.......... ........ ......... ....... .......

Las 3 claves de una reunión exitosa en la empresa para Steve Jobs.

19 de junio de 2015



Desde el punto de vista del marketing, el éxito de Steve Jobs, y por tanto, de Apple, era la simpleza. De hecho, los productos de Apple buscan la simpleza por encima de la complejidad (que es lo que buscan desesperadamente la mayoría de compañías).

Y la simpleza, Jobs la llevaba incluso al campo de las reuniones de empresa. En esta ocasión, usando el testimonio que da Ken Segall en su libro "Increíblemente simple: La Obsesión que ha llevado a Apple al éxito", podríamos sacar en claro las 3 claves que Jobs empleaba para que las reuniones tuvieran éxito y no cansaran a la gente.

Expuestos de la siguiente forma, los puntos pueden parecer de mal gusto, al estar basados en lo que Segall vio en su colaboración con Apple, pero una vez que expandimos los argumentos, tienen una lógica aplastante.


Los 3 puntos de la reunión exitosa:
  • 1. Expulsar a la persona menos necesaria de la sala.
  • 2. Abandonar la reunión si dura más de 30 minutos.
  • 3. Hacer algo productivo para justificar el tiempo que vas a dedicarle.

1. Grupos muy reducidos de únicamente personas inteligentes.

En un anterior artículo sobre cómo Apple hacía las reuniones más productivas, comentamos el caso de cómo Steve Jobs clavó su mirada en una asistente de una reunión, y le pidió que se marchara al no considerarla necesaria.

La idea es bastante básica: los que estén en una reunión, deben estar ahí por alguna razón, y no sólo porque es lo que toca.

Steve Jobs quería que todos los asistentes, un grupo muy reducido de las personas más inteligentes y creativas de la empresa, estuvieran en la reunión porque serían participantes clave en esa reunión.

La mayoría de empresas convocan gran cantidad de reuniones superpobladas al cabo del año, donde hay más espectadores que participantes y donde a menudo se acaba divagando y tratando temas banales.

Si asistías a una reunión con Steve Jobs, era porque la empresa iba a necesitar tu opinión.

2. Si quieres perder el tiempo, dale una idea a un grupo grande de personas.

Jobs tenía claro que una reunión masificada únicamente servía para perder el tiempo. "Si quieres diluir grandes ideas, dáselas a un grupo grande de personas".

Muchas empresas crean grupos grandes porque la cultura de la empresa es mucho más grande que la cultura de una persona, y se pretende con estas reuniones masificadas, que entre los pocos conocimientos de una gran cantidad de personas, se sume un conocimiento importante para resolver una cuestión o generar alguna buena idea (entre todos).

Pero rara vez se consigue. Para Segall, es mucho más eficaz contar con pocas personas, pero que sean las más inteligentes. Se pierde menos tiempo, puede haber algunos desacuerdos (pero entre personas inteligentes se entienden), y toda idea es bienvenida.

De esa forma, la reunión no se alarga, nadie se aburre y todo lo que se oye es inteligente y productivo para la empresa.

Se suele pensar que más cerebros equivalen a más ideas. Y eso, realmente es difícil de discutir, pero Jobs ha demostrado con creces que pocos cerebros inteligentes, tienen mejores ideas que muchos cerebros comunes.

Reuniones innecesarias y superpoblabas, pueden privar a las personas más brillantes y creativas.

Una pregunta que se hacen muchos gerentes y que ya respondí personalmente suele ser: ¿Qué día y hora es mejor para hacer una reunión de empresa?. Si bien puede haber una hora ideal, lo cierto es que se debe evitar a toda costa tener un día semanal en el calendario para hacer una reunión rutinaria, pues una reunión se debe hacer únicamente cuando hay asuntos importantes para tratar.

Si además de una reunión innecesaria, la haces aburrida, y cada semana, la reunión acaba yéndose por las ramas, es cuestión de tiempo que sea el día más odioso de la semana para los empleados, cuando haciéndolo bien, deberían estar deseando ir a una reunión: porque es su momento para sobresalir, su momento para aportar ideas, para ser escuchados, para empujar a la empresa. 

Si los empleados no se sienten así, algo no se está haciendo bien.

3. Pensar en Grande, pero actuar en pequeño.

Éste era uno de los principios de Apple:

"¿Saben cuántos comités tenemos en Apple? Cero. Funcionamos como una startup, pero somos la mayor startup del planeta"

Estas palabras fueron pronunciadas por Steve Jobs en una conferencia de 2010. Él no quería cambiar aquello que había llevado a la empresa al éxito. No quería jerarquías, ni departamentos que tuvieran que supervisar las decisiones de otros departamentos.

Estaban las personas inteligentes encargados de los proyectos, y estaba Steve Jobs. Si una idea sonaba bien, Steve Jobs la aprobaba. No había mucho más trámite.

Además, Steve Jobs daba libertad para pensar en todo tipo de ideas. Una de las frases más famosas de Jobs era: "De nada sirve contratar a personas inteligentes si vas a decirles lo que tienen que hacer".

Según Segall, el cual colaboró con otras empresas tecnológicas, este tipo de simpleza inteligente fue la que hizo que Apple nunca se quedara atascada en los trámites burocráticos. A pesar de ser la empresa tecnológica más grande del mundo, tenía la agilidad de una pequeña empresa.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo