domingo, agosto 12, 2018
EstrategiaHacks de vidaPsicología

5 Creencias tóxicas que impiden el éxito.

¿Te has preguntado alguna vez por qué no tienes éxito? Existen algunas creencias tóxicas que podrían estar dificultándolo.

La mayoría de nosotros no somos visionarios. Probablemente no creemos la siguiente empresa de 100.000 millones de capitalización bursátil. Warren Buffett, Jeff Bezos, Richard Branson está claro que en sus días pensaron de forma diferente al resto y siguieron unos pasos concretos. Si bien podemos imitar muchos de sus pasos, es muy probable que nunca lleguemos a tener el éxito que ellos tuvieron ni crear negocios del tamaño que ellos crearon.

No crearemos la próxima Google ni el nuevo Amazon, pero sí que podemos comenzar a pensar de forma diferente a la gran mayoría de personas, y por lo tanto, conseguir resultados diferentes a esa gran mayoría de personas.

Las personas piensan que hay algunas cosas que arruinan sus posibilidades de éxito, pero lo cierto es que son sus creencias las que probablemente arruinan esas posibilidades. Así que veamos cuáles son esas creencias tóxicas y lo mejor de todo, cómo podemos cambiar nuestra forma de pensar.

5 Creencias tóxicas que hacen que alcanzar el éxito sea prácticamente imposible.

creencias tóxicas que impiden tu éxito - Wall Street 2

1.  Nunca tengo las oportunidades correctas.

Bienvenido al club. La verdad es que nadie tiene las oportunidades correctas. Nadie tiene las oportunidades que no se merece, pues las oportunidades no es algo que llega, sino algo que se crea. De hecho, pueden llegar a escaparse de las manos algunas oportunidades a personas que no estaban con la disposición correcta de aprovecharlas.

Puede que en el pasado tuvieras que esperar a convencer a alguien que apostara por tu trabajo, que te promoviera o para ser de algún modo descubierto. Pero el mundo ha cambiado. Ya no tienes que esperar. Como bien dice Jeff Haden, hoy día el acceso a la oportunidad es prácticamente ilimitado.

Puedes publicar tu trabajo. Ya no necesitas permiso. Puedes ponerte en contacto con cualquier persona a través de las redes sociales. Puedes demostrar lo bueno que eres en algo y llegar a la cantidad de personas que creas conveniente. Puedes vender tus propios productos, puedes encontrar por ti mismo financiación. Si quieres publicar un libro ya no necesitas el visto bueno de una editora. Si quieres promover tu música, no necesitas discográfica. Hoy día tienes tantas oportunidades como oportunidades estés dispuesto a aprovechar.

Es lo que muchas de las personas de éxito han hecho durante toda la vida (incluso antes de que existiera internet). Hoy día está a tu alcance.

Así que deja de pensar en las oportunidades que necesitas, y piensa en cuál de las miles de oportunidades que tienes a tu alcance deseas trabajar.

2. Los demás siempre me fallan.

Puede ocurrir que otras personas hayan arruinado tus oportunidades e incluso que injustamente alguien se haya apoderado de lo que legítimamente te correspondía. Puede ser que le dieran tu ascenso a otra persona, que los proveedores fallaran y que incluso los potenciales clientes no fueran lo suficientemente inteligentes como para apreciar el valor que proporcionaba tu producto o empresa.

¿Y sabes qué? No importa. No puedes controlar a otras personas. Sólo puedes controlar lo que tú haces y cómo piensas.

No culpes a otros. Cada vez que falles, piensa que fue culpa tuya, porque es muy probable que así sea. Y esto es una forma inteligente de pensar, porque si asumes la autoridad de tu error, también asumes tu responsabilidad para hacerlo mejor la próxima vez. De lo contrario, estarás constantemente fallando y culpando a factores externos y terceras personas.

Y no pasa nada por fallar y fracasar. La mayoría de las personas de éxito han fallado un montón de veces. Seguro que muchas más veces que tú. Y es probable que por ese motivo hoy tengan tanto éxito. No culpes a otras personas, porque si haces eso, estás garantizando que siempre fallarás. Y nunca será culpa tuya.

25 hábitos de las personas de éxito.

3. Ahora no tengo tiempo.

El caso es que es la excusa más común. Lo cierto es que nadie tiene tiempo, pero lo curioso es que todos tenemos el mismo tiempo. Es lo único que está igual de repartido para todos. Nadie puede sacar más de 24 horas al día.

Deja de pensar en cómo la falta de tiempo te domina, y comienza a pensar en cómo dominar el tiempo. Comienza a planear bloques de tiempo para las tareas que verdaderamente importan. Si quieres hacer algo o tienes un sueño por cumplir, sacarás tiempo si te propones hacerlo.

Puedes comenzar por la regla de los 20 minutos.

4. Si tuviera la seguridad de que vale la pena, lo haría.

Supongo que en alguna ocasión habrás escuchado a alguien decir eso de: “Si supiera que me van a subir el sueldo, trabajaría más.” O “Si supiera que mi idea de negocio va a funcionar, la ejecutaría.”

Pero la realidad es que ésto no funciona así. Por regla general es al revés. primero trabajas más, primero te arriesgas, primero pones todo tu esfuerzo. Y todo ello lo haces sin garantías. Así funciona. Hay quien encuentra su recompensa y hay quien no la encuentra. Por eso el éxito es únicamente para la gente que arriesga, y por eso mismo las personas de éxito acumulan más fracasos que el resto.

Hacer lo contrario sería como hacer trampa. Sería como comprar un boleto de lotería solo si sabes que está premiado. y eso rara vez ocurre.

Es por eso que siempre decimos que hagas las cosas no esperando la recompensa, sino porque hacer las cosas sea lo que de verdad deseas hacer. De esta forma, si el resultado acaba tanto en éxito como en fracaso, en cierto modo, tú ya has ganado. Disfrutaste del proceso.

5. No tengo nada especial.

Correcto. No lo tienes. sobre todo si piensas así. Somos nuestros pensamientos. Supongo que te gustaría tener lo que tenían esas personas de éxito: talento, habilidades concretas, creatividad, magia… Pero lo cierto es que es muy probable que esas personas no tuvieran tanto de esas cualidades como tú crees. Es más, podrías tener más talento y ser más creativo que Steve Jobs.

Existen personas que no han logrado tener éxito a pesar de que su cociente intelectual es mayor que el de Richard Branson (un hombre que le tacharon de tonto por ser disléxico). La única habilidad que debes tener es la habilidad de adquirir habilidades. La habilidad de aprender.

Si eres constante y tienes disposición para invertir mucho tiempo, si eres apasionado y perseverante, ahí encontrarás los talentos que crees no tener.

No te centres en lo que no tienes, pues es posible que tengas muchas más cosas que otros que lograron tener éxito. La diferencia está en que esas otras personas se centraron en lo que podían hacer en ese mismo momento para darle forma a sus sueños y alcanzar sus objetivos.

6. La gente de éxito lo tuvieron más fácil.

A pesar de que la lista Forbes con los hombres más ricos del mundo en 2018 nos muestra precisamente la mayor cantidad de millonarios de familias pobres en toda la historia, hay quien sigue pensando que los actuales millonarios vienen de familias acomodadas o han recibido empresas millonarias o herencias. No es cierto. De hecho, en el siguiente enlace publicamos lo que estaban haciendo las personas de éxito a los 25 años.

Algunos eran camareros, otros trabajaban en puestos que nada tienen que ver con lo que lograron después. Ninguno de ellos recibió una herencia, e incluso algunos pasaron verdaderos apuros económicos.

Ver: Qué estaban haciendo los millonarios a los 25 años

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.