martes, febrero 20, 2018
liderazgoRecursos humanosTodo

Valores fundamentales de un buen líder

El líder es el jefe. Por principio, es mal compañero. Aún
así, es el responsable de que el área, departamento, grupo de trabajo
funcione personal y profesionalmente. Secretos no hay para ser un líder responsable,
pero si hay trucos para tener a un buen jefe, que sepa liderar a nuestro lado y
como responsable de nuestro grupo de trabajo.

Van a ser esas cualidades humanas que enriquecen su
comportamiento y te hacen sentir diferente en su trato profesional y cada
orden, a pesar de ser más trabajo, es tomada con la ilusión de apoyar y
trabajar en un buen grupo de personas. Son las cualidades, los valores, los
secretos de un buen líder que enumeramos a continuación:

Justo: Un líder
debe ser noble en sus actos. Repartir con equidad los contenidos laborales y
distribuir con igualdad los problemas y facilidades del día a día. También ha
de saber reconocer los éxitos y los fracasos de cada componente, elogiar cuando
son de terceros y asumir como propios sus errores.

Decisivo: un
líder no debe dudar de sus decisiones. Debe tener las ideas claras en sus
actuaciones, no debe mostrar debilidad e inseguridad. Son errores que minan su
liderazgo en el grupo y que desmotivan al equipo humano que colabora con él.

Planear y anticipar
planes de trabajo
. Un líder no espera a los problemas, se anticipa a ellos,
planteando soluciones a los contratiempos inevitables. Un líder sin
planificación que improvisa, es un barco sin rumbo. El liderazgo bien realizado
es anticiparse y tener prevista todas las contingencias de medio y corto plazo.

Ejemplo de trabajo.
Se resume en una frase muy clara: no exijas lo que no haces. Es como en la
guerra, el líder del ejercito no puede ir el último a la batalla. Si quieres
que tus colaboradores trabajen, predica con el ejemplo, no hagas tú lo que no
quieres que hagan ellos.

Autodominio.
Responde: si no puedes dominarte tú mismo ¿puedes dominar al resto?. Las
alteraciones ante los imprevistos son malas, para resolverlas y para demostrar
liderazgo. Ante cualquier circunstancia la calma, la tranquilidad y el control
de la situación debe ser el ejemplo a seguir y a demostrar al resto de sus
compañeros. 

Vale el ejemplo de predicar con los hechos. No vale
alterarse, decir muchas cosas y cambiar de objetivo y criterio, debe existir un
dominio de la situación por dura que sea.

Tolerante, simpático
y comprensivo
. Parece la definición del líder ideal, sin embargo, debemos
pensar en que sus seguidores deben ser: entendidos, comprendidos y tolerantes. Recordemos
que ser líder implica trabajar con personas y estás, además de sentimientos
tienen sus situaciones, que deben ser comprendidas, toleradas en la medida
oportuna. Cuanto más cercano seas a tus compañeros, mejor colaboran contigo y
mayores satisfacciones mutuas se conseguirán.

Responsabilidad. Sobre
todo con los errores. Un líder que  se
esconde de los errores de su equipo, es un líder que tarde o temprano será
eliminado de la jefatura. El líder debe apoyar, arreglar y solucionar los
errores de su equipo.

Detallista con el
equipo, preocupado por los mínimos detalles. No es corriente con el trabajo y
tampoco con las personas cuidando todos los aspectos de la relación laboral.

Cooperante: un
líder bueno es aquel que colabora en el trabajo diario de su equipo. No solo se
ajusta a su trabajo de planificar y delegar, sino que en momentos de excesivo
trabajo, es uno más del equipo y colabora con sus compañeros para sacar el
trabajo con más agilidad.

Agradable, se
hace dueño de la frase “dejad que se acerquen a mí”, siempre dispuesto a
escuchar a sus colaboradores, alguien que acepta los comentarios de terceros,
aquel que es cercano a las personas y que desarrolla sus habilidades sociales
con su equipo. Aquel que se deja querer y acepta a su equipo tal como son.

Un líder, por definición, es aquel capaz  de saber hacer funcionar, trasmitir mensajes
a terceros y que exista una buena sinergia entre todo el equipo

Otros temas similares

1 comentario

Deja un comentario