.......... ........ ......... ....... .......

Mitos y verdades sobre el liderazgo. 2ª Parte.

28 de enero de 2014



En una primera parte hemos visto 7 verdades sobre el liderazgo. Continuando en la misma línea, entramos más a fondo en algunos de los mitos del buen líder, como por ejemplo en el equilibrio vida-trabajo.

0. Grandes líderes han dado a entender a través de sus biografías que vivían por y para su trabajo. Ese fue el secreto de su éxito, pero también fue su mayor decadencia una vez pasó el tiempo. A través del estudio de personajes como Steve JobsJack Welch, considerado el mejor ejecutivo del siglo XX, podemos observar una línea ascendente tras un contratiempo: un antes y un después en el momento que entendieron que si disfrutas de las cosas que hay fuera del trabajo, tu trabajo en la empresa cobra mucho más sentido.
Hay personas que están tan dedicadas a su carrera o empresa que pueden llegar a perder de vista cómo piensa el ser humano. Los grandes líderes intentan mantener ese equilibrio vida-trabajo, un equilibrio a través del cual también aprenden sobre otras personas, ganan perspectiva y se retroalimentan de otras personas fuera del trabajo.
liderazgo líder

Finalmente, el éxito del trabajo no compensa si no tienes gente con la que celebrar tu éxito fuera del trabajo. Esta es una verdad que muchos directivos ignoran hasta que topan en una especie de decadencia existencial.

1. El líder tiene todas las respuestas.

Un líder no tiene por qué tener todas las respuestas. De hecho, nadie tiene todas las respuestas. Ellos también se mueven en terrenos pantanosos y desconocidos.

2. El liderazgo es cosa de la cima.

Equivocadamente, muchos piensan que los líderes únicamente se encuentran en los puestos de mando, cuando lo cierto es que puede haber excelentes líderes en cualquier escalón del organigrama empresarial. Muchas empresas importan líderes externos porque no han sabido reconocer al líder que ya tienen en algún lugar de la empresa.

3. Son buenos líderes porque odiaban tener a alguien encima.

No es cierto. La historia nos dice que la gran mayoría de líderes, son excelentes líderes porque fueron grandes seguidores. De hecho, muchos de los actuales líderes han heredado la forma de liderar de su mentor. Volvemos a insistir en la importancia de tener un mentor o una referencia válida a seguir.

4. Solo unas pocas personas afortunadas nacen con las habilidades de liderazgo.

Falso. Si cogemos a 10 incompetentes motivados y los ponemos bajo el mundo de un excelente líder, podríamos sacar a uno, dos o quizás 4 grandes líderes. Ahora bien, si por el contrario cogemos a 20 personas con habilidades y capacidades de liderazgo y los mantenemos bajo el mundo de un pésimo gerente, sacaremos 0 líderes. "El talento por sí solo no es nada si no se desarrolla, mientras que cualquier persona puede llegar a tener talento si trabaja muy duro para adquirirlo".

5. Los líderes tienen la habilidad de poner a todos de acuerdo en sus ideas.

No es cierto. Como explicábamos en el anterior artículo, un líder suele tomar muchas decisiones impopulares que no se entienden en un primer momento, así como a medida que crece su éxito, van creciendo sus enemigos internos y externos. No obstante, los buenos líderes siempre están abiertos a ideas contradictorias por parte de su equipo de trabajo. Así es el buen líder.

6. La misión del líder es liderar.

Bueno... vale... pero es una verdad a medias. La función de un líder no es únicamente liderar a una manada de ovejas. El buen líder, finalmente se caracteriza por la cantidad de líderes que ha creado bajo su mando. Es decir: "El buen líder fabrica líderes".

7. Los líderes generan confianza.

Explicado de esta forma, pudiera parecer que los líderes tienen un don o desprenden una luz especial que hipnotiza a la gente. No es cierto. Los líderes se ganan la confianza de la gente. ¿Cómo se ganan esa confianza?.

Primero demuestran que son competentes y competitivos. No cometen algunos de los graves errores dentro del liderazgo como ocurre en algunas empresas, donde el jefe se lleva los méritos del equipo y en cambio culpa al equipo cuando algo no sale bien. Comete un error de este tipo y habrás segado la confianza de tu equipo de trabajo. Y finalmente, un líder es ciegamente seguido cuando los trabajadores tienen una confianza ciega en su líder.

8. Todo el mundo puede ser un líder.

No es cierto, y ya sé que yo mismo me estoy contradiciendo en cierto modo. Es cierto que todo el mundo puede aprender y desarrollar habilidades de liderazgo, pero también es cierto que si no vales como persona, no eres íntegro en tu vida personal, tampoco eres honesto fuera del trabajo ni eres ordenado en tu vida cotidiana, olvídate de ser un gran líder. De hecho, no servirías ni para ser un líder mediocre.

En resumen: "si no vales ni un pimiento como persona, no vales ni un pimiento como líder".

A cualquiera se le puede enseñar a desarrollar las habilidades de liderazgo, pero cierta edad, hay rasgos de nuestra personalidad que ya no podemos cambiar. Podemos ocultarlas (solo durante algún tiempo).

9. Un líder nunca se viene abajo.

Explicábamos anteriormente que este punto probablemente sea uno de los mayores mitos que han surgido alrededor de los líderes. El secreto no está en no caer, porque caer, caerás seguro en algún momento. El secreto está en levantarte tras las caídas. El líder cubre las espaldas de su equipo de trabajo, y es su equipo quien debe demostrar que también puede cubrir sus espaldas cuando el líder está agotado.

Leer: Lecciones de liderazgo inteligente





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo