es más utilizada antes de hacer una fuerte inversión.

4. Tener un plan financiero.

No es por ser pesimista, pero cualquiera que haya emprendido un negocio estará de acuerdo en que las cosas no siempre salen como esperabas. En unas pocas ocasiones, suelen salir mejor de cómo pensabas, pero en la mayoría de los casos, los gastos son más grandes de los que calculaste y los ingresos menores de lo que pensaste.

La mayoría de los negocios quiebra por una sencilla razón: se quedan sin dinero.

Es por eso que una estrategia vital para la supervivencia de un negocio es entender y prepararse para realizar una inversión inicial antes de generar beneficios, tener calculado de dónde va a salir el capital necesario para cubrir gastos corrientes antes de tener ganancias.

Es aconsejable que calcules al alza en una hoja de cálculo cuáles serán los costes fijos y costes variables aproximados a los que deberás hacer frente.

En finanzas personales le llamamos Fondo de emergencia. No te aconsejo emprender si en tu negocio no tienes un fondo de emergencia (o una estrategia de recaudación de capital) capaz de cubrirte al menos 12 meses de costes fijos y variables del negocio.

No obstante, aquí dimos algunos consejos para comenzar tu negocio sin dinero al principio.

Pero una vez que tienes un número en mente de los gastos a los que te vas a enfrentar durante esos 12 meses, aquí tienes algunas de las formas en que puedes financiar tu pequeña empresa:

Financiación típica.

Pedir dinero al banco en forma de préstamo o tirar del crédito de las tarjetas. Esta última opción no la aconsejo, aunque grandes emprendedores arriesgaron de esta forma. Lo suyo, sin duda, son los préstamos para las pequeñas empresas. Infórmate de qué tipo de préstamos existen para ello.

Subvenciones para pequeñas empresas.

Echa un vistazo a las subvenciones existentes en tu ciudad o país para la pequeña empresa.

Inversores de capital riesgo.

Los denominados “inversores ángeles”, una figura cada vez más extendida en España y que suelen arriesgar en ideas de negocios relacionados con la tecnología.

Crowdfunding.

Sin duda, una elección muy común hoy día para financiar la puesta en marcha de una idea de negocio.

5. Elegir la estructura de negocio (Forma jurídica del negocio)

¿Quieres ser el propietario único? ¿Quieres comenzar tu negocio como sociedad? ¿Responsabilidad limitada? ¿Corporación?

La forma jurídica que elijas afectará a muchos factores, desde tu responsabilidad civil hasta la forma en que declaras tus impuestos. Es por eso que en este sentido no debes escatimar en consultar con un asesor para que te exponga sin prejuicios qué forma jurídica te conviene en función del negocio y mercado que quieres abarcar.

En este sentido, sí que merece la pena hacer una primera inversión en un experto en este tema y temas fiscales. Te ahorrarás calentamientos de cabeza en un futuro.

6. Antes de elegir el nombre de la empresa.

Como supongo que tu empresa tendrá presencia en redes sociales, antes de registrar tu nombre comercial, asegúrate de crear las cuentas oportunas tanto en Facebook como en Twitter o Youtube (si vas a usar esta vía).

Intenta hilar fino a la hora de elegir el nombre comercial de tu empresa. Hay estudios que han demostrado que únicamente por el nombre de una empresa, las personas pueden percibir la empresa como más confiable o no. También hay estudios que asocian el éxito de una empresa a la facilidad de recordar el nombre de la empresa.

No es que sea definitivo, pero es un factor a la hora de tener en cuenta. Por otra parte, cuando alguien tiene pensado montar un negocio local, puede darse ciertos lujos en el nombre comercial que no puede darse aquella persona que tiene pensado pegar el salto internacional.

7. Licencias y permisos.

Míralo por el lado positivo. Si vas a montar el negocio en España, aunque tu negocio fracase, no te va doler tanto como el martirio que vas a pasar con el tema de las licencias y permisos. Te van a aburrir con el papeleo hasta el hastío, por lo que si quieres conservar energía para el arranque de este negocio, subcontrata dentro de lo posible todos estos trámites a una asesoría.

Si tu negocio se basa en internet, asegúrate también de no incumplir algunas de las muchas políticas y legislaciones vigentes que existen. Busca alguien que te asesore en este tema.

8. ¿Ahorrar en la ubicación del negocio?

Por regla general, no se necesitan grandes oficinas o secretaria al comenzar un negocio, por lo que tienes otras opciones para comenzar. Puedes comenzar el negocio desde casa. También puedes alquilar un espacio compartido dentro de las opciones de oficinas co-working donde se comparten gastos de todo tipo.

Esto varía según las necesidades que requiera tu empresa. Y esas necesidades, por regla general son bajas al inicio.

Ver: 18 Negocios que puedes empezar sin dinero

9. Algunos consejos si necesitas un socio para tu empresa.

Si buscas un socio, espero que lo necesites por los motivos adecuados. Aunque suene sorprendente, uno de los motivos por los que la mayoría de nuevos emprendedores buscan a un socio, es para compartir el miedo a enfrentarse a una aventura empresarial.

Te recomiendo este artículo donde dábamos algunos consejos a la hora de elegir un socio para el negocio.

9. ¿Cuántos empleados necesitas?

Al inicio del negocio, cuantos menos empleados tengas, mucho mejor. Se puede comenzar subcontratando tareas con el fin de ahorrar en gastos fijos e ir incorporando en plantilla a ciertos perfiles de empleados conforme vaya creciendo el negocio.

10. Se flexible en tu negocio.

Una cosa es lo que tenías pensado y otra muy diferente cómo sucederán las cosas. En el mundo de los negocios, debes ser flexible y estar abierto a recibir consejos de otras personas, así como tener siempre disponible un plan B de actuación en caso de que falle el plan inicial.

11. Ten claro qué te dará el éxito en los negocios.

En este sentido voy a ser muy drástico. Quédate únicamente con estos dos puntos.

1. No quedarte sin dinero.

Como dijimos antes, la mayor causa de fracaso empresarial es debido a que la empresa se queda sin dinero. Mira el dinero como el número de vidas que tiene un personaje en un videojuego. Debes mantener esas vidas durante el mayor tiempo posible.

2. Aportar más valor de lo que paga el usuario.

Probablemente no haya más secreto que éste. Siempre debes dar más de lo que recibes. Si consigues ésto, no importa que tu producto cueste algo más que el de tu competencia, siempre y cuando aportes mucho más. Busca la forma de generar valor añadido. Eso sí, sin gastar las vidas.

12. Olvida las chorradas de reuniones de Networking.

Me imagino que en sus días serían interesantes, pero en la actualidad, únicamente debes preguntarte por qué querrías asistir a una reunión de networking. Supongo que querrás vender más y conseguir clientes. Precisamente eso encontrarás en una reunión típico de networking. No clientes, sino personas con ganas de clientes. Casi todo el mundo va a por lo mismo, así que cada vez más son una pérdida de tiempo.

Están bien si quieres conocer a otras personas con la misma desesperación que tú por lograr acuerdos comerciales, pero rara vez encontrarás sinergias positivas en esos lugares. Dedica el tiempo que ibas a perder en una buena estrategia en redes sociales o creación de contenidos.

13. Mentalízate.

Probablemente el punto más importante. Piensa que comenzar tu propio negocio no te convierte en Richard Branson en su fase “tumbado en la hamaca mientras me rasco la nariz”, sino más bien en el Richard Branson de 20 años enfrentándose a “todo kiski” y peleando 24 horas contra los problemas.

Cuando cruzas esa línea que te introduce en el mundo de los negocios, debes entrar sabiendo que el negocio te va a absorber la vida durante la primera etapa. Te va a absorber el tiempo y gran parte de tus recursos energéticos.

Para los que tengan alguna duda, lo expuse perfectamente en el vídeo: La verdad de los emprendedores que no te dicen al emprender.

Ver: El Futuro de los negocios: Informe con las tendencias de negocios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.