.......... ........ ......... ....... .......

¿Cuáles son las lecciones más importantes sobre finanzas personales que debes aprender?

5 de agosto de 2015



Son muchos los blogs y webs que hablan sobre finanzas personales y educación financiera. Muchísimos. No sé si en este aspecto, Negocios1000 será el más grande o el más leído, pero cuando comencé con este apartado, sólo tenía un propósito: ser el más pragmático y realista.

 Es por eso que una vez exponemos los conceptos y lecciones sobre la educación financiera, nosotros mismos, en ocasiones, contradecimos esos mismos puntos expuestos, pues personalmente me gusta mirarlo todo desde todos los ángulos y perspectivas posibles.

(Ver: 15 puntos muy fáciles de seguir y entender en Educación Financiera)

¿Cuáles serían entonces las lecciones más importantes en finanzas personales?

Supongo que la gran mayoría de sitios web hemos repetido hasta la saciedad términos como evitar las deudas a una edad temprana, gastar menos de lo que se gana, ahorrar, invertir, crear un fondo de emergencia... y todos estos puntos son verdaderamente importantes, sobre todo para toda persona que comienza, y hasta saber cómo generar riqueza para alcanzar la ansiada libertad financiera, la primera lección que debemos aprender es la frugalidad.



Pero es cierto que ser frugal, y quitarnos de cosas que nos gustan por el simple hecho de ahorrar, es lo que denominamos una estrategia defensiva (poco útil en el largo plazo), porque si únicamente te centras en el ahorro, te costará más trabajo generar riqueza. Pero a los boxeadores no sólo se les enseña a dar golpes. También hay que prepararlos para recibir y aprender a cubrirse. La estrategia de ataque en el campo de las finanzas, sin duda, es buscar vías alternativas de ingresos, o crear el ingreso en toda regla.

(Ver: por qué simplemente ahorrar no te llevará al éxito financiero)

Y desde luego, no todo el mundo tiene el mismo concepto de riqueza o libertad financiera. Todo depende finalmente de tu objetivo en la vida. Pero cuando se trata de los objetivos financieros, todo aquel que lucha por la libertad financiera, tiene un propósito genérico: satisfacción y seguridad.

Satisfacción y seguridad.

Probablemente estas sean las metas financieras más comunes: satisfacción de tener el suficiente dinero como para mantener cubiertas todas tus necesidades más importantes, y la seguridad, que sería la garantía de que esas necesidades siempre estarán cubiertas. Todos buscamos ésto, incluso esas personas que dicen que el dinero no es importante.

Pero... ¿qué necesitamos para conseguir satisfacción y seguridad?

Puedes tener satisfacción hoy, y tener todas las necesidades cubiertas. Incluso puedes tener una sensación de seguridad. Pero en muchos casos, sólo es una falsa sensación de seguridad financiera si careces de un plan o meta específica.

Para que esa sensación de satisfacción y seguridad no sea perecedera con el tiempo, debes tener el suficiente dinero o los suficientes activos como para financiar tu estilo de vida en caso de que mañana no pudieras trabajar.

(Ver: Ésta es la pregunta que mejor mide la salud de tus finanzas personales)

Y a esta norma, no hay excepción cuando se habla de seguridad financiera de largo plazo. Por activos vamos a meter tanto esos que nos generen ingresos redituables (propiedades en alquiler, acciones...), e incluso tu propio negocio, el cual se pudiera gestionar incluso si no pudieras ponerte al frente de la empresa.

Y tendríamos dos tipos de planes financieros.

1. El de largo plazo.

En un plan de largo plazo, lo haremos pensando en cuando nos retiremos de trabajar. Algunos se jubilarán con 65 años y otros harán sus propios cálculos para poder retirarse ricos a los 45 años. En este caso es cuestión de ver la cantidad de dinero que debemos ahorrar cada mes, el interés que debemos conseguir por nuestras inversiones, e incluso trabajar muy duro para ganar el mayor dinero posible en ese espacio de tiempo.

Estas personas tienen una meta específica y un plan definido, y por tanto, este tipo de personas pueden alcanzar fácilmente ese objetivo. De hecho, no es nada difícil llegar a la jubilación con 1 millón de euros si comienzas con esta estrategia desde los 20 - 25 años.
2. Ser feliz y libre desde hoy.

Personalmente, me gusta más este plan. Y es que, probablemente muchas personas pasen toda su vida trabajando en algo que no les gusta, pero de ahí cada mes apartan una cantidad de dinero que destinan al ahorro e inversión, teniendo una meta clara a una edad concreta.

Claro que estas personas no suelen ser conscientes de que depender de una sola fuente de ingresos, es una estrategia demasiado arriesgada, pues hoy la tienes, pero mañana... quién sabe.

Además, ese concepto puede hacerte un pobre desgraciado que no será feliz hasta que se jubile, y entonces, probablemente tampoco sea feliz cuando se jubile rico. Incluso puede que se aburra. Voy a más, incluso podría morirse antes y no llegar a disfrutar del dinero que ahorró durante toda su vida.

Pero tampoco hay que caer en el error de no hacer planes de largo plazo, por si nos morimos, pues todo puede ser que ocurra que al final no te mueras, y tengas una situación tan nefasta que desearías morirte.

Finalmente tendríamos el concepto de ganar más dinero, y disfrutando de la forma en que generamos ese dinero. Cuando se logra eso, nadie quiere retirarse. ¿Por qué trabaja todos los días una persona de 84 años con 70.000 millones de dólares en el banco? Algunos dirán que es por ambición, pero lo cierto es que es por pasión hacia aquello que hace. Hablamos de Warren Buffett, el cual no piensa jubilarse mientras su salud se lo permita. Y no es un caso aislado, sino un caso genérico en prácticamente todos los multimillonarios que existen hoy día.

No les llevó a ser multimillonarios sus ganas de trazar un plan para jubilarse pronto. Todo lo contrario. Como se suele decir: "Si haces aquello que te gusta, no trabajarás ni un sólo día de tu vida".

(Ver: ¿Por qué los ricos no quieren jubilarse?)

Y en última instancia, esa es la verdadera libertad financiera. La libertad financiera no debería tratarse como una forma de apostar nuestra felicidad a una meta concreta. Se trata de disfrutar y sentir pasión a lo largo de todo el camino, haciendo lo que verdaderamente nos gusta hacer, y hacerlo bien.

De esa forma, probablemente no tengas tanta necesidad de centrarte en el ahorro, y probablemente alcances la libertad financiera a los 35, 40 ó 70 años, pero sin duda, serás libre desde el momento que decidas comenzar ese camino.

Pero sin tergiversar este mensaje.

Una cosa es comenzar tu propia libertad y otra no planificar. Tener un plan de corto plazo no debe anular un plan de largo plazo. Me explico:

Para saber que vas por buen camino, deberás ahorrar al menos un 30% de tus ingresos cada mes. Si no puedes ahorrar después de hacer frente a tus gastos, no vas por buen camino.

Aquí es cuando debemos seguir los consejos simples de Tony Robbins: tu propósito es ahorrar más dinero, ganar más dinero, y obtener una mayor rentabilidad por tu dinero. Intenta encontrar la forma de conseguirlo. Entonces serás libre hoy, y tendrás la libertad financiera mañana.

Finalmente, en todo momento debemos tener muy claro que el resultado de nuestras finanzas, así como todo en la vida, depende única y exclusivamente de nosotros y de las decisiones que vamos a tomar, porque somos nosotros los que tenemos el poder de tomar el control de nuestra vida. y por tanto, el control de nuestras finanzas.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo