.......... ........ ......... ....... .......

Si Google entrara en el negocio de los restaurantes, ¿cómo serían?

29 de diciembre de 2014



Google tiene el sistema de negocio perfecto. De hecho, Internet es Google. Aunque te propusieras navegar sin pisar algún servicio de Google, difícilmente lo lograrías.

Cada usuario que entra a internet, proporciona de una u otra forma un pequeño beneficio para Google, aunque esta empresa ha aprendido que el negocio del futuro es generar beneficios compartidos; se benefician los usuarios al disponer de servicios gratuitos, se beneficia Google y se benefician los soportes que han elegido su sistema de publicidad. Todos salen ganando en esta enorme comunidad que ha conseguido crear esta compañía.


Y ese "pensamiento Google" se puede aplicar a prácticamente cualquier negocio, pues todo negocio consiste en crear una base de fieles clientes, pero si además de fieles clientes consigues hacer una comunidad abierta y enlazada al igual que en Internet, donde saltas de una página a otra gracias a los enlaces, podrías rentabilizar cualquier cosa.

Y eso es lo que expone Jeff Jarvis en su libro "Y Google, ¿Cómo lo haría?", haciendo un repaso a todo tipo de industrias que han cambiado y las que se niegan a cambiar corriendo el riesgo de quedarse fuera. Y llama la atención cómo podría funcionar un restaurante si le aplicáramos el pensamiento Google, que entre otras cosas, aprovecha las bases de datos y conocimiento de sus clientes para darles exactamente lo que están buscando.


Muchas empresas fracasan porque no conocen a sus clientes; Google tiene éxito porque conoce a sus usuarios: sabe cómo piensan y sabe exactamente lo que quieren, incluso probablemente antes de que el propio usuario sepa lo que quiere.

¿Cómo sería el restaurante Google?

No vamos a hablar de la decoración, que suponemos sería a todo color.

Imagina entrar al restaurante Google, coger la carta del menú y saber cuál ha sido el plato que más gente ha pedido hoy, incluso el más solicitado a lo largo de todo el mes. Si en el menú vemos que 800 personas han pedido esta semana un plato en concreto, ese dato probablemente influenciaría nuestra toma de decisión, porque 800 personas no pueden estar equivocadas.

Google también detecta en Internet cuándo una página gusta, y en cierto modo lo hace gracias a los propios usuarios. Pero en los negocios off-line, la gente no suele ser descortés a la hora de criticar una comida que no le haya gustado; sencillamente no vuelven.

Imagina que un restaurante te da la oportunidad de realizar una rápida encuesta con tu grado de satisfacción con cada plato, con la calidad del vino, con la calidad del postre...

Si cientos de personas critican el mismo plato (el 84) o el mismo vino, y cientos de personas, por el contrario, hacen valoraciones positivas del plato 56, el restaurante interpretaría los datos y rápidamente sacaría de su menú el plato 84, pudiendo centrar sus esfuerzos en preparar más platos número 56.

Con el tiempo, y gracias a las valoraciones de los clientes, la carta únicamente estaría compuesta por platos excelentes; los que realmente gustan a los clientes.

Ahora imagina conocer a tus clientes a la perfección, como si pudieras tener un registro de Cookies: saber cuántos clientes deportistas tienes mensualmente y los platos preferidos de ese tipo de cliente, o saber cuántos clientes prefieren la comida con menos sal o cuántos aprecian realmente un tipo concreto de vino.

Y lo más llamativo, los enlaces.

La clave de una web o un blog en Internet, es hablar de lo que sabes y enlazar hacia el experto de aquello que no sabes.

Imagina un conglomerado de comercios enlazados entre sí, donde tu restaurante, de algún modo envía clientes a otro restaurante del mismo modo que otro restaurante recomienda el tuyo. Las personas no siempre cenan en el mismo restaurante, pues también les gusta variar. Pero todo quedaría entre esa comunidad, del mismo modo que el restaurante podría enviar clientes a un PUB en concreto, y que ese PUB recomendara a sus clientes más selectos a tu restaurante.

De esta forma, los comercios se "enlazarían" entre sí, otorgando este tipo de "pagerank off-line".

Así pensaría Google si saliera de Internet al negocio de los restaurantes con el mismo pensamiento que hoy día emplea.

Está claro que para conseguir todo ésto, se debería emplear en cierto modo la tecnología. El caso es que suena bien, y me atrevería a decir que tarde o temprano alguien lo hará.

¿Quién creará este sistema de comercios, cafeterías y restaurantes enlazados entre sí como una gran comunidad de usuarios?

Jarvis habla de que un restaurante ya creó un sistema basándose en cierto modo en el pensamiento Google, donde los clientes colaboraron en el restaurante como lo hacen los usuarios en la Wikipedia. Fueron los propios clientes los que colaboraron en el diseño, en el logo y en el concepto. Incluso el restaurante compartía parte de sus beneficios con su comunidad de clientes.

Incluso podemos ir más allá. Ahora todo el mundo, aunque dice estar preocupado por su privacidad, lo cierto es que voluntariamente comparten todo tipo de datos. Y para un restaurante, el compartir  podría ser muy bueno. Si eres un Chef, imagina que todo el mundo pudiera ver cómo preparas la comida, incluso preparar vídeos explicando tus recetas. De esta forma, a través de un blog o un canal de Youtube, podrías convertirte en una estrella local, lo cual beneficiaría a tu restaurante.

Piensa de qué forma podrías emplear el rentable sistema de Internet y Google para tu propio negocio.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo