.......... ........ ......... ....... .......

Un monje hindú dice que la riqueza es algo bueno, siempre y cuando no se cometan algunos errores.

22 de diciembre de 2014



Aquellas personas que piensan que el dinero no es importante, viven en una realidad paralela equivocada. Y eso no lo dice un monje; te lo digo yo. No sé hasta qué punto el dinero corrompe o te hace feliz, pero como ya hemos dicho en otras ocasiones, la falta de dinero te puede causar todo una serie de problemas.

El periodista Arthur C. Brooks ha escrito un artículo para el New York Times a raíz de una entrevista a un monje hindú llamado Gnanmunidas, el cual hace tiempo renunció a todas sus posesiones, ya que en estos templos los monjes tienen prohibido tocar físicamente el dinero, dedicando su vida a la oración y ayudar a los demás.


Pero antes de ser monje, esta persona se graduó en la Universidad de Texas e hizo un MBA, hasta que un día viajó a la India y conoció ese estilo de vida en un templo Hindú.

Brooks le preguntó a Gnanmunidas sobre si la prosperdidad económica, la abundancia o la riqueza era algo bueno o malo. Y para sorpresa del periodista, el monje le dijo que la riqueza era algo bueno, pues la riqueza había salvado a millones de personas en su país del hambre.

"Esto no era lo que yo esperaba", le dijo Brooks. "No eres dueño de casi nada. Estaba convencido de que me ibas a decir que el dinero corrompe".

Brooks dice que el monje se echó a reír por su ingenuidad, respondiendo:

"No hay nada de malo en el dinero, amigo. El problema en la vida es el apego al dinero. La fórmula para ser feliz en la vida con respecto al dinero es la abundancia pero sin apego".

En tibetano, la palabra "Unión" se traduce como "deseo pegajoso", y que significa un aferramiento desesperado a algo, motivado por el miedo a la separación de esa cosa u objeto. Uno puede encontrar este sentimiento en muchos rincones disfuncionales de la vida, de las relaciones de celos a la paranoia acerca de la reputación y prestigio profesional.

Fuera de lo espiritual, en el reino de las cosas materiales, el apego da lugar a la envidia y la avaricia.
El problema con el dinero no viene del dinero, sino de lo que estarías dispuesto a hacer debido a tu obsesión por el dinero.

El monje sugiere:

En primer lugar, gasta el dinero que tienes en experiencias en lugar de cosas materiales. A fin de cuentas el placer no se produce por tus posesiones, sino por la sensación placentera que te pueden aportar esas posesiones, siendo más fácil ser feliz gastando directamente en experiencias y no en bienes materiales.

Es decir, si crees que serás más feliz gastando tu dinero en un deportivo, te darás cuenta cómo en cuanto tengas el deportivo, la felicidad desaparecerá mientras que la experiencia de un viaje en buena compañía permanecerá de por vida en tu mente.

Y en segundo lugar, debemos priorizar las cosas más significativas en la vida. Si lo más importante para ti es el dinero, te espera una vida llena de infelicidad, pues ni todo el dinero del mundo te hará más feliz al tener tener unas "prioridades base" equivocadas.

El dinero en abundancia, a menudo es la consecuencia de una vida dedicada a aquello que nos apasiona.

El monje termina con una frase para reflexionar:

"El dinero es algo bueno, siempre y cuando pudieras seguir siendo feliz en caso de desprenderte de él".






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo